capítulo 17
capítulo 18
capítulo 19
capítulo 20
capítulo 21
capítulo 22
capítulo 23
capítulo 24
capítulo 25
capítulo 26
capítulo 27
capítulo 28
capítulo 29
capítulo 30
capítulo 31
capítulo 32
capítulo 33
capítulo 34
capítulo 35
capítulo 36
capítulo 37

 CAPÍTULO 14. Adios al mejor Presidente (28-X-1956)

 

MUERE D. RAMÓN SÁNCHEZ PIZJUAN Y MUÑOZ

Don Ramón Sánchez Pizjuan nació, vivió y murió en Sevillista. Con varios capitulos como éste no tendríamos bastante para explicar lo que significó y sigue significando Ramón Sánchez Pizjuan y Muñoz para los sevillistas que vivieron el club desde 1915 a 1956 (fechas de su ingreso en el Sevilla y de su pase al tercer y definitivo anillo que corona nuestra bombonera)


Ramón Sánchez Pizjuan no pudo hacerse socio del Sevilla hasta que no cumplió los quince años, había nacido en 1900. Con 15 años, es un chico que ya colaboraba con el club en calidad de “botone” se dedicaba a hacer mandado a los Spencer, Paco Alba, Benito Romero, García Martínez, etc. A los 18 años viajó por primera vez con el Sevilla a Lisboa en calidad de portero suplente. Él con pocas cualidades para la práctica del fútbol era portero en los escalafones inferiores y simultaneaba y complementaba su enorme afición a todos los deportes estando al lado de otro magnifico presidente Paco Alba, sin embargo fue Blasco Garzón el primero que lo hizo directivo cuando éste accedió a la presidencia en 1923. Desde ese momento la vida de Sánchez Pizjuan quedó materialmente entregada al Sevilla FC. Secretario, directivo, vicepresidente y en 1932 presidente.
Líder oratorio del Club favorecido por su brillante carrera de abogado, tenía una exquisita y amena charla en todo lo referente al fútbol y principalmente a los temas relacionados con su amor infinito a su único club, el Sevilla FC. Eran muy seguidas las “arengas” que hacía Sánchez Pizjuan a los aficionados sevillistas. El bar “La Alicantina” en la Plaza del Salvador era su lugar de “charlas de café” que tanto prodigaba.
Visionario donde los haya fue un adelantado a su tiempo. Desde que toma la nave del Club se comienza a notar la mano de éste. En la temporada 33-34 el Sevilla alcanza por fin la deseada categoría que por méritos le correspondía. En la 34-35 el Sevilla consigue su primer título copero (en esos momentos mucho más importante que la propia liga) pero la 1ª Copa de España (en esos momentos denominada Copa Presidente de la República) no llega sola, llega acompañada por la que un grupo de chavales-los amateur-de la mano del legendario Pepe Brand han conseguido al proclamarse también Campeón de España. En la siguiente temporada éstos mismos jugadores con pequeños retoques vuelven a conquistar la Copa de España por segun año consecutivo. Ramón Sánchez Pizjuan cuida la nave del primer equipo y merced a su sabiduría es consciente de que el porvenir está asegurado si el cuido a la cantera se hace prioritario. Cuando llega la incruenta guerra civil en julio de 1936, Sánchez Pizjuan se reune con Antonio Sánchez Ramos- su vicepresidente- con Pepe Brand el magnifico entrenador de los amateur, con Antonio Leal Castaño médico del Sevilla y con Manolo Pérez el masajista y primer baluarte de ésta familia de cuidadores del Sevilla tanto en lo deportivo como en lo de instalaciones-Manolo Pérez vivió primero dentro del Estadio Reina Victoria y ahora tenía su hogar dentro del Nervión-los cinco intentaron la vuelta de Ramón Encinas como primer entrenador, sin embargo el gallego que se encontraba de vacaciones en Alicante les comunicó que se marchaba a Madrid para cuidar de su familia.
El grupo comandado por Sánchez Pizjuan pretendian, preservar a todos los jugadores tanto del primer como segundo equipo de que fuesen destinado al frente. Sánchez Pizjuan y su grupo de colaboradores contaron con la ayuda de las autoridades locales los señores Adolfo Cuellar y el general Cuesta Monereo que había sido nombrado brazo derecho del General Queipo de Llano-coincidentemente ambos algo más que simpatizantes del Real Betis- el objetivo se ve cumplido y la mayoría de los jugadores en edad de ser movilizados, no lo son y son enviados o bien al Gobierno Militar, al Gobierno Civil o a tareas humanitarias. De esa forma los jugadores sevillistas se salvan de ir al frente y poner en peligro sus vidas.
Ello conlleva el que el Sevilla en tiempos de guerra desde el 36 al 38 juegue más de 80 partidos, la mayoría beneficos y se vaya formando un gran equipo, hasta el punto de que una vez terminada la guerra el Sevilla era sin duda el equipo más en forma del fútbol español, la muestra más palpable es que iniciadas las competiciones nacionales, el Sevilla gana la segunda Copa de España (1939) ahora bajo el nombre de Copa Su Excelencia El Generalísimo y se proclama subcampeón de liga.

Ya en 1938 Ramón Sánchez Pizjuan, no solo proyecta lo del nuevo estadio que con el pasar del tiempo llevaría su nombre, si no que en una operación ventajosísima logra comprar una enorme parcela en Nervión que sería el inicio del patrimonio del Club, para lograr esto tuvo que convencer a su madre para heredar en vida parte de su hacienda. Una de las grandes virtudes de Sánchez Pizjuan es que tanto antes de la guerra, durante el enfrentamiento y tras terminar el mismo. no se identificó con ninguno de los bandos, tal era la independencia de su descendencia liberal, que jamás se identificó políticamente con nadie para mantener el espíritu de los fundadores del Sevilla, aquella famosa frase de José Luís Gallegos de que se fundaba un club “donde tenían cabida todos los hombres, sin distinción de clases, ni ideas sociales, políticas o religiosas”
En pleno éxito personal debido a la trayectoria del Sevilla con un equipo de ensueño donde tenían cabida los mejores jugadores del país-la delantera Stuka-la defensa formada por Joaquín y Villalonga, la celebre media que formaban Alconero, Félix y Mateo...el presidente de la Federación Española Javier Barroso se lleva a Sánchez Pizjuan a Madrid para ocupar el puesto de vicepresidente en la Federación Nacional- Sánchez Pizjuan se marcha a Madrid con la condición de que su domicilio seguiría siendo en Sevilla y que alternaría sus quehaceres entre la federación y el propio Sevilla. El "destierro" duró ocho largos años, durante éste tiempo el Sevilla logra ganar el Campeonato de Liga en la temporada 45-46, y su vuelta a Sevilla coincide con los previos de la conquista de la tercera Copa de España (1948)

Ramón Sánchez Pizjuan tras su vuelta al sillón presidencial, logra aparte de la menciaonada Copa de España, un subcampeonato de liga y un subcampeonato de Copa. También bajo su mando se organiza unas esplendidas Bodas de Oro que fueron modélicas en toda España.

La noche del 28 de Octubre de 1956, Ramón Sánchez Pizjuan tras cenar en “La Alicantina” se retiró a su apartamento y mientras el Sevilla jugaba en Las Palmas, tuvo una cretina indisposición que nos arrebató su vida y se fue al “tercer anillo” con sus amigos, Paco Alba, Spencer, Nicolás Carretero, los hermanos Cruz, Carlos García Martínez, unos que habían sido dirigentes de su club, otros que habían sido jugadores.

El entierro de Sánchez Pizjuan (sin duda el presidente más querido del Sevillismo) fue un acontecimiento social irrepetible en Sevilla, solo comparable con los sepelios de los grandes toreros: Joselito y El Espartero, dos toreros de leyenda.

Nos dejó una triste noche de otoño, pero está presente en todos los que sentimos en sevillista. Ahora que se cumple el cincuenta aniversario de su muerte, nos acordamos cada vez más de él, no en balde bajo su mando se consiguieron éxitos que hasta el pasado 10 de mayo no habíamos logrado. ¿Cuántas veces hemos dicho el 90% de los sevillistas nos iremos con Sánchez Pizjuan sin haber vivido ni un solo título, mira por donde en el año del Centenario hemos logrado dos y nuestras vitrinas han pasado de tener cuatro títulos a tener seis y “lo mejor estar por llegar” como repite hasta la saciedad nuestro actual presidente.

En Eindhoven cuando logramos proclamarnos Campeones de la Uefa, fuimos muchos los Sevillistas que miramos al cielo y aunque era noche cerrada y calurosa, muchos pudimos vislumbrar en el cielo de Holanda a los nuestros muy pendiente de lo que pasaba en la tierra.
Al haber investigado profundamente la vida, el pensamiento y las virtudes de aquel abogado que en 1956 nos dejó, puedo asegurar que Ramón Sánchez Pizjuan desde allí nos está diciendo quiero que me quitéis el record de haber sido el presidente que más títulos he logrado y lo quiero porque yo desde aqui difruto de los títulos como vosotros lo haceis desde ahí. Los méritos de los presidentes del fútbol se miden por los títulos que albergan en las vitrinas y si yo logré tres y mi pupilo dos de una tacada, porque no me va a superar en los próximos años, eso es lo que quiero y deseo.

GRAN TEMPORADA: SUBCAMPEÓN DE LIGA

La cuarta temporada de Helenio Herrera en el Sevilla sería genial en todos los aspectos menos en uno, en la “espantá” que protagonizó el “mago” que se emborrachó de éxito y quiso jugar con el Sevilla y con los compromisos que había contraído.
La plantilla había sufrido pequeños retoques, aunque algunos muy importante tanto en el capitulo de bajas como en el de alta.
Las bajas de Araujo que se marcha al Córdoba con la carta de libertad en el bolsillo, tras rendirle el club un merecido homenaje, Espina que también se marcha al Córdoba, Fernando Guillamón y Riquelme que se marchan al Real Murcia y Manolo Liz que lo hace yéndose al Cádiz.
Para cubrir estas bajas se incorporan el meta Javier procedente del Recreativo de Huelva, Payá que procede del Málaga, Ruiz Sosa que estaba cedido en el Coria, tras haber debutado en la temporada anterior en un amistoso jugado contra el Cádiz, Amaro que había jugado en los Salesianos de Córdoba, San Álvaro y España de Tánger.
La plantilla queda conformada por los guardametas: Busto, Javier, Guerrica y Vera. Los defensas: Marcelo Campanal, Herrera II, Maraver, Romero y Valero. Los medios: Enrique, Pepín y Ramoní y los delanteros: Amaro, Arenas, Arsenio, Antoniet, Doménech, Arza, Loren, Pahuet, Payá, Pepillo II, y Quirro.

El Sevilla comienza la temporada con buen pie, pero quizás no lo suficientemente brillante para imponerse en los lugares altos de la tabla. Se llega a la jornada 8ª sin conocer la derrota, aunque muchos empates figuran ya en el casillero particular del Sevilla. Con suficiencia se vence en Nervión a Valencia, Zaragoza, y Condal que había ingresado por primera y única vez en la máxima categoría del fútbol español. Tres victorias y cuatro empates en Atocha, Chamartín, Balaidos y Sarriá. Los diez puntos anotados daban para situarse en la tercera plaza, pero ya Real Madrid y Barcelona habían tomado la delantera en la clasificación.
Helenio Herrera desde el principio se decantó por un equipo muy similar, aunque no pudo mantener la misma alineación debido a las numerosas lesiones que sufrieron algunos jugadores esa temporada. El equipo comienza el campeonato con Busto en la portería, Romero, Herrera y Maraver alternándose el puesto de lateral derecho. El formidable Campanal en el centro de la defensa y con Valero que se había afianzado en la parte izquierda de la defensa. En la media tenían puesto asegurado Pepín y Enrique y en la delantera Arza, Pepillo y Doménech tenían puesto seguro, alternándose los exteriores, unas veces Loren con Pahuet por la izquierda y otras Payá, Pahuet, Loren o Quirro que ocupaban posición de extremo derecho.
La primera derrota llega en el Insular de Las Palmas donde se pierde por 2-1. Las tres jornadas sucesivas se anotan con victorias claras, en Nervión ante Osasuna (3-1) y Atlético de Madrid que es barrido por 5-1, con una victoria en Zorrilla por 1-2. Esta mejora de puntos sin embargo no sirve para mejorar posiciones en la general ya que los dos primeros no dan tregua. En la jornada 12ª el Sevilla pierde contra pronóstico en el campo de la Victoria de Jaén donde es derrotado por 3-1. Los numerosos aficionados que se desplazan hasta la capital del Santo Reino vuelven muy enfadado con el entrenador y con algunos jugadores a los que acusan de haber ido a Jaén de paseo. A esas alturas Helenio Herrera ya contaba con Javier en la portería porque Busto se lesiona de gravedad, la medular habitual de Pepín y Enrique es sustituida por Ramoní y Herrera, la delantera seguía siendo la misma aunque Vicente Pahuet se había hecho con la titularidad en el extremo izquierda y nadie le disputaba el puesto. El levantino marcaba una esplendorosa regularidad y una encomiable entrega. Tras la desilusión de Jaén HH decide quitar al meta Javier y le vuelve a dar entrada al joven Vera, con lo cual antes de llegarse al ecuador de la temporada ya habían pasado hasta tres porteros por debajo de los palos de la portería sevillista. Al Deportivo de la Coruña se le derrota con facilidad por 5-1 con un Pepillo inspirado que marca dos tantos, siendo Pahuet, Arza y Loren los autores de los tres restantes. Al haber una semana de descanso son solo 14 días sin fútbol los que hay para que el guardameta pierda la titularidad al encajar cinco goles en la catedral en la jornada 14ª. Para el partido siguiente vuelve Busto a la portería y el Sevilla vence brillantemente al Barcelona por 2-1. El Sevilla se mantiene en el 4º puesto de la general y se llega al final de la primera vuelta del campeonato. Victorias en Nervión ante Real Sociedad (3-2) y Real Madrid (2-0) con goles de Pepillo y Pahuet. Derrota en Mestalla (2-0) y Zaragoza (3-1), el Sevilla en la jornada 18ª logra situarse en la segunda plaza con solo el Real Madrid por delante.
A partir de esos momentos el equipo entra en unos baches de juego que le hace subir y bajar con enorme facilidad en la clasificación. Se dan resultados sorprendentes como la derrota en Barcelona ante el Condal por 5-1, ante Osasuna en el campo de San Juan por 5-2 y resultados halagüeños como las victorias en Nervión ante Las Palmas (3-1), Valladolid (2-0) o Real Jaén (3-0). No obstante los resultados más importantes son los de las jornadas 26ª, 29ª y 30ª. En la 26ª al derrotar al Atlético de Madrid en el Metropolitano por (1-2) en la penúltima jornada con una clara victoria en Nervión ante los leones de San Mamé al ganar el Sevilla con un claro 4-1, y se llega a la última jornada con el Real Madrid proclamado campeón de la liga y de la Copa de Europa y al Barcelona junto con el Sevilla en busca del subcampeonato. Igualados a puntos ambos equipos, pero con el Sevilla con ventaja al haber ganado en Nervión.
La semana previa a éste choque fue tremendamente convulsa para el Sevilla, su directiva y su afición. Ya que se descubre que Helenio Herrera que había renovado un año antes por tres nuevas temporadas, se deja caer, que se marcha ya que el Barcelona le pagaba bastante más dinero que el Sevilla y que por tanto no respetaría el contrato firmado con el Sevilla.
Sánchez Pizjuan tomó de inmediato las medidas oportunas apartando al entrenador de los entrenamientos y consecuentemente del equipo, denunciándolo ante la Federación Española de Fútbol. Al partido que restaba marcharía de entrenador el fiel Guillermo Campanal. El ambiente en la Sevilla futbolística era de una crispación enorme. Helenio Herrera se marchó de Sevilla apenas sin recoger sus cosas, mientras que la calma llegaba al vestuario por los buenos oficios de Campanal “el gordo” el empate a un gol cosechado en Las Corts dio el subcampeonato al Sevilla. Jocosamente en Sevilla se comentaba que al Sevilla le había tocado el “gordo” uno en el banquillo y otro que podría llegar en escasas fechas si el Real Madrid se volvía a proclamar Campeón de Europa, ya que si esto sucedía el Sevilla jugaría la Copa de Europa al haberse clasificado como subcampeón. Cosa que sucedió. La copa del Generalísimo fue tremendamente efímera para el Sevilla al caer ante el Valencia. El 2-0 encajado en Mestalla no fue superado por el menor 1-0, cosechado en Nervión.
El Sevilla a continuación realiza una gira por América, a la que tiene que ir como entrenador Guillermo Campanal, en el próximo número explicaremos como fue esta gira. Así como resultó la desvinculación de Helenio Herrera del Sevilla.

EL SEVILLA JUEGA LA PEQUEÑA COPA DEL MUNDO

La temporada que acababa de concluir había traído bajo el brazo enormes contradicciones. En lo deportivo el subcampeonato logrado. En lo humano la irreparable pérdida del mejor presidente de la historia del Sevilla. El 28 de octubre de 1956, fallece en su apartamento de la calle Álvarez Quintero; Ramón Sánchez Pizjuan minutos después de que el Sevilla había jugado su partido de campeonato frente a la U.D. Las Palmas en el estadio Insular. La manifestación de dolor en Sevilla por tan irreparable perdida duró varias semanas, y ni la promesa de su sucesor en el cargo D. Ramón de Carranza el marqués de Soto Hermoso de que realizaría el magnifico estadio soñado por el fallecido presidente, ni el subcampeonato logrado paliarían en su totalidad la tristeza que reinaba en el sevillismo.
Al final del campeonato liguero y debido a la magnifica clasificación que consigue el Sevilla provoca que sea invitado a participar en el prestigioso Torneo oficioso de La Pequeña Copa del Mundo, que se había celebrando por primera vez en 1951 en la ciudad brasileña de Río de Janeiro por lo cual la versión de ese año y del siguiente se denominó también La Copa de Río. Estas dos primeras versiones las ganaron simultáneamente el Palmeiras y el Fluminense. Visto el éxito cosechado en 1951, la FIFA se hizo cargo de la organización del torneo y decidió que se jugaran en diversas ciudades sudamericanas. También decidió que participasen dos campeones europeos generalmente de equipos latinos y dos campeones sudamericanos. Se adoptó el nombre de origen “Pequeña Copa del Mundo” y una segunda denominación que sería la de “Mundialito de Clubes”.
Las posteriores ediciones dieron los siguientes campeones: 1952 e Caracas, Real Madrid. 1953: Millonarios de Bogotá. 1954: Corinthians. 1955: Sao Paulo. 1956: Real Madrid, y 1957: FC Barcelona.
En ésta edición es donde participa el Sevilla junto con el Barcelona. El Sevilla por haber sido subcampeón y el FC Barcelona al ser tercer clasificado, ya que el Real Madrid tuvo que renunciar a participar por estar inmerso en la Copa de Europa, que finalmente terminaría ganando y dándole la oportunidad al Sevilla de participar en la siguiente temporada en la máxima competición europea. El Real Madrid al proclamarse campeón de la Copa de Europa dejaba la plaza para el subcampeón.

La expedición estaba compuesta por Eugenio Montes Cabeza como directivo encargado del viaje, Guillermo Campanal como entrenador, Antonio Leal Castaño como médico y Manolito Pérez como masajista y encargado del material y los jugadores: Busto, Javier y Guerrica, Romero, Campanal, Maraver, Valero, Ramoní, Herrera II, Pepín, Ruiz Sosa, Arsenio, Quirro, Arza, Doménech, Pepillo, Pahuet, Antoniet y Payá. El avión de la compañía Panair que trasladaría al Sevilla a Sudamérica partió de Barajas teniendo que hacer escala en Lisboa, donde había que esperar a los jugadores del FC Barcelona. Una vez reemprendido el viaje y cuando se llevaban tres horas de vuelo a la altura de Dakar en la costa africana sufrió un serio contratiempo al romperse una de las ventanillas del aparato y producirse una descompresión en la cabina. Una vez arreglada la avería en plena madrugada iniciaron la marcha a través del Atlántico hasta alcanzar la ciudad brasileña de Recife. De allí a Río de Janeiro sin novedad. En el aeropuerto internacional de Río cambian de avión tomando un Douglas C7 que se traslada hasta Sao Paulo donde tenían que recoger al equipo paulista. La anécdota agradable del largo viaje la encuentra en ésta ciudad ya que allí son recibidos por un grupo de personas-aproximadamente unos cuarentas- que portan una pancarta con la siguiente leyenda: “Los andaluces de Sao Paulo os saludan” esto hizo despertar un tanto a los expedicionarios sevillistas que adormilaban tras más de 30 horas de vuelo. Antes de partir para Caracas donde se jugaría el “Mundialito” el Sevilla disputó tres partidos en Brasil. En el estadio Pacaembú con capacidad para 65.000 espectadores se midieron al Corinsthians perdiendo el Sevilla por 2-0, con expulsiones de los sevillistas Arza y Romero. El segundo encuentro es frente al Sao Paulo donde se cosecha un empate a dos goles. El tercer enfrentamiento es contra el Lazio italiano que también se encuentra en gira por Sudamérica, éste partido termina en derrota para el Sevilla, ésta vez por 3-0.

Así se desarrolló este torneo:

29 de Junio de 1.957 Botafogo 2 – Sevilla FC 0
30 de Junio de 1.957 FC Barcelona 4 – Nacional de Montevideo 0
04 de Julio de 1.957 Sevilla FC 2 – Nacional de Montevideo 2
05 de Julio de 1.957 Botafogo 0 – FC Barcelona 3
07 de Julio de 1.957 Botafogo 4 – Nacional de Montevideo 0
08 de Julio de 1.957 FC Barcelona 3 – Sevilla FC 2
10 de Julio de 1.957 Botafogo 4 – Sevilla FC 0
11 de Julio de 1.957 Nacional de Montevideo 2 – FC Barcelona 3
13 de Julio de 1.957 FC Barcelona 2 - Sevilla FC 2
15 de Julio de 1.957 Nacional de Montevideo 2 – Botafogo 2
17 de Julio de 1.957 Sevilla FC 3 – Nacional de Montevideo 1
18 de Julio de 1.957 Botafogo 2 – FC Barcelona 2

Clasificación final:

1º FC Barcelona 10 puntos
2º Botafogo 8 puntos
3º Sevilla FC 4 puntos
4º Nacional de Montevideo 2 puntos

Aunque el entrenador Guillermo Campanal hizo muchos cambios en los partidos para premiar a todos los que habían viajado, el equipo base en muchos partidos lo compusieron: Javier, Romero, Campanal, Valero, Ramoní, Herrera II, Payá, Arza, Quirro, Pepillo y Pahuet.

La gran anécdota de la gira se da cuando el delegado Eugenio Montes Cabezas a petición del presidente Ramón de Carranza contacta con el entrenador sudamericano para tomar las riendas del equipo de cara a la próxima temporada y cuando llama al presidente blanco para darle la buena nueva, le dicen desde España que deshaga el contrato que ya aquí se había firmado al balear Satur Grech para tal cometido.


 


 

 

 

 

 

 

 

HECHOS DESTACABLES EN LA CIUDAD DE SEVILLA