capítulo 17
capítulo 18
capítulo 19
capítulo 20
capítulo 21
capítulo 22
capítulo 23
capítulo 24
capítulo 25
capítulo 26
capítulo 27
capítulo 28
capítulo 29
capítulo 30
capítulo 31
capítulo 32
capítulo 33
capítulo 34
capítulo 35
capítulo 36
capítulo 37

 CAPÍTULO 10. Injusticia arbitral (1948 - 1953)

MALA TEMPORADA, TANTO EN LIGA COMO EN COPA. Temp. 48-49

Tras el año de éxito de haber logrado la Copa del Generalísimo la directiva del Sevilla opta por lo normal, darle continuidad al técnico catalán Patricio Caicedo e intentar reforzar el equipo con la idea de continuar en el camino de los éxitos deportivos, pero claro: el hombre propone y Dios dispone y no son éxitos precisamente lo que depara esa irregular temporada.
La plantilla sufre pocos cambios y en cambio ya se dejan notar los años en algunos de los jugadores que habían sido participe en los títulos de liga y copa cosechados en años precedentes. Cipriano y Pachón procedentes del Coria pasan al Sevilla, es fichado Venys del Español de Barcelona y los canteranos Nieto y Solano ascienden al primer equipo. De estos ninguno para ser titular. El gran “fiasco” lo representa el fichaje del francés George Dard al abrirse por primera vez la posibilidad de fichar extranjeros. Dard es un magnifico jugador insustituible en la selección gala que juega en el Olympic de Marsella-toda una garantía a priori-que es fichado para sustituir al stuka Pepe López que cargadito de años ya no era el mismo y se ha decidido darle la baja. ¿Por qué no triunfa Dard en el Sevilla? No se sabe. Unos aficionados achacaban el fracaso deportivo del francés a su no adaptación a las costumbres andaluzas, otros por el contrario llegaban más lejos y decían que no tenía calidad para jugar en un equipo cuajado de buenos jugadores y los menos opinaban que el francés era un personaje un tanto raro que no había caído nada bien en el resto de la plantilla y que éste estaba sufriendo las consecuencias de un determinado “boicot” en cuanto a entrar en las alineaciones titulares. Lo cierto es que el internacional francés se convirtió de ser el primer extranjero que se vestía con la camiseta blanca en el primer fracaso como fichaje en su calidad de extranjero. La temporada se la pasó jugando solo 10 encuentros, no marcando ningún gol y volviendo nuevamente a su equipo de origen cuando terminó la temporada, el Olympic de Marsella lo recompra y Dard siguió teniendo éxitos no solo en su equipo, si no también en la selección de su país.
Aparte de la comentada baja de Pepe López que se marcha al Córdoba el Sevilla sufre también la baja del utrerano Diego Villalonga que había sido durante muchos años un defensa infranqueable, éste al igual que López ya le pesan los años, y aquella legendaria defensa que formaban Joaquín y Villalonga, pierde uno de sus elementos, casi se puede decir que se pierde íntegramente porque también Joaquín está en su recta final y aunque esa temporada la 48-49, aún la juega el bravo alcalareño ya su fútbol no era el mismo.
También se produce la baja de Uceda que se marcha al Real Jaén, pero ésta apenas se percibe debido a su poco éxito en el Sevilla.
Otro problema importante para que el Sevilla esa temporada no rinda como se esperaba se produce por las circunstancias de que varios de sus jugadores titulares sufren importantes lesiones lo que motiva que los cambios sean continuos. Por un lado Andrés Mateo se pasa toda la temporada en blanco debido a sus problemas de salud, Arza solo juega 14 partidos por el mismo motivo, el navarro pasa un quinario con sus dolores de espalda y algo parecido le sucede al meta titular Busto que no logra mantenerse en la portería más que en contadas ocasiones.
Patricio Caicedo cuenta con una plantilla compuesta por: Busto y Manolín para cubrir la puerta con el fichado Pachón como tercer portero. Los defensas Joaquín, Antúnez, Belmonte, Guillamón, Venys y Solano, los centrocampistas: Alconero, Eguiluz, Mateo, Doménech y Herrera y los delanteros: Araujo, Arza, Campos, Mariano, Clemente, Dard, Oñoro, Pineda, Nieto y Cipri.
La temporada 48-49 comienza el 12 de septiembre con un empate a goles (1-1) en el Metropolitano y una victoria por 6-0 siete días más tarde en Nervión ante el Atlético de Madrid ( en éste encuentro Mariano que ya había marcado tres goles ante el Celta en la final de la copa, vuelve a mostrar sus dotes goleadoras marcando cuatro tantos) poco dura la felicidad que dan los buenos resultados puesto que en la tercera jornada el Sevilla cae derrotado en el viejo estadio de Zorrilla, más dolorosa es aún la derrota en Nervión ante el Español que gana por 0-3. Victoria en Buenavista (0-1) ante el Real Oviedo y sangrante derrota en casa en donde el Real Madrid gana por 1-5. La derrota en Riazor por 2-0 y la de Alcoy por 2-0, provoca que Caicedo se replantee el equipo, un equipo que hasta ese momento ha sufrido grandes cambios y que los jugadores no acababan de ajustarse a sus puestos. Hasta ese momento el portero titular en las 10 jornadas transcurrida había sido el jiennense Manolín, a partir de entonces-ya recuperado Busto vuelve a la titularidad- en el equipo titular alternando posiciones de interior y medio figura el internacional Fernando Guillamón, el puesto de interior izquierdo se cambia con facilidad entrando Pineda, Herrera y el francés Dard, que unas veces juega de interior, otras de delantero centro y alguna vez en su puesto natural de extremo izquierda. Los únicos que tienen garantizado la titularidad son el lateral derecho Joaquín, el también defensor Paco Antunez, el medio Pedro Alconero y con bastantes apariciones el incisivo Mariano. Arza anda renqueante. El entrenador que confía plenamente en Fernando Guillamón sabe que es un jugador polivalente y que le puede colocar en cualquier posición menos de portero. Lo hace jugar en la misma temporada de Interior derecho, interior izquierdo, medio derecho, defensa izquierdo, central y defensa derecho que es donde alcanza la internacionalidad.
Con tantos cambios el primer equipo que alinea el Sevilla en la temporada lo forman: Manolín, Joaquín, Nieto, Alconero, Eguiluz, Venys, Pineda, Arza, Mariano, Guillamón y Campos. La diferencia con la última jornada jugada en Mestalla y donde el Sevilla cae derrotado por dos a cero, es importante, ya a esas alturas Busto es el portero Guillamón y Belmonte son los defensas Alconero, Eguiluz y Venys los medios y Oñoro, Arza, Mariano, Herrera y Pineda los delanteros. Evidentemente tantas rotaciones resultan un fracaso en el rendimiento del equipo, de ello esa octava posición al finalizar la liga.

Tampoco la participación en la Copa del Generalísimo resultó positiva. El Sevilla jugó solo tres eliminatorias y como la organización del campeonato resultó un puro disparate- se venían haciendo pruebas desde hacía muchas temporadas y cada vez la cosa resultaba peor- ese año se propone que se juegue a partido único, que está medianamente bien cuando te enfrentas a equipos de categorías inferiores, pero no está tan bien cuando tienes que enfrentarte a rivales de superior categoría o al menos de la misma. En la cuarta eliminatoria el Sevilla juega en el Stadium América de Córdoba donde vence por 0-3. En la tercera ronda se enfrenta al Málaga en Nervión donde se gana con facilidad por 5-2. En octavos de final el Sevilla queda exento. En cuartos de final toca jugar ante el Atlético de Madrid y el sorteo depara que se juegue el partido en el Metropolitano. El Sevilla queda eliminado a manos del equipo colchonero por 2-1.

Los aficionados anhelaban repetir el éxito copero del año anterior, pero la cosa fue bien distinta. La única alegría que se llevaron esa temporada los aficionados sevillistas fue la consolidación de Perico Alconero vistiendo por cuarta vez la camisola nacional en el mes de enero en un encuentro disputado en Barcelona ante Bélgica, encuentro que España empató a un tanto.


DE MAL EN PEOR. EL SEVILLA TOCA FONDO. Temp. 49-50

Como no podía ser de otra forma al final de la temporada anterior se da por concluido el periplo de Patricio Caicedo como entrenador pese a que el Sevilla bajo su mando consiguió la última Copa de España, El octavo lugar logrado y la eliminación relativamente rápida de la copa hizo pensar a la directiva encabezada por Sánchez Pizjuan que aquello tenía que cambiarse.
Se barajan varios nombres para sustituir al técnico. En los periódicos salen nombres como los de Benito Díaz que entrenaba a la Real Sociedad o Antonio Barrios que lo hacía en el Valladolid. Se descarta la posibilidad de fichar a un entrenador con fama porque estos están todos acaparados, Helenio Herrera en el Atlético de Madrid, Jacinto Quincoces en el Valencia. Se comenta incluso la posibilidad de volver a sentar a Ramón Encinas en el banquillo, éste se muestra reacio y declina la posibilidad convenciendo a Sánchez Pizjuan que era mejor que él siguiese en la secretaría técnica y que se diese la posibilidad de ocupar el banquillo a un hombre de la casa. Dicho y hecho, la oportunidad llega para Guillermo Campanal que entrenaba al Coria, aunque lo costeaba el Sevilla al ser el equipo ribereño filial.
Guillermo Campanal era una persona muy querida en toda Sevilla y tanto aficionados como no aficionados acogieron la idea de sentar a “Campanal el gordo” con gran agrado. Guillermo Campanal que vivía en el barrio de San Lorenzo se había convertido por su nobleza y simpatía en el representante del Sevilla más querido por parte de los aficionados.
En la pretemporada se trabaja intensamente para reforzar la plantilla acorde con las posibilidades del club. Hasta siete incorporaciones se producen, unas más efectivas que otras. En un principio llegan Enrique procedente del Coria, Arregui del Deportivo Alavés, Cabrera y Erasmo del Betis, Clemades del Burgos y Moro del Rácing de Santander. Sin embargo el fichaje más rentable estaba por llegar, y llegaría pero casi cuando la temporada liguera ponía a su fin, se trataba del fichaje de Ramoní, sin duda uno de los mejores jugadores de la historia del Sevilla. La llegada de Ramoní fue un tanto rocambolesca y extraña. Pepe Brand ejercía en ese momento de ayudante de Ramón Encinas y recomienda el fichaje del melillense Ramoní que jugaba en 2ª división con el Atlético Tetuán, Encina no las tiene todas consigo y duda de la calidad que según Brand tiene el jugador. Eran tiempos de apuestas y Encinas llega a un acuerdo con Brand. El acuerdo consistía en invitar al Atlético Tetuán para que jugara un partido en Sevilla, donde los técnicos verían la evolución de Ramoní. Así se hizo en los últimos días del año 1949, se monta dicho partido. Sánchez Pizjuan, Sánchez Ramos, Encinas, Guillermo Campanal, Pepe Brand y otros técnicos ponen sus ojos sobre Ramoní para verle evolucionar y a su vez poder dar sus opiniones sobre el jugador en cuestión. Ramoní jugó el peor partido de su vida, no se sabe porque. Evidentemente tras el partido se reúnen los técnicos con el presidente y prácticamente se descarta la posibilidad de fichar al melillense, pero su valedor Pepe Brand insiste y convence a Sánchez Pizjuan, no se sabe con que argumentos para que se fiche al jugador. El si de Sánchez Pizjuan elimina cualquier atisbo de oposición. Con los años Ramoní demostraría lo acertado de su fichaje al llegar a ser internacional y ser como ante hemos escrito uno de los mejores jugadores de la historia del Sevilla.
En torno a las bajas también son numerosas: El gaditano Belmonte cuelga las botas, Cipriano ficha por el San Fernando, Mariano es traspasado al Rácing de Santander, Nieto se marcha al Betis, Pachón al Atlético Tetuán dentro de la operación de compra de Ramoní, el canterano Solano también sale del Sevilla y el francés Dard, tras su pobre rendimiento-solo juega 10 partidos de liga- se marcha nuevamente a su país para enrolarse en su equipo de origen. Con ello la plantilla queda compuesta así: Para la portería: Busto y Manolín. Para la defensa el incombustible Joaquín, que había anunciado su retirada del fútbol en varias ocasiones, pero que al final no solo se quedaba en el equipo, si no que además nadie le discutía la titularidad, Antúnez, Venys, Guillamón que pasa definitivamente a la parte defensiva, y Clemente que aunque era extremo derecha Guillermo Campanal tiene que acoplarlo al lateral, al no contar en algunos partidos con defensor derecha. Para el centro del campo se cuenta con Alconero, Enrique, Clemades, Mateo, Erasmo, Herrera y Ramoní. En la delantera se encuentra Araujo, Arza, Cabrera, Pineda, Doménech, Oñoro, Moro, Arregui y Campos.
Como se puede ver muchos medios e interiores, y más delanteros. Un equipo totalmente descompensado, aunque en descarga de esto si había bastante polivalencia en casi todos los jugadores esa temporada.

El comienzo de la temporada no puede resultar más catastrófico desde comenzar perdiendo por 4-2 en Chamartín, hasta llegarse a la jornada octava sin conocer la victoria, ni fuera ni dentro. De la noche a la mañana el vetusto Nervión-infranqueable- en muchas temporadas se convierte en un campo fácil en donde ganan equipos de tan baja calidad como el Real Valladolid o Real Sociedad. Lejos del Nervión la cosa es aún peor el 7-0 encajado por Busto es como mínimo sonrojante. El respiro a tantos pésimos resultados se da en el Metropolitano donde el Sevilla vence por 0-1 al Atlético de Madrid. La racha victoriosa solo se prolonga una semana más al vencerse al Málaga en Nervión. El ecuador del campeonato significó un punto de inflexión en el recorrido sevillista, pero ya era demasiado tarde para la recuperación si se pensaba en ocupar lugares altos de la tabla, no obstante el peligro de descenso si que comienza a evadirse.
Cuatro victorias seguidas ante Athlétic en la catedral y ante Español, Gimnástico de Tarragona y Real Madrid en Nervión dieron oxigeno al equipo. De éstas victorias las más meritorias ante el equipo vasco y ante el Real Madrid por la calidad de los rivales, la más sonada la que se cosecha ante el Gimnástico al que se le arrollar al vencerle por 9-0, en tarde goleadora de Araujo que consigue cuatro goles y Oñoro que consigue tres, Arza y Doménech harían el resto.
A salvo ya la categoría el equipo de Campanal toma la onda a la competición y vuelve a ser demoledor. Las victorias de 5-2 ante el Barcelona, 7-0, ante el Oviedo, 4-3 ante el Celta, 5-3 ante el Athlétic, estos en Nervión y la que marca el final de temporada de 2-4 en el campo de Tarragona, deja a los aficionados con la eterna pregunta de que hubiese sido si el Sevilla juega la primera vuelta todo lo bien que había jugado la segunda. Una pregunta que nunca tiene respuesta, porque el fútbol es un juego y nadie puede garantizar una proyección a priori.
El campeonato liguero concluye con la afición decepcionada por el puesto ocupado por el equipo. La décima posición en un grupo compuesto por 14 equipos no son números alentadores.
Terminada la liga comienza la Copa del Generalísimo y tampoco en éste campeonato la trayectoria del Sevilla dejaría satisfecho a los seguidores. En la tercera eliminatoria a partido único el Sevilla venció a la Balompédica Linense por 5-0. En octavos de final derrotó en Nervión 4-2 al Deportivo de la Coruña, en la vuelta en Riazor se registró un empate a un gol. En cuartos de final el Sevilla es vapuleado en el viejo Zorrilla por el Valladolid ganando los castellanos por 6-0. En la vuelta el Sevilla gana el partido por 4-2, pero es un resultado totalmente insuficiente para seguir adelante.

LLEGA MARCELO CAMPANAL AL SEVILLA. Temp. 50-51

Realmente Marcelo Campanal había llegado a través del río Guadalquivir a Sevilla un año antes. La madre de Marcelo no encontraba la formula de centrar al chico y se lo envía a su tío Guillermo a ver si logra hacer carrera de él. Guillermo que apenas conocía a su sobrino debido en gran manera a la gran cantidad de años que llevaba en Sevilla recibe al joven Marcelo con 16 años y es cedido al Coria, ante la imposibilidad de poderse alinear en primera división jugadores con edad inferior a los 18 años cumplidos. Su temporada en el Coria es solo regular. Guillermo Campanal pasa a ser entrenador del Sevilla y a falta de un año Marcelo es cedido al Iliturgi de Andujar, aunque ya se lo disputan el Recreativo de Huelva y el Málaga. La insistencia de Adolfo Bracero que había sido jugador del Sevilla y que era íntimo amigo de Guillermo Campanal inclina la balanza para que el joven Vaquero-que es como se llama futbolísticamente- se marche cedido al equipo jiennense. Aunque antes de esto su tío lo hace debutar con la camiseta del Sevilla en la copa federación. La temporada que hace el joven Marcelo es sensacional por lo cual cuando los aficionados sevillistas se enteran de la vuelta del jugador para participar en la temporada 50-51-una vez cumplida la edad reglamentaria- se ilusiona mucho con el joven valor.
La temporada la comienza el Sevilla con gran éxito y ello motiva que se retrase el debut de Marcelo Campanal. Hasta que llega la jornada 14ª y motivado por la lesión del lateral izquierdo Venys, el entrenador decide darle la oportunidad a su sobrino, ya no perdería la titularidad durante los siguientes 16 años.

La pretemporada del Sevilla es muy movida por los cambios que se producen en el plantel. Hasta ocho jugadores reciben la baja y siete son altas. En el capitulo de bajas Arregui se marcha al Real Jaén, Clemades al Valladolid, Clemente recibe la carta de libertad, Eguiluz ficha por el Zaragoza, Erasmo por el Betis, Mateo por el Europa de Gibraltar, Moro por el Recreativo de Huelva y el alcalareño Joaquín cuelga definitivamente las botas y pasa a ser segundo entrenador de Guillermo Campanal.
En el capitulo de altas, la ya mencionada de Marcelo Campanal, Ayala y Gallardo que proceden de la Balompédica Linense, Bomba y los hermanos Herrera del Coria y Gallardo II que procede de la cantera.
La plantilla por tanto queda conformada por Busto y Manolín como porteros. Antúnez, Guillamón, Jeronimo Herrera, Navarro, Venys y Campanal como defensas. Alconero, Enrique, Ramoní y Gallardo II como defensas. Araujo, Arza, Ayala, Bomba, Cabrera, Campos, Doménech, Gallardo I, Pepe Herrera, Oñoro y Pineda como delanteros.

El comienzo de la temporada no pudo ser más trágico para el Sevilla. En la primera jornada el 10 de septiembre de 1950, se juega el encuentro Sevilla-Murcia y cuando faltan 15 minutos para el final y con el marcador reflejando un 5-0 a favor del Sevilla, se levanta un vendaval acompañado de lluvia, tormentas y relámpago que hace estragos en Nervión, el público aguanta estoicamente el temporal hasta que una ráfaga de viento derriba el marcador pillando debajo al encargado del marcador que muere aplastado por éste, al comprobarse la muerte de Fernando Villapol que era como se llamaba éste empleado inmediatamente se suspendió el partido, abandonando el público despavorido y desencajado las instalaciones nervionense. Hubo varios heridos tanto en el estadio por éste motivo como fuera de él donde el viento se encargó de arrancar, árboles, farolas y toda clase de enseres. El Sevilla en un buen gesto entregó a la viuda del empleado 20.000 pesetas con la promesa de jugar un partido homenaje cuando pasaran algunas fechas. El segundo partido de la temporada se juega en Zorrilla y el Sevilla cae derrotado por 4-1. El equipo vallisoletano había sido la revelación de la temporada anterior y lo sería también en ésta temporada. Entre victorias locales y derrotas en campos foráneos iba transcurriendo la temporada hasta que en la jornada 6ª el Sevilla gana en Sarriá por 2-4, prácticamente hasta esos momentos el equipo titular había sido el mismo: Busto, Guillamón, Antúnez, Venys, Alconero, Ramoní, Oñoro, Arza, Araujo, Doménech y Campos. Con 3-3 termina el enfrentamiento en Chamartín ante el Real Madrid y con la holgura que significa un 4-0, el choque ante el Valencia en Nervión. También sorprende el 4-5 a favor del Sevilla en Lérida o el 7-1 ante el Alcoyano en Sevilla. Los buenos resultados prolongaban la permanencia del Sevilla en el liderazgo de la tabla. La lucha por la cabeza la mantenían de momento tan solo dos equipos el Sevilla y el Real Valladolid. En las siguientes jornadas comenzó a desinflarse el Real Valladolid, pero el Atlético de Madrid había tomado una buena racha de resultados victorioso lo que permite que el campeonato sea cosa de dos. Sevilla y Atlético de Madrid. Así termina la primera vuelta con el Sevilla y Atlético empatados a puntos, pero el Sevilla por delante por mejor goolaverage general.
El 10 de diciembre debuta el joven Campanal en la liga de 1ª división ante el Athlétic de Bilbao con victoria del Sevilla por 1-0 con gol de Oñoro. En la segunda vuelta la marcha del Sevilla sigue de igual forma y colchoneros y nervionenses alternan la cabeza de la tabla hasta el final de la temporada. Entre tanto las sonadas victorias sevillistas en Nervión: 4-0, ante el Valladolid, 3-0 ante el Celta, 5-3 ante el Español, 4-0 ante Real Madrid, 4-0 ante Barcelona, si simultanean con resultados cortos pero adversos cuando el Sevilla juega lejos del Nervión.
Asi se llega al último partido de liga, en donde el Sevilla se juega el ganar la liga ante su más directo rival el Atlético de Madrid. El “robo” por parte del árbitro Sr. Azón en ese enfrentamiento Sevilla FC-Atlético de Madrid causó gran malestar en toda la Sevilla futbolística (En el próximo capitulo dedicaremos una mayor atención a éste encuentro final del campeonato que privó al Sevilla de conseguir su merecida segunda Liga)

Los números de esa temporada son sencillamente impresionantes de los 30 partidos que consta el campeonato el Sevilla consigue 17 victorias y 4 empates con 79 goles a favor y 46 en contra el equipo menos goleado de primera división. En el orden individual Busto juega los 30 partidos, 29 Enrique y 28 Antúnez. El máximo goleador fue Araujo con 19 goles logrados, Pepe Herrera 16 y Oñoro 11, entre estos tres jugadores lograron 46 goles mucho más de la mitad de los goles marcados. .
Sensacional temporada la realizada por el Sevilla lo que motivó una subida muy importante del cuerpo social de cara a la siguiente temporada.

AL SEVILLA LE ROBAN LA LIGA.

La historia es archiconocida el 22 de abril de 1951, en el campo de Nervión se juega el Sevilla-Atlético de Madrid con 39 puntos el equipo colchonero y 37 el Sevilla, si gana o empata el equipo capitalino son ellos los campeones, si gana el Sevilla el campeón es el Sevilla. El ambiente en Nervión es enorme, en las gradas no cabe ni un alfiler. Azón es el árbitro del partido, Saz su juez de línea más fiel, ambos se confabulan para evitar que el Sevilla sea campeón de liga por segunda vez en su historia. Guillermo Campanal pone la alineación de gala: Busto, Guillamón, Antúnez, Campanal, Alconero, Enrique, Oñoro, Arza, Araujo, Doménech y Ayala. Helenio Herrera entrenador del Atlético de Madrid alinea a: Domingo, Tinte, Aparicio, Lozano, Silva, Mújica, Estruch, Ben Barek, Pérez Payá, Carlsson y Escudero.
El partido comienza con dominio del Sevilla. Acercamientos a la puerta de Domingo y varias oportunidades perdidas por parte del equipo sevillista. Helenio Herrera sabedor que con el empate se proclama campeón, teme los arreones de buen juego y goles que practica el Sevilla, por ello decide una estrategia netamente defensiva. A los 20 minutos de iniciado el choque en una formidable jugada del Sevilla la culmina Doménech marcando un gran gol. El Sevilla en ese momento es campeón de liga. El “mago” envía a sus hombres al ataque para contrarrestar el gol. Cuando solo falta un minuto para el descanso y cuando todos los aficionados se disponen para llegar al ecuador sin sobresaltos una gran jugada del hispano-marroquí Ben Barek corre la banda derecha, hace una perfecta pared con Pérez Payá y logra batir a Busto. En el descanso casi todos los aficionados piensan que en la segunda mitad el Sevilla le marcará más goles al Atlético de Madrid, deseo y posibilidades apoyadas en el mejor juego que había desarrollado el Sevilla.
En la segunda mitad el Sevilla se vuelca sobre la portería colchonera obligando a los defensas atléticos y al guardameta a emplearse a fondo para evitar el enorme peligro que crea continuamente el Sevilla sobre su portería. En el minuto 52, llega la jugada clave que marcaría el partido y también el campeonato. Ayala toma un balón a la altura de la línea de medio llega hasta la línea de fondo y allí hace el pase de la muerte a “pato” Araujo que se lanza en plancha de la forma que en él es habitual y marca un gran gol, sin que pueda hacer nada el meta colchonero por parar el obús que envía en centro delantero sevillista. El delirio llega a la grada, el árbitro Azón corre al centro del campo dando gol, lo mismo hace el linier Saz. Helenio Herrera se desespera en el banquillo comentando que todo estaba perdido. Los jugadores del Atlético se desesperan, mientras que el lateral izquierdo colchonero corre en busca del juez de línea Saz, reclamándole que el balón había rebasado la línea de fondo antes de que Ayala diera el pase. A la protesta de Lozano se unen varios jugadores colchonero que estaban magníficamente aleccionados por Helenio Herrera para intentar cambiar la opinión del juez de línea. Éste recibe empujones e improperio por parte de los jugadores atléticos, pero parece que se mantiene en su decisión. El árbitro Azón corre en busca de proteger a su auxiliar y recibe también toda clase de empujones por parte de los jugadores atléticos. No se sabe como, ni que pasó para después de estar el partido parado más de tres minutos debido a las protestas el árbitro cambia de opinión y anula el gol. Evidentemente los jugadores y técnicos del Sevilla al igual que los aficionados montan en cólera ya que nadie entiende que si tanto el árbitro como el juez de línea le han dado validez al gol logrado por Araujo, ahora cambie de opinión y lo anule.
La anulación del gol fue vital para que los jugadores del Sevilla entraran en un estado de nervios que les hizo bajar mucho el rendimiento en lo que restaba de partido. La desmoralización hizo mella y el equipo ya no fue el mismo.
Helenio Herrera protagonizó un episodio lamentable, pasó de la desesperación de ver perdida la liga, a una euforia anormal. De los comentarios en voz alta que hacía tras el gol de que aquello estaba perdido pasó a comentar que efectivamente él había visto desde su banquillo como el balón había salido por la línea de gol. El día siguiente los periódicos sevillanos, ABC y El Correo de Andalucía le recriminaban al entrenador hispano-argentino que se desdijese de lo dicho en un principio, acusándole de que al parecer “D. Helenio tenía una gran vista, no acorde con seres humanos”
En el Sevilla el “robo” se concibió tan flagrante que reunida la directiva en pleno urgente, decidió protestar ante las altas instancias de la federación nacional y a la vez recusar a perpetuidad al árbitro D. Ramón Azón Roma y al juez de línea D. Lucas Saz Olmedo el escrito lo firmaba el secretario del Sevilla FC. D. Juan Jiménez de la Rosa.

El presidente del Sevilla junto con el resto de la junta directiva decidieron que por la forma que se había perdido el campeonato, se realizaran los actos como si se hubiese ganado, tanto en los actos de celebraciones como en el pago a los jugadores que recibieron una prima especial por el logro y el empeño que estos habían puesto en el desarrollo del campeonato de liga.
La decepción liguera se transmitió también al campeonato copero. La suerte fue otra vez esquiva para el Sevilla al tocarle en la primera eliminatoria un Barcelona que aparte de estar pletórico hizo debutar en sus filas en éste encuentro a su nueva estrella Ladislao Kubala. En Nervión arrancó el Barcelona un 1-2 muy esperanzador de cara a la vuelta. En el estadio de Las Corts el Sevilla perdió por 3-0.

Estaba claro que había que olvidar lo antes posible el final de liga y centrarse en la próxima temporada.

SEXTO EN LA TABLA EN UNA TEMPORADA IRREGULAR. Temp. 51-52

La tercera temporada del Sevilla con Campanal “el gordo” en el banquillo no resultó tan brillante como la anterior, sin embargo se practicó buen fútbol, aunque esto no se vio reflejado en el marcador.
Pocos cambios se registraron con respecto a la temporada anterior en cuanto a la plantilla, solamente dos alta la de Guerrero procedente de la cantera y Alcázar procedente del Murcia. En el capitulo de bajas también pocas variaciones: Cabrera ficha por el Real Jaén, Gallardo II es cedido a la Balona al no haber jugado apenas la temporada anterior, Pineda se marcha al Celta de Vigo y Venys el lateral se marcha con la carta de libertad, firmando por el Betis.

La plantilla queda así: Busto y Manolín siguen siendo los porteros. Guillamón, Navarro, Antúnez, Jerónimo Herrera y Campanal son los defensas. Alconero, Enrique, Ramoní y Gallardo los medios. Con un buen plantel de delanteros: Araujo, Arza, Ayala, Bomba, Campos, Doménech, Guerrero, Pepe Herrera y Oñoro.

El Sevilla comienza el campeonato el 9 de Septiembre de 1951 enfrentándose en Nervión al RC. Celta de Vigo. Primer partido, primera victoria por 3-1 y la ilusión de repetir la anterior campaña revolotea en el ambiente de los aficionados. Guillermo Campanal mantiene casi el mismo equipo titular. Busto se hace insustituible en la puerta, Guillamón se ha afianzado en el lateral derecho, Antúnez ejerce de central y Campanal II, continua jugando de lateral izquierdo. A esas alturas prácticamente casi todos los entendidos en la materia opinan que el joven Campanal jugaría mejor en su posición natural de defensa central aprovechando de esa forma sus enormes cualidades física principalmente en el fútbol aéreo, el entrenador lo sabe, pero no tiene a nadie que pueda jugar por la izquierda con determinada garantía y por ello mantiene a su sobrino en el lateral. Según que partido y principalmente que jugadores tiene el rival, Campanal deja el lateral y se incorpora al marcaje directo al centro delantero con lo cual el coriano Enrique es el hombre sacrificado para bajar a la defensa. Esta circunstancias ocurren en los enfrentamientos al Español que campanal tiene que marcar al duro delantero Cotino, o cuando se juega contra el Atlético de Bilbao que tiene que hacer lo propio con el tanque Venancio, en los enfrentamientos a equipos punteros como ocurre contra el Real Madrid, Valencia, Barcelona, Atlético de Madrid, a Campanal le toca hacer estrechos marcajes a jugadores como Pahiño, Badenes, Kubala o Pérez Payá. Casi todos internacionales y estrellas del balón. Guillermo Campanal ya apenas daba instrucciones a su sobrino porque era el propio sobrino el que comentaba, a mi dejarme las figuras que me los meriendo. Y la verdad es que las cualidades del defensa sevillista eran tan
portentosa que todos los aficionados españoles admiraban la virilidad del fútbol que practicaba el gran jugador sevillista.

La temporada 51-52 proseguía con blancos y grises, la muestra más palpable es que en la segunda jornada el Sevilla pierde por 3-1 ante el Rácing de Santander en el Sardinero.
Llegado el ecuador del campeonato ya se vislumbrara que iba ha ocurrir, el Barcelona toma la iniciativa seguido muy cerca de los dos atléticos, en un segundo término un grupo donde cambiaban posiciones el Sevilla, Real Madrid, Valencia y Español de Barcelona, después se amontonaban el resto de los equipos más pendiente de eludir el descenso que otra cosa. La nota de color de la primera división la ponía el Atlético Tetuán que había logrado escalar posiciones hasta meterse en la máxima categoría por primera vez en su historia. Precisamente en el primer enfrentamiento liguero que hay entre el Sevilla y el equipo norteafricano, el Sevilla vence por 3-4 con dos goles de Arza, y uno cada uno de Ayala y Herrera. Es la primera vez que Ramoní se enfrenta a su anterior club. Como resultados más importantes en positivo en esta temporada hay que anotar la victoria por 5-0 ante Las Palmas, 4-1 ante el Real Valladolid, 5-0 ante el Rácing de Santander, 6-1 ante el Valencia o el 4-1 que cierra el campeonato ante el Real Madrid, con 3 goles logrados por Arza y uno por Ramoní, todos estos jugados en Nervión. En el lado negativo las abultadas derrotas de 5-3 en las Corts ante el Barcelona o el 5-2 registrado ante el Real Madrid en Chamartín.
Al final del campeonato la 6ª plaza es la que ocupa el Sevilla con el Barcelona proclamado campeón por segundo año consecutivo y los equipos del Atlético de Bilbao, Real Madrid, Atlético de Madrid y Valencia entre el campeón y el Sevilla. La liga termina con 14 victorias, 4 empates y 12 derrotas. Los goles a favor bajan considerablemente con respecto a la anterior campaña con 69 goles marcados, 10 menos que el año anterior, en cuanto a los goles encajados fueron 57 cuando el año anterior solo se habían encajado 46.
En el orden particular el máximo goleador volvió a ser Araujo con 20 dianas seguido de Ayala con 14 y Arza con 12. En cuanto a la regularidad: Campanal, Enrique y Fernando Guillamón fueron los dos que jugaron la liga completa (30 partidos) mientras que Arza y Ayala jugaron cada uno 28 partidos. El equipo nervionense que jugó como base fue el siguiente: Busto en la puerta, Guillamón en el lateral derecho, Paco Antúnez de central, Campanal de lateral izquierdo, Ramoní y Alconero simultanearon el ala derecha con el mismo Ramoní y Enrique el ala izquierda. En la delantera Oñoro y Doménech se disputaron el puesto de extremo derecha, Arza jugó en su posición habitual de interior derecho, Araujo fue el centro delantero, Herrera y Doménech se ocuparon de ser interior izquierdo y el gaditano Ayala fue el dueño de la posición de extremo izquierdo.
Corta historia en la copa del Generalísimo, el rival fue el Valencia y se necesitó jugar tres encuentros para dar un vencedor. En el partido de ida el Sevilla venció 3-1 en Nervión con dos goles de Campo y Herrera. El gol del Valencia lo marca Enrique Buqué que en años posteriores sería entrenador del Sevilla. El partido de Mestalla que esa temporada había incrementado su aforo hasta ponerse como un gran estadio el Valencia vence al Sevilla por 2-0 con goles del internacional Badenes y Cabillo. En esos tiempos no se aplicaba como en la actualidad el valor de los goles en campo contrario, por tanto había que ir a un desempate en un tercer partido. El encuentro se juega en Chamartín y en la capital el Valencia se impone al Sevilla al que vence por 3-1.

PRIMERA GIRA AMERICANA DEL SEVILLA.

Nada más terminar la temporada 51-52, el Sevilla programa dos partidos amistosos internacionales en Nervión y una gira al continente americano.
El primero de los partidos fue contra el Millonario de Bogotá que se jugó el día 1 de abril. El Millonario de Bogotá era un equipo que se había fundado hacía solo seis años, su creación fue como consecuencia del interés por parte de un grupo de aficionados colombianos con alto poder adquisitivo, que querían dar un golpe de efecto y cambiar el deporte nacional en Colombia que es el béisbol por el fútbol que ya lleva masas de seguidores en países limítrofe principalmente, Brasil, Argentina, Uruguay y Chile.
El proyecto lo inicia un potentado hombre de negocios llamado Alfonso Senior que logra en unión de otros dos industriales colombianos crear el club Los Millonarios de Bogotá, posiblemente es el primer club del mundo que se forma como sociedad mercantil, ya que emiten unos bonos o acciones que se venden como rosquilla en todo el territorio colombiano. Tras cuatro años de magnificas experiencias su papel sube enormemente en todo el continente y el espaldarazo es dado cuando logran fichar a los mejores jugadores del continente: Adolfo Pedernera, Alfredo Di Stefano y Néstor Raúl Rossi todos argentinos y los brasileños Danilo Mourman y Oscar Corzo.
En 1952 el Real Madrid para celebrar sus Bodas de Oro, pretende traer a España a éste equipo y aunque al principio tuvo problemas, estos se resolvieron y el mejor equipo del mundo tal como se le consideraba fue contratado para jugar 5 partidos en España. Con el Real Madrid jugó dos encuentros, empatando a cero el primero y ganando Los Millonarios en el segundo por 4-2, por lo cual se adjudicó la gran copa que representaba el evento madridista. En Valencia los Millonarios empatan a cero goles, en Las Palmas gana 3-2 y en Sevilla también se registra empate a un gol. Los Millonarios llenaban los estadios con una delantera de ensueño: Peys, Pedernera, Di Stefano, Baez y Mauriño.
La entrada en Nervión fue de época, lleno total y un gran acontecimiento en toda Sevilla. El 18 de mayo el Sevilla derrota en el campo de Nervión al campeón de Inglaterra el Manchester al que el Sevilla derrota por 5-0.
Del 12 de julio al 17 de Agosto el Sevilla realiza la gira más larga y accidentada al continente americano. La gira que pudo terminar en tragedia, puesto que cuando el Bimotor DC-3 que trasladaba al Sevilla sobrevolaba San José de Costa Rica, perdió el tren de aterrizaje y el trance se salvó con varios heridos de escasa consideración
Componían la expedición: Busto y Manolin como porteros. Guillamón, Herrera II, Campanal, defensas. Ramoní, Enrique, Alcazar, Doménech y Mangui medios. Arza, Campos Araujo, Herrera I, Cabrera, Liz y Ayala delanteros. Como entrenador viajó Guillermo Campanal y como delegado Jesús Sainz de la Maza. En calidad de médico D. Antonio Leal Castaño y también viaja el secretario técnico Ramón Encinas. Manolito Pérez va de utillero y masajista.

El 13 de julio en San José de Costa Rica el Sevilla y el Club Sport Heridiano empatan a cero goles. También en San José el día 16 se juega el Patria-Sevilla con victoria del Sevilla por 2-1. De Costa Rica a Colombia para jugar el día 20 ante el Júnior de Cali partido que termina con empate a un gol. El día 27 el Deportivo Cali es derrotado por el Sevilla al vencer 2-1. El 7 de agosto el Deportivo Cúcuta vence al Sevilla por 3-0. Un día más tarde el Deportivo América y el Sevilla empatan a cuatro goles. Éste debió ser el último encuentro que el Sevilla jugara en América, pero no fue así. El agente intermediario que había intervenido en la organización de la gira el armenio Ratinoff, pretendía que el equipo fuese a Cuba a jugar varios encuentros a lo que los expedicionarios se negaron, ya que eso no estaba en contrato. El delegado del Sevilla se puso en contacto telefónico con Ramón Sánchez Pizjuan el presidente y éste indicó al delegado que no fuesen a Cuba y que regresasen a España. Ante esto el armenio desapareció llevándose los billetes de vuelta la recaudación que hasta ese momento se había hecho dejando al equipo tirado en el hotel Aristi de la ciudad colombiana de Cali.
Desde España se hicieron gestiones para hacer volver al equipo a través de las embajadas de España en Chile y Colombia. Como las gestiones se dilataron unos días, la expedición sevillista lo pasó realmente mal, puesto que en el hotel dejaron de fiarle y dejaron de darle de comer. Como solución de urgencia se le indicó al Sevilla que se trasladaran al Centro Asturiano de Santiago de Chile, donde pernoctaron hasta que se resolviera el problema.

Para aprovechar las fechas y de camino hacer algún dinero se programaron tres encuentros en Chile el día 10 de agosto la Selección de Chile y el Sevilla empataron a cero goles. El día 15 el Sevilla perdió por 3-2 ante el Santiago Wanderers y el día 16 por 2-1 ante el Colo Colo.
Tras éste encuentro llegaron los billetes para que el equipo volviera a España.


CUARTA TEMPORADA DE CAMPANAL COMO ENTRENADOR. Temp. 52-53

Es la cuarta temporada que Guillermo Campanal se sienta en el banquillo sevillista. Al final la temporada no resultaría del todo mal, el 5º puesto que consigue el equipo resulta satisfactorio para la mayoría de los aficionados. Eran tiempos donde aún no habían comenzado las competiciones europeas y los equipos una vez terminados los campeonatos de Liga y Copa se dedicaban a montar partidos amistosos, algunos de ellos de enorme categoría.

La reestructuración de la plantilla se realiza con varios cambios importantes, en el capitulo de bajas dos son de enorme importancia como la retirada del fútbol activo de Pedro Alconero debido a sus dolencias que no remitían, el vasco se queda en el Sevilla pero enrolado en los escalafones inferiores como entrenador de un equipo juvenil, la otra baja fundamental es la de Paco Antúnez que tras ocho años de éxito ficha por el Málaga cuando comienza el ocaso de su carrera debido a la edad. A estos hay que acompañar al joven Alcázar II que es cedido al Algeciras, mientras que Bomba firma por el Real Jaén. En el capitulo de altas entran el espigado meta Burgel que procede del Utrera aunque es de raíces germanas, igualmente es recuperado del equipo mostachonero el joven Liz. Procedente del Algeciras llega Loren, Mangui y Uncilla del Real Jaén, Nacio del Alcoyano y Riquelme-fallecido la pasada semana- del Orihuela.
La plantilla queda compuesta con los siguientes jugadores: Busto, Manolín y Burgel como porteros. Campanal, Guillamón, Navarro y Jerónimo Herrera los defensas. Enrique, Ramoní, Gallardo, Riquelme y Nacio medios. Para la delantera una constelación de estrellas: Araujo, Arza, Campos, Doménech, Pepe Herrera, Manolo Liz, Loren, Bangui, Oñoro, Uncilla y Ayala.

Claros-oscuros a lo largo de la temporada. Resultados un tanto sorprendente como las goleadas en Nervión con 7-1 ante el Sporting de Gijón, el 6-2 ante el Deportivo de la Coruña, el 4-2 ante el Barcelona, el 5-2 ante el Real Zaragoza o el 4-2 ante el Celta. O las victorias foraneas 0-4 ante el Valladolid en Zorrilla con dos goles de Oñoro y uno de Araujo y Oncilla. El 0-3 logrado en la Rosaleda ante el Málaga. Las partes oscuras las derrotas en Sarriá (6-2), Las Corts (3-2) el mismo resultado en Chamartín. O el 4-0 en Balaidos, otro adverso fue el 6-2 encajado ante el equipo de Telmo Zarra, el Atlétic de Bilbao en la catedral. En resumen que el Sevilla hizo una temporada decentita, voloteando casi toda la temporada por los lugares altos de la clasificación. A lo largo de la temporada en tres ocasiones el Sevilla ocupó la tercera plaza y de entre la tercera y la sexta apenas se movió, solo en la jornada segunda llegó a tocar el puesto doce de la clasificación.

Los jugadores más rentables en cuanto a regularidad fueron Campanal, único jugador que jugó todos los partidos (30) seguido de Busto con 29 y Guillamón con 28. En el orden de goleadores los “pichichis” particulares fueron Arza y Doménech que cada uno de ellos marcaron 16 goles.

Guillermo Campanal y su ayudante Joaquín formaron el equipo base con Busto bajo los palos. Guillamón, Herrera y Campanal como defensas. Ramoní y Enrique en la línea de medios, aunque también jugó con Ramoní y Riquelme en muchos otros encuentros. En la delantera Araujo, Arza y Doménech eran fijos, mientras que Bangui y Manolo Liz alternaban el exterior derecha y Uncilla y Pepe Campos el exterior izquierda.

En la Copa del Generalísimo el caminar del Sevilla fue tremendamente breve hasta el punto de que solo jugó una eliminatoria la correspondiente a octavos de final con empate a un tanto en Nervión frente al Atlético de Madrid y con derrota en el Manzanares por cuatro tantos a dos. En el partido de ida el Sevilla dominó totalmente al equipo colchonero pero el gol marcado por Doménech fue contrarrestado por el delantero madrileño Molina que marcó en flagrante fuera de juego, el sevillismo aceptó el gol entre otras cosas porque eran momentos de resignación ante los arbitrajes favorables que le hacían al equipo del régimen.
La vuelta fue una batalla campal, el árbitro del encuentro expulsó a Mújica y Cobos del atlético y para compensar hizo lo propio con Marcelo Campanal, lo normal es que hubiese expulsado a otros dos jugadores más del Atlético, pero lo dicho antes no había árbitro con valor para enfrentarse a los poderes fácticos del fútbol.

En el lado internacional varios jugadores del Sevilla cumplieron un buen cometido. La dimisión de Ricardo Zamora como seleccionador da paso a que varios jugadores del Sevilla se le abran las puertas del equipo nacional como son los casos de Ramoní y Campanal, así mismo en la categoría B, también juega Fernando Guillamón.

En resumen que Guillermo Campanal termina su ciclo en el banquillo- aunque más tarde volvería para emergencias- con una temporada normal y brillante en el campeonato liguero, mediocre en el campeonato copero. Y satisfactorio en general para los aficionados, que se animaron en gran manera al finalizar ésta temporada y comenzase el rumor, más tarde convertido en realidad del fichaje del entrenador Helenio Herrera por el Sevilla.

 

 

 

HECHOS DESTACABLES EN LA CIUDAD DE SEVILLA

.- En 1.946 se produce el conflictivo traspaso de Antúnez del Betis al Sevilla. Un directivo del Betis lo ofrece por 25.000 duros, para evitar que el Betis desapareciese por impago de deudas.

.- En 1.946 se decide que dos años después la feria sea trasladada definitivamente a Los Remedios, pero como las cosas de palacio van despacio, tienen que pasar más de 24 años para que eso se convierta en realidad.

.- El Régimen de Franco no es admitido en la ONU y las manifestaciones pro-Franco se suceden por toda España en protesta por la actitud de la Organización de Países que además nos han hecho un boicot internacional.

.- El Cardenal Segura prohíbe toda clase de bailes, excepto los que se realicen en el Real de la Feria.

.- El Sevilla le gana al Barcelona por un rotundo 8-0, y la comidilla dura más de un mes en toda la Ciudad.

.- 1.947, Continúan mandando Franco y el cardenal Segura. Franco en toda España y el Cardenal Segura en toda Sevilla.

.- 1.947, Nueva riada en Sevilla y van... esta vez el agua llega a la Campana, La Catedral y la Magdalena.

.- 1.947, Se produce la gran explosión en Cádiz que a punto estuvo de hacer desaparecer la ciudad.

.- 28 de Agosto de 1.947. Manolete muere en la plaza de toros de Linares cogido por el toro “Islero” de la ganadería de Miura.

.- 1.947, Visita a Sevilla por parte de Eva Perón, que tiene un gran recibimiento.

.- 1.948. Rita Hayworth, o Rita Cansino que es como se llama realmente, envía fotos para todo el que vaya al cine Pathé a ver el estreno de su película Gilda.

.- 1.948. Baja el Real Betis Balompié a Tercera División y estuvo a punto de desaparecer. La F.A.F. para evitarle la vergüenza de verle jugar frente al Calavera, Coria e Iliturgi, lo encuadra en el grupo centro con Cacereño, Segoviana, Plus Ultra y Toledo.

. 1.948. Conmemoramos con más pena que gloria debido a los escasos caudales el 700 Aniversario de la Conquista de la Ciudad.

.- 1.948. Nueva riada motivada porque el Guadalquivir viene rebosando desde Córdoba, y el Guadaíra provoca una nueva inundación al derruirse el muro de contención del matadero.

.- 1.948. Se crea en toda España, el Documento Nacional de Identidad

.- 1.948. Realiza una visita a Sevilla el Dr. Fleming, posiblemente el mejor médico de la historia.