capítulo 17
capítulo 18
capítulo 19
capítulo 20
capítulo 21
capítulo 22
capítulo 23
capítulo 24
capítulo 25
capítulo 26
capítulo 27
capítulo 28
capítulo 29
capítulo 30
capítulo 31
capítulo 32
capítulo 33
capítulo 34
capítulo 35
capítulo 36
capítulo 37

 CAPÍTULO 3. Preparando el Asalto a 1ª (1927 - 1933)

1.927/28.- POLÉMICA ANTE LA CREACIÓN DE LA LIGA.

No fue fácil el comienzo del campeonato liguero. Todas las partes clubs, federaciones, jugadores, etc. eran consciente de que había que crear más competiciones futbolísticas para llenar los grandes espacios de tiempo que había entre el Campeonato de la Copa de España y los Campeonatos regionales. Es cierto que estas fechas se ocupaban por una gran cantidad de partidos amistosos que se organizaban, pero era evidente que no se jugaba contra un rival en un partido amistoso como cuando había una competición de por medio.
A esas alturas del siglo el fútbol estaba profesionalizándose y se requería más competitividad para mantener el interés del mismo, esto podría darlo los partidos oficiales y la disputa de algún título.
En España tuvimos que fijarnos una vez más en el fútbol inglés- como no podía ser de otra manera- para organizar ese campeonato que completase y rentabilizase a los clubs de fútbol. En Inglaterra ya existían el tradicional Campeonato de Copa y también el Campeonato de Liga.

En España teníamos un gran problema, la división interna en las federaciones, ni la federación española poseía poder, ni las regionales tampoco, así nos fueron los primeros conatos de la creación del Campeonato Nacional de Liga. No había forma de poner a nadie de acuerdo y se formaron con grandes defectos dos ligas por separados que resultarían ambas un puro desastre.

Las ideas fueron numerosas y emanadas no solo de los representantes de los clubs, también opinaban los periodistas, los futbolístas, los árbitros y todo bicho viviente. La solución que aportaba el vicepresidente del club Arenas de Guecho era que se formara una liga con los seis equipos que habían logrado hasta entonces proclamarse campeones de la Copa de España, es decir: Athletic Club de Bilbao, Real Madrid, Barcelona, Real Unión de Irún, Real Sociedad (que había sido campeón de España en 1.909 con el nombre de Club Ciclista), y el propio Arenas de Guecho.

Paralelamente el presidente del Atlétic de Madrid; D. Luciano Urquijo efectuaba una propuesta distinta y con más equipos y que a su vez desaparecieran los campeonatos regionales, ambas propuestas fueron tajantemente rechazadas por la Federación Nacional ya que de ninguna manera aceptarían implantar tal elitísmo y que salieran perjudicados los más modestos al suprimir los campeonatos regionales.

El 17 de Abril de 1.927 en Santander tiene lugar una reunión de club y el presidente de la Federación Española, propone el dar por buena la propuesta del Arenas de Guecho pero ampliar la liga en dos equipos más que serían el Atlétic de Madrid y el Español de Barcelona, ante esta propuesta claramente discriminatoria se oponen rotundamente los representantes de los clubs; Celta de Vigo, Sporting de Gijón, Sevilla FC, Valencia y Rácing de Santander. Se arma la marimorena y los señores federativos, Acha y Hernández Coronado abandonan la reunión disconforme con la propuesta y visto la tremenda discriminación que se intenta realizar. No obstante los que apoyan la propuesta deciden seguir adelante aunque sea sin el beneplácito de la española y crean por su cuenta la llamada Liga Profesional del Fútbol Español nombrando a D. Luciano Urquijo como presidente de esta federación paralela.
Cinco días más tarde los clubs afectados se reúnen en Madrid en la sede del Real Madrid y forman otra federación con la denominación de Unión de Clubs Campeones, estos aceptan realizar la liga pero para evitar un frontal enfrentamiento con la Federación Nacional deciden no abandonar los campeonatos regionales y darle a esta liga un carácter de “torneo amistoso entre campeones” de esta forma intentan salvar las represalias de los modestos y evitar el enfrentamiento con la federación nacional.
Popularmente y acorde con los tiempos que transcurren ambas ligas reciben el bautismo con otros nombres totalmente distintos. Los “maximalistas” los que apoyan la propuesta de una mayor cantidad de clubs y los “minimalistas” los que apoyan una menor cantidad de clubs.

La Federación Nacional para contrarrestar la división que se veía venir, hace una propuesta en la que se forman dos grupos para jugar el Campeonato de la Copa de España, la propuesta pasa por jugar con el sistema de liguilla con lo cual hay una gran cantidad de fechas ocupadas al jugarse a doble vuelta. Ni los maximalistas, ni los minimalistas aceptan en principio la propuesta de la nacional, entre discusiones, disputas y muchas amenazas van transcurriendo el verano y allí no había quien pusiera un poco de orden- evidentemente la propuesta de la federación nacional estaba haciendo estragos- cada vez quedaban menos fechas y no había forma humana de ponerse de acuerdo. Al final de septiembre se crea la “Liga Máxima” con los equipos: Iberia de Zaragoza, Sporting de Gijón, Sevilla FC, Español de Barcelona, Rácing de Santander, Athletic de Madrid, Celta, Murcia y Valencia.

La organización de las dos ligas, llamadas Máxima y Mínima, fue un puro desastre, tanto en cumplimientos de fecha como en comparecencia. El Sevilla jugó 13 encuentros, el que más junto con el Rácing de Santander, otros fueron menos constante y Sporting de Gijón jugó 12; Valencia 11; Celta e Iberia de Zaragoza 10; Athlétic de Madrid 9; Murcia 8 y Español de barcelona solo 7. Un puro desatino.

11/09/1927.- Sporting 4 Sevilla FC 2
18/09/1927.- Celta 1 - Sevilla FC 0
26/09/1927.- Rácing de Santander 9 - Sevilla FC 0.
09/10/1927.- Sevilla FC 2 - Valencia FC 2.
23/10/1927.- Sevilla FC 5 - Athlétic de Madrid 1.
08/12/1927.- Sevilla FC 2 - Celta 2.
25/12/1927.- Sevilla FC 4 - Español de Barcelona 2.
15/01/1928.- Sevilla FC 4 - Sporting de Gijón 5.
Sin fecha.- Sevilla FC 0 - Rácing de Santander 3.
13/05/1928.- Athlétic de Madrid 4 - Sevilla FC 0.
15/05/1928.- Español de Barcelona 0 - Sevilla FC 0 (Este partido se jugó en Madrid para aprovechar el desplazamiento realizado dos días antes)
17/05/1928.- Iberia de Zaragoza 4 - Sevilla FC 2.
24/06/1928.- Valencia 2 - Sevilla FC 0.

(Nota) No llegaron a disputarse los partidos: Sevilla FC-Iberia, Sevilla FC- Murcia ni el Murcia-Sevilla FC.

Mientras esto ocurre el otro grupo, los minimalistas organizan la Liga Mínima con los campeones de copa: Real Madrid, Athletic de Bilbao, Real Sociedad, Barcelona, Real Unión de Irún y Arenas de Guecho.

Lo único positivo que salió de ese bodrio de competición es que al menos se habían dado los primeros pasos para la formación de los grupos que se formarían la siguiente temporada con la creación del Campeonato Nacional de Liga, y que como dice el dicho “de los errores se aprende” y esas enseñanzas servirían para llegar a más rápidos acuerdos la siguiente temporada.

POR FIN SE ORGANIZA LA LIGA.

Al terminar la temporada 1927-1928 y comprobado el fracaso que había supuesto ambas ligas organizadas por maximalistas y minimalistas, nadie dudaba de que fuera conveniente por el bien del fútbol patrio llegar a un acuerdo común y organizar un solo campeonato.
El 17 de Junio de 1928, en los locales del Real Madrid los componentes de ambos grupos se reúnen para intentar llegar a un acuerdo que dejara satisfecho a unos y otros.

A esta reunión asisten representantes de los clubes: Celta de Vigo, Deportivo de la Coruña, Sporting de Gijón, Real Oviedo, Rácing de Santander, Gimnástica de Torrelavega, Athlétic de Bilbao, Arenas de Guecho, Deportivo Alavés, Barcelona, Español, Europa, Iberia, Real Unión de Irán, Real Sociedad, Osasuna, Athlétic de Madrid, Valencia, Murcia, Sevilla y Real Madrid. Las discusiones se desenvolvieron dentro de la mayor cordialidad, examinándose varias formulas de competición, ninguna de las cuales consiguió la deseada unanimidad. Con el fin de llegar a una solución definitiva se nombró una comisión que sería la encargada de seguir estudiando la problemática, compuesta por los representantes del Real Madrid, Athlétic de Madrid, Barcelona, Español, Iberia, Real Sociedad, Athlétic de Bilbao, Real Unión de Irún y Sevilla FC.
Estos se reunieron en Bilbao el 30 de Junio, una vez solventada la tercera final de Copa de España que se había disputado en el Estadio de El Sardinero de Santander-el Barcelona necesitó jugar tres partidos para proclamarse campeón ante la Real Sociedad- a dicha reunión asistieron los Sres. De la Riva (Español), Urquijo (Athlétic de Madrid), Gómez García (Sevilla FC), Minuesa (Iberia), Minuesa que representaba a los clubes Real Sociedad, Barcelona y Real Unión, y los señores, Errasti y Gutiérrez Alzaga que fueron los anfitriones y representantes del Athlétic de Bilbao.

Se acordó presentar a la aprobación de la Asamblea Nacional, prevista para el 5 de julio, una propuesta acerca de la forma de la composición del Campeonato Nacional de Liga. La propuesta era formar un grupo de 1ª división con ocho equipos, los seis campeones de Copa más el Español de Barcelona y el Athlétic de Madrid, la propuesta pasaba por dar entrada a estos dos equipos al ser los más antiguos en cuanto a su fundación. La 2ª división la formarían 12 equipos: Sevilla FC, Sporting de Gijón, Real Oviedo, Celta de Vigo, Deportivo de la Coruña, Rácing de Santander, Alavés, Osasuna, Iberia, Europa, Rácing de Madrid y Valencia.
Esta propuesta fue rechazada por los clubes que habían sido excluidos y por quienes abogaban por una primera división más amplia. Nuevamente vuelven las diferencias porque la Unión de Clubes era concluyente, no admitirían una máxima categoría con más de ocho clubes. Con estas premisas llegó el día de la Asamblea Nacional que se celebraba en Madrid. Aquel día se aprobaron varias cosas como el funcionamiento de los Campeonatos Regionales y la forma de jugarse la Copa de España, pero no se llegó a ningún acuerdo en cuanto al campeonato de Liga. Volvieron las discrepancias y los clubes vascos amenazaron con formar ellos solo un campeonato de Copa, mientras que los equipos gallegos amenazaron con integrarse en los campeonatos de Portugal. Otra de las protestas se basaban en la circunstancia de que la Real Sociedad se autonombraba con el derecho a ser participe de la máxima categoría bajo la premisa de que el Club Ciclista de San Sebastián se había proclamado en 1909 Campeón de la Copa de España. Casi todos los clubes protestaron porque la Real Sociedad se había aprovechado de los méritos cosechados por un club que desapareció años más tarde, pero que nada tenía que ver con ellos.

Las reuniones se hacen interminables y los días siguen pasando sin que se llegue a un acuerdo. Las mayorías de estas reuniones terminan como el “rosario de la aurora” todos peleándose unos contra otros. El 16 de Septiembre, hay una reunión que evidentemente termina sin acuerdos importantes, los días 25 y 26 de Octubre nuevas reuniones y continúa sin haber “fumata blanca”. El 5 de Noviembre nueva reunión y continua sin haber acuerdos. El 22 de Noviembre nueva Asamblea con carácter Extraordinario, de dicha asamblea el único acuerdo al que se llega tras muchas y controvertidas discusiones es que para el día siguiente se programaría un almuerzo colectivo entre todos los asistentes. La buena mesa y los mejores “caldos” obran el milagro, tras los postre en el propio restaurante comienzan ha obtenerse algunos acuerdos. Todos regresan a la asamblea y el Dr. Cabot lee unas hojas manuscritas en las cuales se alcanzan ya algunos acuerdos.
“Se constituiría una 1ª división con diez equipos, los seis campeones de la Copa: Athlétic de Bilbao, Real Madrid, Barcelona, Real Sociedad-por fin le habían admitido la teoría del Club Ciclista de san Sebastián- Real Unión de Irún y Arenas de Guecho. Más tres finalistas: Español de Barcelona, Athlétic de Madrid y Europa de Barcelona. El décimo equipo saldría de un torneo intensivo que jugarían los encuadrados en la 2ª división: Sevilla FC, Rácing de Santander, Valencia, Celta, Coruña, Oviedo, Sporting de Gijón, Iberia de Zaragoza, Deportivo Alavés y Real Betis. Se designa así mismo que el Rácing de Madrid ocupará la plaza que deje vacante el equipo que ascienda a 1ª división.

Por fin hay acuerdo. Un grupo de 1ª división con 10 equipos y otro de 2ª también con 10 equipos. Al hacerse el torneo por eliminatorias a un solo partido, hubo de hacerse una eliminatoria previa para dejar el grupo en ocho equipos. Todos los encuentros se jugarían en campos neutrales en la primera eliminatoria cayeron el Iberia de Zaragoza a manos del Real Oviedo y el Deportivo Alavés a mano del Betis. Ya en cuartos de final el Sevilla se enfrenta al Coruña el 17 de Enero de 1.929 en Madrid, el Sevilla gana al equipo gallego por un claro 4-1, el Sevilla alinea a Eizaguirre, Monje, Iglesias, Caballero, Rey, Gabriel, Roldán, Carreño, Velasco Corsi y Pepe Brand. El “petit” Brand marca dos goles, Velasco y Corsi completan la cuenta.
El 27 de Enero se enfrentan también en Madrid el Sevilla y el Celta de Vigo en semifinales gana el Sevilla por 2-1 con goles de Carreño y Brand. En la otra semifinal el Rácing de Santander elimina al Betis por lo cual Sevilla y Rácing tienen que jugar una final para decidir quien ocuparía la plaza en 1ª división. El 3 de Febrero Sevilla y Rácing empatan a un tanto el gol lo marca Corsi, y el equipo es el mismo que en anteriores ocasiones con el solo cambio de Sedeño en el lugar de Iglesias. El 6 de Febrero se juega en el mismo campo madrileño el desempate, y esta vez el empate es a dos goles, Brand y Velasco son los autores de estos goles. El equipo el mismo con el cambio de Iglesias por Gabriel. Hay que ir a un nuevo desempate, mismo escenario stadium Metropolitano y victoria para los montañeses por 2-1, el gol del Sevilla lo marca Ocaña. El Sevilla ejerció un dominio aplastante sobre el Rácing, pero en fútbol lo que vale son los goles y Eizaguirre encajó dos mientras que su equipo solo hacia uno.

El Sevilla quedó encuadrado en 2ª división y el Rácing ascendió a la división de honor.

¡! EL PRIMER CAMPEÓN; EL SEVILLA FC¡¡

Al no alcanzarse la primera división por caer derrotado ante el Rácing de Santander en el tercer partido de promoción el Sevilla comienza la liga en la 2ª división. Acompañan al Sevilla los clubes: Iberia de Zaragoza, Deportivo Alavés, Sporting de Gijón, Valencia FC, Real Betis, Real Oviedo, Deportivo de la Coruña, Real Club Celta y Rácing de Madrid

El Sevilla FC es dirigido en esos momentos por un gran presidente como fue Juan Domínguez Osborne el Barón de Gracia Real, un abnegado hombre de la nobleza que atesoraba una humanidad enorme y un cariño hacía los colores del Sevilla sin límite.
Gracias a este presidente el Sevilla contaba con unas magnificas instalaciones como era el Estadio del Nervión, el barón puso de su bolsillo el dinero para poder adquirir los terrenos y poder construir el coqueto estadio.

En la dirección técnica del equipo es encomendada a un entrenador de origen húngaro llamado Lippo Hertzka que había sido contratado por recomendación de Ángel Villagran el anterior entrenador que se marchó para ocupar el banquillo de otro club.
El húngaro cuenta con una plantilla formada por: Eizaguirre y Machuca como porteros, Monge, Sedeño, Iglesias, y Sedeño II como defensas. Al principio del campeonato Iglesias actuó de medio para pasar más tarde a la defensa. Los medios eran Iglesias, Pileño, Castro, Caballero, Gabriel y Abad. Y los delanteros Adelantado, Corsi, Gual, Rey, Reyes, Velasco, Brand, Roldán, Ocaña y Carreño.

El campeonato que realizó el Sevilla fue sencillamente genial. Comenzó el 17 de febrero de 1.929, jugándose en Nervión el primer partido con victoria sobre el Rácing de Madrid al que el Sevilla le ganó por 2-1, con goles de Velasco ambos, mientras que el Rácing de Madrid su gol lo marcó Fuertes. Aquella tarde con un Nervión rebosante de público el Sevilla comenzaba su andadura liguera y la primera alineación que presentaba estuvo compuesta por Eizaguirre en la portería- ya se había convertido en uno de los mejores porteros de España, solo Ricardo Zamora le hacía sombra- Monge y Pepe Sedeño en la defensa, este se haría con la titularidad desde el principio y alternaría las posiciones para jugar unas veces por la izquierda su lugar natural si tenemos en cuenta que era zurdo, aunque también jugaba satisfactoriamente por la derecha. En la línea de medios jugaron esa tarde Pileño, Castro e Iglesias y en la delantera Roldán como extremo derecha, Carreño como interior, Velasco como delantero centro, Corsi como interior izquierda y Pepe Brand como extremo. Ni que decir tiene que de este ramillete de jugadores tres eran las figuras, el guardameta Guillermo Eizaguirre, el defensa Pepe Sedeño y el delantero Pepe Brand. El resto de jugadores no destacaban como estos tres pero el nivel era bastante bueno.

Si el comienzo del campeonato fue bueno, la continuación no estuvo nada mal, ya que tras la primera victoria en Nervión, llegó un meritorio empate a dos goles en Riazor ante el Deportivo de la Coruña. Roldán marcó el tercer gol del Sevilla en liga y Adelantado hizo el cuarto. Nueva victoria en Nervión ahora ante el Real Sporting de Gijón por dos goles a cero. En el Sporting de Gijón jugó ese encuentro un delantero corpulento y arrollador que se llamaba Campanal y de nombre Guillermo González del Río. Los técnicos del Sevilla se fijaron en él, para ficharle al finalizar la temporada-la historia ya la saben los lectores- 16 años de jugador y otros 16 de técnico, ¡! Ahí es nada¡¡.
Nuevo empate en Vitoria a un gol y empate también en Nervión ante el RC Celta de Vigo. Empate en el campo de Buenavista de Oviedo y llega el primer enfrentamiento local en Nervión. Era la fecha del 7 de abril de 1.929 cuando se juega el primer derbi en este campeonato. El partido lo resuelve el Sevilla con enorme facilidad y el 3-0 que reflejaba el marcador al final del choque se antoja corto para los méritos contraídos por uno y otro equipo. Gual se anotó en su cuenta el primer gol que el Sevilla le hacía al Betis en este recién estrenado campeonato. Por su parte el Sevilla continuaba sin conocer la derrota tras jugarse la jornada 7ª del campeonato.

Con las victorias locales ante el valencia por 4-2 y el Iberia de Zaragoza por 3-1, se llegaba al ecuador de la temporada. El Sevilla había logrado jugar nueve jornadas sin conocer la derrota, a esta magnifica trayectoria aún había que unirle dos jornadas más el empate en el campo de la calle O´Donnell en Madrid ante el Rácing de Madrid y la victoria en Nervión ante el Deportivo por 2-0. Once jornadas continuadas sin saber que era perder. La primera derrota llegó en el viejo Molinón- en esos momentos flamante y coqueto estadio del Sporting-, fue claramente un bache transitorio porque al partido siguiente se vuelve nuevamente a sumar ante el Deportivo Alavés en Nervión.

El final del campeonato lo alcanza el Sevilla proclamado campeón con 22 puntos en los 18 partidos disputados. Encajando 24 goles y siendo por tanto el equipo menos batido de la categoría y por ende Guillermo Eizaguirre que solo faltó a un partido el guardameta menos goleado.

El brillante campeón que fue el Sevilla no ascendía directamente a primera si no que habría de jugarse una promoción con el colista de la máxima categoría, este no podría ser otro que el Rácing de Santander que nuevamente sería verdugo del Sevilla.

El 7 de junio de 1929, se juega en Nervión el primero de los partidos, vence el Sevilla al Rácing por 2-1 con goles de Carreño y Rey. Larrinaga conseguiría el gol racinguista. En la vuelta jugada el 14 de junio en los campos Sport del Sardinero el Rácing se impuso al Sevilla por 2-0 con goles de Laredo y Cladera.
Por segundo año consecutivo el Rácing de Santander se cruza en el camino del Sevilla en su aspiración a ser equipo de 1ª división.

En la Copa de Andalucía, el Sevilla vuelve a tomar el mando adjudicándose la décima copa de los trece trofeos disputados hasta ese momento. Ese año participaron en la misma el Sevilla, Real Betis, Real Balompédica Linense y Málaga CF.

En cuanto a la Copa de España el Sevilla eliminó en dieciseisavos al Deportivo Valladolid. En los terrenos de la Sociedad Taurina vencieron los castellanos por 2-0, en Nervión el Sevilla goleó al Valladolid al ganarle por 8-0, con goles de Castro (5), Carreño, Corsi y Brand. Los cuartos de final emparejan a Osasuna y Sevilla, en el campo de San Juan el Sevilla gana por 0-1 con gol de Roldán, en Nervión vuelven a ser derrotados los navarros por 4-2, dos goles de Carreño 1de Corsi y otro de Ocaña dan el paso a la siguiente eliminatoria.
Con el campo de Nervión registrándose la mayor entrada de su historia hasta ese momento, el Sevilla cae derrotado por el FC Barcelona por el resultado de 0-1, gol de Samitier. En la vuelta nueva derrota ahora por 2-0 con goles catalanes de Arnau y Arocha.

En la Copa de Andalucía nuevamente se proclama campeón, en una liguilla donde intervienen varios equipos. Preside el Sevilla Juan Domínguez Osborne, Barón de Gracia Real, que es la persona que interviene directamente en el alquiler con derecho a compra posterior de los terrenos de Nervión, propiedad de D. Pablo Armero, de Inmobiliaria Nervión. La operación se valora en 200.000 pesetas, la mitad como adelanto para su adquisición y la otra mitad para la construcción del campo de Nervión, que es inaugurado el día 7 de Octubre de 1.928. El Sevilla afronta la construcción del estadio gracias a las aportaciones de varias personalidades de la ciudad y la emisión de suscripciones de 500 pesetas para las personas que deseaban subscribirlas.

Temporada 29/30. A DOS PUNTOS DEL LIDERAZGO.

La segunda temporada que jugaba el Sevilla en el campeonato de liga dentro de la categoría de plata no fue tan brillante como la primera. Si en la primera estancia del Sevilla hubo de llegarse a un partido de promoción para dilucidar quien ascendía en esta ocasión esa posibilidad se esfumó en la penúltima jornada en Mendizorroza.

Precisamente el Deportivo Alavés sería el equipo que lograría ascender al quedar un punto por encima de Iberia de Zaragoza y Sporting de Gijón y a dos del Sevilla que sumó 20 puntos.

Ya desde el comienzo se supo que la temporada para el Sevilla no sería lo buena que había sido la anterior. En el primer partido el Sevilla perdería en el estadio de El Ejido ante la Cultural Leonesa que acababa de ascender, fue un mal comienzo y aunque hubo momentos de brillantez tanto en el juego como en los resultados, también hubo partidos soporíferos y que registraron resultados adversos. El 29 de Diciembre de 1.930 los aficionados sevillistas vieron por primera vez en este campeonato perder al Sevilla en su propia casa, el vetusto estadio de Nervión. Habían pasado toda la liga 28-29 y cuatro jornadas de la 29-30, no es mal bagaje, con toda seguridad estos puntos fueron vitales para que el Sevilla no quedase líder lo cual le hubiese dado el derecho al ascenso a la máxima categoría.

¿Se confió en demasía la directiva que encabezaba el Barón de Gracia Real? Tal vez. El técnico que se sentaba en el banquillo era el mismo que lo había hecho la anterior temporada el húngaro Lippo Hertzka. Y la plantilla había variado poco. Lo más destacado sin duda la incorporación de un delantero centro que era un autentico tanque, ni más ni menos que el asturiano Guillermo González del Río “Campanal” había arribado al equipo sevillista procedente del Sporting de Gijón. El fornido delantero había sido el centro de la polémica al finalizar la temporada anterior, el Sevilla quería incorporarlo a sus filas y el Sporting no quería prescindir de su concurso.

Guillermo Campanal se mantuvo en su deseo de venir al club hispalense y aunque el Sporting tasó su venta en un precio muy alto en un último intento de abortar el fichaje al final pudo más el jugador que el club asturiano y estos se vieron en la necesidad de vender, porque el profesionalismo acababa de comenzar y ya se convertía en una bola imparable. Los directivos asturianos cedieron ante la posibilidad de que Campanal se viniera al Sevilla, porque de mediar denuncia por parte del jugador, podía quedar en situación de libre y entonces no recibirían ni una peseta por su cambio de club.
El Sevilla incorporó también esa temporada al baracaldés Arroyo y al trianero Benítez, estos tuvieron dispar suerte ya que mientras el vasco se convertía en titular, el trianero apenas contaba para el entrenador, entre otras cosas porque jugaba de delantero centro y ese puesto estaba “casi” reservado para el gigantón Campanal.
En cuanto a las bajas que se producen en la plantilla son cuatro los jugadores que abandonan la disciplina del entrenador húngaro: Castro, Corsi, Gabriel y Reyes. La baja que más afecta es la del delantero Castro que se retira del fútbol debido a una grave lesión. No se nota tanto la baja de Corsi que pasa al Recreativo de Huelva y también afecta ampliamente la de Gabriel que con solo 28 años decide colgar las botas.
El Sevilla de la temporada 29-30 gana en ataque pero pierde en regularidad, si en la temporada 28-29, no ganaba por goleadas si lo hacía con resultados cortos pero muchas victorias, y además lograba muchos empates a domicilio, en cambio en la 29-30 cosechó victorias amplias como el 6-1 al Real Murcia, el 6-1 a la Cultural Leonesa, los 4-0, antes Oviedo y Valencia, o el 4-1 ante el Deportivo de la Coruña, todos en Nervión. Campanal se convirtió en el rey del gol con quince dianas en los diecisiete partidos que disputó, marcando por partida triple a Oviedo, Valencia y Coruña y por partida doble a Real Murcia y Cultural Leonesa, siendo su primer gol que hace con la camiseta del Sevilla el que anota en la portería del Real Betis en el campo del Patronato donde el Sevilla gana por 0-2, y al ganar por idéntico resultado en Nervión (2-0), completa una temporada muy completa a nivel de derbis.

Si en casa el Sevilla se muestra como un equipo muy fuerte en cambio lejos de Nervión sol y sombra y en algunos casos demasiada sombra como las goleadas encajadas en Vitoria (5-0) o Mestalla (4-2).
Pepe Brand se muestra esa temporada como el jugador más regular, ya que mantiene la titularidad los 18 partidos de liga, no obstante sus 30 años ya le comienzan a pesar y comienza a pensar en la retirada. Aguanta hasta los 33 años cumplidos supliendo su progresiva baja de velocidad por su calidad en el tratamiento del balón. El Sevilla de 1.930, era sin duda el Sevilla de tres estrellas del fútbol: el guardameta Guillermo Eizaguirre, el delantero centro Campanal y el extremo Pepe Brand.

Si la trayectoria del Sevilla en el Campeonato de Liga no alcanzó los logros de la temporada anterior, en la Copa de España la cosa fue aún peor, ya que solo se eliminó a la débil Cultural Leonesa, cayendo eliminado en la segunda eliminatoria ante el Valencia. En la ida jugada en Mestalla el equipo levantino ganó con claridad por 5-1 y en Nervión no se pudo pasar de la victoria por la mínima (3-2).

Donde si se continuó la línea triunfal fue nuevamente en la Copa de Andalucía. El Sevilla se proclamó nuevamente campeón- por décimo segunda vez- participaron en esta edición junto al Sevilla, el Real Betis, Malagueño y Balompédica Linense. El Sevilla se proclamó campeón sin perder un solo encuentro: derrotó al Malagueño 5-0 en Sevilla y 2-4 en Málaga, a la Balompédica Linense, 7-1 en Sevilla y 0-5 en La Línea de la Concepción, mientras que los partidos ante el Betis fueron con victoria en Nervión por 2-1 y empate a cero goles en el campo del Patronato.

Durante las tres competiciones a las que atendió el Sevilla, liga, copa de España y copa de Andalucía, el equipo base fue con pocos cambios: Eizaguirre en la portería, Iglesias y Pepe Sedeño en la defensa con Monge en algunos partidos en lugar de Iglesias. Una línea de medios compuesta por Rey, Abad y Arroyo y con una delantera formada por Roldán, Campanal, Gual, Carreño y Pepe Brand.
Completaron la plantilla esa temporada los mencionados más Caballero, Adelantado, Pileño, Benítez, Reyes, Sedeño II, el delantero Ramos que solo participó en partidos de la Copa de Andalucía al igual que el meta suplente Machuca.

En la directiva del Barón de Gracia Real ya figuraba en esos tiempos un joven directivo de 30 años, llamado Ramón Sánchez Pizjuan y Muñoz que pronto se convertiría en el mejor presidente de la historia del Sevilla.

Temporada 30-31. INSUFICIENTE MEJORÍA

La tercera temporada del Sevilla en la categoría de plata fue mejor que la segunda, pero inferior a la primera. Al concluir la misma el 5 de abril de 1.931, Sevilla y Athlétic de Madrid tuvieron que ver como el Valencia les sobrepasaba en tres puntos y lograban meterse en 1ª división.
Las aficiones sevillistas y colchonera se unieron en la desgracia de ver pasar al campeón levantino como por primera vez tocaba la máxima categoría. Quizás el sevillismo no lo pasó tan mal como el equipo madrileño porque estos habían descendido la temporada anterior y esto escocía mucho en la afición.

La directiva comandada por el Barón, pero con la influencia de Ramón Sánchez Pizjuan que ejercía como secretario decide prescindir del húngaro Lippo Herztka que había estado sentado en el banquillo las dos temporadas anteriores y colocan a José Quirante en el banco- este había sido jugador del Sevilla al principio de los años veinte- ni que decir tiene que la ilusión por el ascenso era máxima. Se refuerza el equipo a base de fichar a jugadores con calidad contrastada como es el caso de Espino, Padrón y Ventolrá procedentes de Real Club Deportivo Español de Barcelona, Paco López procedente del Real Madrid. Causan baja: Benítez que pasa al Linares, Carreño que se marcha al Betis, Pileño que lo hace al Nacional de Madrid y Manolo Ocaña que cambia el balón por el silbato convirtiéndose en árbitro. Completaban la plantilla: Abad, Adelantado, Arroyo, Pepe Brand, Caballero, Campanal, Eizaguirre, Gual, Iglesias, Machuca, Monge, Ramos, Rey, Roldán y Pepe Sedeño.

El rendimiento de los nuevos jugadores es muy dispar, el mejor sin duda Ventolrá que le llega la internacionalidad jugando con el Sevilla en segunda división, es el tercer internacional de la historia del club, tras los ya legendarios Spencer y Herminio por tal motivo la afición sevillista le rinde un caluroso homenaje en las instalaciones del Centro de Amigos del País situado en la calle Rioja. Martín Ventolrá alcanza en los siguientes años las doce internacionalidades, dos de ellas jugando en el Sevilla y las siguientes en su vuelta a Barcelona para enrolarse en el FC Barcelona.
Distinto es el rendimiento de Padrón que protagonizó un serio incidente en su estancia en el Sevilla. Al parecer no se adaptaba y terminó marchándose a su tierra de origen las Islas Canarias, allí estuvo casi una temporada sin jugar al fútbol, el Sevilla se vio en la necesidad de denunciar su situación a la Federación Española y tras larga espera Padrón regresa a Sevilla pidiendo perdón por lo que había hecho. Su rendimiento por esta circunstancia no fue el más adecuado y su fugaz paso por el Sevilla marcado por la polémica, ya que los aficionados no le perdonaron. Espino tampoco tuvo mucha relevancia, así como Paco López, que no realizó grandes méritos para hacerse con un sitio en el equipo titular.

La base de equipo esa temporada la componían: Eizaguirre bajo los palos, Iglesias y Sedeño en la defensa con incorporaciones de Monge en varios partidos para cubrir tanto la derecha como la izquierda de la defensa. En la línea de medios jugaban: Caballero, Rey y Abad o Arroyo. En la delantera Ventolrá, Adelantado, Campanal, López y Pepe Brand. A veces Gual era titular en ambos puestos de interior. Nuevamente Guillermo Campanal se proclamó máximo artillero del Sevilla con 15 goles en 13 partidos, el asturiano se perdió una buena cantidad de partidos debido a una importante lesión que le tuvo apartado primero tres partidos y aunque reapareció, a los pocos encuentros volvió a recaer y se perdió otros tres.
Abad fue el único que jugó toda la liga (18 partidos) seguido del internacional Ventolrá con 17. El joven Ramos debutó esa temporada en Liga en el partido contra el Iberia de Zaragoza jugado en Nervión el 8 de marzo de 1.931. Le llamaban sus compañeros “el niño de Utrera” de donde procedía.
El Sevilla liquidó esta temporada con una buena regularidad en Nervión donde no perdió un solo partido- 5-0 al Valencia, 5-2 al Deportivo, 4-0 al Murcia, 4-1 al Sporting, 3-0 al Iberia y 3-1 al Athlétic de Madrid fueron algunos resultados- sin embargo no se mostró fino en los desplazamientos, ganando solo en Zaragoza ante el Iberia (0-2) y en casa del Betis en el Patronato (0-1), sin duda el endeble caminar fuera de casa motivó que al final no se lograse el ansiado ascenso de categoría.

En la Copa de España el Sevilla salvó los dieciseisavos al eliminar al Rácing de Madrid. 2-0 en el campo de El Parral de Madrid y un aplastante 8-1 en Nervión. Sin embargo no pudo con el Castellón en cuartos de final, el 3-1 de Nervión con escándalo por todo lo alto con las expulsiones de Adelantado por el Sevilla y Altés por los levantinos el árbitro Sr. Navaz nunca pudo con el partido y menos con los incidentes. En El Sequiol de Castellón fue igualado el resultado que llevaba el Sevilla. En el partido de desempate el equipo castellonense se impuso por 2-1 al Sevilla en encuentro jugado en el estadio de Chamartín de Madrid.

En la Copa de Andalucía proseguía la marcha triunfal del Sevilla y se proclamaba por décimo tercera vez campeón de los 16 campeonatos disputados.
En esta temporada participaron: Sevilla FC, Real Betis, Recreativo de Huelva y FC Malagueño. El 12 de octubre el Sevilla ganó al Recreativo por 0-3 en el campo del Velódromo onubense en un encuentro lleno de incidentes con invasión del público y con suspensión antes del tiempo reglamentario. Siete día más tarde en el campo del Cristo el Sevilla vuelve a golear ahora 0-4, al Malagueño. En la siguiente jornada el Sevilla le gana al Betis en Nervión con goles de Campanal y Pepe Brand. (2-0)
En la segunda parte del campeonato en Nervión el Sevilla golea 7-1 al Recreativo de Huelva, le gana 2-0 al Malagueño, y ya proclamado campeón con 10 puntos reserva a los titulares y alinea al equipo reserva en el campo del Patronato, donde el Sevilla pierde por 3-1 ante el eterno rival. Este partido lo juegan: Machuca, Monge, Sedeño, Rey, Manga, Romero, Caballero, Benítez, Hernández, Ramos y Roldán.

Aparte de ganar este campeonato, también se anota el club hispalense al ganar al Betis por 3-2, la denominada Copa Alcalde de Sevilla que ese año fue en beneficio de los obreros parados y que se jugó en el Stadium de la Exposición. Más tarde ese campo tomaría el nombre de Campo de Heliopolis. El mítico Pepe Brand capitán del Sevilla fue el encargado de recoger dicho trofeo de las manos del entonces alcalde de Sevilla. D. Isacio Contreras.

Temporada 1.931-1932: EL SEVILLA CADA VEZ PEOR

Los aficionados sevillistas que estuvieron en el comienzo de la liga española en la temporada 28-29 y que vieron como el Sevilla no lograba meter la cabeza en primera división por culpa del Rácing de Santander y del tercer partido de promoción que hubo de jugarse ante los montañeses no podían imaginar que en la cuarta temporada del Sevilla en segunda no diese la talla mínima y al final se tuvo que conformar con ocupar el octavo lugar de la clasificación de diez equipos.

En la presidencia del club continuaba el Barón de Gracia Real y en el banquillo el exjugador Ángel Villagrán Mendiola. Los técnicos no habían creído conveniente reforzar mucho el equipo principalmente porque si la temporada anterior se había hecho un buen papel pese a no conseguirse el objetivo que no era otro que alcanzar la máxima categoría, éste temporada con un año más de experiencia en los jugadores normalmente tendría que ser superior en cuanto al rendimiento de estos. Prácticamente seguían los mismos. Los muy regulares Abad, Adelantado y Arroyo. Campanal, Eizaguirre, Ramos, Ventolrá, Brand, Iglesias, Sedeño, Rey, etc. Con ligeros retoques la cosa podría marchar.
Se habían marchado Caballero que se fue al Córdoba, Monge y Espino al Rácing de Córdoba al igual que el delantero Gual. Paco López fue declarado en rebeldía por negarse a seguir, y Roldán se marcha a trabajar a Madrid y queda enrolado en el Nacional de Madrid.
Son altas en la plantilla: Angelillo procedente del Betis, Bracero que se ficha procedente del Recreativo de Huelva y Manolo Bueno que es guardameta y procede del Rácing de Córdoba equipo con el que el Sevilla mantenía unas excelentes relaciones. Manolo Bueno era un portero que hacía honor a su apellido y el Sevilla lo ficha para tener bien cubierta la puerta aunque Guillermo Eizaguirre continuaba jugando extraordinariamente bien, pero un buen suplente siempre es una garantía para cubrir cualquier emergencia.
Así mismo suben de la cantera Pepe Guillamón, Andrades, Tejada- el mayor de los tres hermanos que llegaron jugar en el Sevilla procedente de una familia de Osuna- y Astasio. El complemento de la plantilla lo ponen Morán procedente del Fábie CF y Santiago de la Gimnástica de Triana.

El comienzo es esperanzador el 22 de noviembre comienza la temporada y el Sevilla golea al Celta en Nervión ganándole por 4-1, Brand, Adelantado, Ventolrá y Ramos son los goleadores. El equipo se completa con Eizaguirre en la puerta, Toby Iglesias y Sedeño forman la defensa, el fichado Angelillo, Abad y Rey la medular y los cuatro goleadores más Guillermo Campanal la delantera. En la segunda jornada llega la primera decepción el partido jugado contra el Sporting en el viejo Molinón se convierte en la primera derrota y el siguiente en casa en la segunda. La cuarta jornada también se juega en Nervión y nueva decepción al caer ante el Real Oviedo de Lángara por 3-5. El Sevilla no levanta cabeza y comienza a merodear por los lugares bajos de la clasificación, mientras que su eterno rival comienza una carrera imparable que lo lleva a la categoría superior.
Coincide esta situación con la lesión que sufre Eizaguirre que tiene que ser sustituido por Manolo Bueno desde la quinta jornada. También sucede una incidencia que se hace notar en una liga de tan pocos encuentros, esto es la retirada del Cataluña de la competición que si bien garantiza el puesto de descenso, también es cierto que algunos equipos como el Sevilla se ven sensiblemente afectado al restarle los puntos que se habían conseguido ante este equipo.
La temporada termina con más pena que gloria, pero con anterioridad otro hecho se produce que ahonda aún más en la herida abierta. Los malos resultados y las presiones externas que hacen los notables del Sevilla provocan la dimisión del presidente el Barón de Gracia Real, sin duda uno de los mejores presidentes que ha tenido el Sevilla a lo largo de su historia. El final de temporada se juega con inestabilidad institucional lo cual provoca también inestabilidad en el juego del equipo.
La temporada liguera se cierra otra vez con Campanal como máximo realizador anotando once goles de los 27 que logra el equipo. Guillermo Campanal fue por otro lado el único jugador que disputó los 17 partidos del campeonato.

En la Copa de Andalucía que daba a su vez el pase al campeón para participar en la Copa de España, el Sevilla vuelve a proclamarse campeón, siendo su décimo cuarta copa ganada. En ella participan: Sevilla FC, Betis Balompié, Rácing de Córdoba, Recreativo de Huelva y FC Malagueño.
El Sevilla gana cinco de los seis partidos disputados:
Contra el Recreativo 2-1 en Nervión y 2-2 en el Velódromo. Contra el Rácing de Córdoba 1-5 en el Stadium América y 4-1 en Nervión. Contra el Malagueño 5-1 en Nervión y 0-2 en el campo del Cristo y contra el Betis 4-2 en Nervión y perdió 3-1 en el Patronato donde el Sevilla jugó con los reservas al haberse proclamado una semana antes campeón en Málaga.
El partido más importante de éste campeonato se celebró el 4 de Octubre de 1.931 en Nervión. La victoria del Sevilla por 4-2 ante el Betis- el eterno había perdido por imposición política su titulo de Real- supuso el aldabonazo y el marcar diferencias del Sevilla para con sus seguidores. Esa tarde golearon para el Sevilla, dos veces Adelantado, Campanal y Ramos.
El Sevilla alineó a Eizaguirre, Toby Iglesias, Sedeño, Rey, Abad, Arroyo, Ventolrá, Adelantado, Campanal, Ramos y Pepe Brand. Al finalizar este encuentro los aficionados sacaron a hombros del campo de Nervión a Guillermo Eizaguirre y Pepe Brand.

Una vez terminado el campeonato liguero el Sevilla interviene en la Copa de España- esa temporada se le denomina Copa de la República, pero la gente seguía denominándole Copa de España- El paso del Sevilla por éste campeonato es efímero ya que es apeado por la Real Sociedad- que juega con el nombre de Donostia- en Nervión gana el Sevilla por 3-2, desperdiciando Ventolrá el lanzamiento de un penalti que estrelló en el larguero. Bracero adelantó al Sevilla, Chivero empató para el equipo guipuzcoano, siendo Chelín el que los adelantase en el marcador. En la segunda mitad empata Campanal y al final del encuentro Morán hace el 3-2 definitivo. En Atocha el Sevilla pierde por 2-0 con goles donostiarras logrados por Insausti y Marculeta.

La temporada se completó con varios amistosos, en Madrid se jugó el 6 de Enero de 1.932 un Real Madrid-Sevilla con victoria madridista por 3-2. En Barcelona los días 23 y 24 de Abril el Sevilla perdió por 3-2 y 2-1 ante el FC Barcelona. En Sevilla se jugaron varios partidos en forma de selección Sevilla-Betis que todos terminaron empatados a uno contra el Real Madrid, a tres contra el Rácing de Santander y a dos contra el Malagueño, este último se jugó en Málaga.

Temporada 32-33. EL SEVILLA TOCA FONDO

Si la temporada 31-32 fue muy irregular, la 32-33 sería aún peor. La inestabilidad institucional se fue calmando con la llegada a la presidencia de Sánchez Pizjuan, pero en lo deportivo la trayectoria no mejoró si no más bien todo lo contrario. Quizás el fallo del flamante presidente fue dejar en el banquillo a José Quirante, el técnico que había ido de más a menos escalofriantemente. Sánchez Pizjuan no era muy amigo de cambiar de técnico a la primera de cambio, pero ya el fútbol comenzaba en esos tiempos a ser una actividad súper profesionalizada y eso conlleva el no ir contra corriente, esta actitud estuvo a punto de costar un serio disgusto a la sociedad.
Comencemos diciendo que el plantel se reforzó gastando mucho dinero con jugadores que militaban en primera división como fueron los casos de los internacionales Deva y Fede ambos procedentes del Deportivo Alavés. Segura del Málaga, Torrontegui procedente del Malagueño, Cortón de la Gimnástica de Triana, Silvosa del Rácing de Ferrol, y un nutrido grupo de canteranos donde estaban Alfaro, Caro, Gallardo, Ocañita, Gascón y Granell.
Evidentemente seguían los Abad, Angelillo, Bracero, Brand, Bueno, Eizaguirre, Campanal, Toby Iglesias, Morán, Sedeño, Tejada, Ventolrá y había vuelto Padrón el indisciplinado canario que un año antes se había marchado sin decir palabra a su tierra- el rendimiento de éste sería francamente desastroso, entre otras cosas porque el público no le perdonó lo que hizo- También se habían producido bajas aunque ninguna de importancia al menos sobre el papel: Adelantado se marchó para fichar por la Gimnástica de Valencia, Andrade al Rácing de Córdoba, Arroyo al Baracaldo, Santiago al Recreativo de Huelva, mientras que Antonio Rey y Ramos dejan el fútbol activo acosado por las lesiones.
Al igual que ocurriera en la temporada anterior el comienzo del campeonato fue muy esperanzador en los dos primeras jornadas el Sevilla se anotó sendas victorias y sumo los puntos en juego con unos números digno de todo un campeón. En la primera jornada goleó 5-2 al siempre temible Sporting de Gijón (El arrepentido Padrón hizo dos goles otros dos el veterano Pepe Brand que comenzaba su ocaso particular y el joven Torrontegui marcó el que completaba la cuenta) éste resultado abrió el camino de la ilusión de los aficionados sevillistas que no daban crédito a la facilidad goleadora de su equipo. La segunda jornada jugada en el Stadium de Castellón deparó otra victoria para el Sevilla ahora ante el equipo levantino que tan solo aguantó en el campeonato cinco jornadas teniéndose que retirar a continuación por falta de medios y porque no lograba ganar ni un partido, lo cual no solo le llevó a la retirada, si no también a la desaparición del fútbol nacional.
El Sevilla toma una línea descendente a partir de la siguiente jornada siendo derrotado en Irán por 1-0, empatando a cero goles el Atlético de Madrid en Nervión, saliendo fuertemente derrotado por cuatro a uno en Balaidos y no volviendo por la senda de la victoria hasta el primer día del año 1.933 ante el Real Murcia en Nervión en donde ganó el Sevilla por 3-1 con goles de Ventolrá, Campanal y Bracero. Fue sin embargo un respiro insuficiente ya que la siguiente jornada deparó una seria derrota en el Buenavista de Oviedo por 5-1. El último partido de la primera vuelta lo cerró el Sevilla en el estadio de Riazor con otro correctivo 3-1 a favor de los gallegos. La situación en la tabla era solo regular y la liga a esas alturas era solo de dos equipos del Real Oviedo muy destacado y del Atlético de Madrid que era el único que podría inquietar al equipo asturiano en su carrera por la cabeza de la clasificación.
La segunda vuelta fue para el Sevilla aún peor, comenzó siendo goleado en el Molinón, y el único partido que ganó la escuadra de José Quirante fue frente al Castellón por 4-0, precisamente victorias ante los levantinos que no sirvieron para la general ya que la federación restó todos los puntos conseguidos ante estos cuando se produjo su retirada. De ahí al final todo fueron derrotas o a lo sumo empates en casa, ello conllevó que el público se mostrara muy disconforme con la proyección del equipo ya que se habían hecho no pocas ilusiones apoyadas principalmente en las inversiones que se habían producidos al principio de temporada en la adquisición de jugadores.
Una semana si y la otra también los aficionados mostraron sus disconformidad tanto al banquillo como al palco nervionense, sin embargo Sánchez Pizjuan fiel a su palabra mantuvo inalterable el tipo y dejó sentado en el banquillo a Quirante hasta el final de la temporada. Por su parte el entrenador hizo numerosos cambios en el equipo y lo que había sido un éxito en su primera temporada como entrenador del Sevilla-mantener una alineación fija- no lo hizo y realizó tantos cambios que es difícil poder decir cual fue el equipo base de esa temporada.
Este podría ser más o menos el equipo: Eizaguirre en la puerta, Morán y Deva en la defensa, Abad, Silvosa y Fede en la media y Ventolrá, Tejada, Campanal, Padrón y Brand en la delantera. La mala trayectoria del Sevilla esa temporada se hizo patente en las pocas intervenciones de Campanal que solo jugó ocho partidos marcando solo cuatro goles en todo el campeonato, aunque en su descarga particular habría que decir que el máximo goleador de la temporada fue el catalán Ventolrá con solo cinco goles logrados. Pobrísimos números como se puede comprobar. El Sevilla tocó fondo en su quinta temporada en la segunda división del fútbol nacional.
Esa temporada la federación nacional cambia las formas de clasificación para jugar la Copa de España, si hasta el momento la jugaban los distintos campeones regionales, esa temporada se implanta un nuevo sistema por el cual la jugarían todos los equipos de primera y segunda división más los campeones de las distintas regiones que fueron agrupados en un campeonato que se denominó Campeonato Mancomunado. Esto motivó que los campeonatos regionales perdieran interés para los aficionados y como en el caso de Andalucía incluso la desatención por parte de los medios informativos hasta el extremo de que la información que se publicó fue muy escasa y posteriormente cuando se comenzaron ha hacer la historia de los clubes de fútbol, en muchos casos omitieron dichos campeonatos lo cual creó una enorme confusión.
El Sevilla volvió a proclamarse campeón de Andalucía por décimo quinta vez. El campeonato se celebró entre las fechas del 18 de junio y el 30 de julio. Tomaron parte en esta edición El Sevilla, Betis Balompié, Rácing de Córdoba y Malacitano.
El Sevilla empató a dos con el Betis en Nervión y a cero goles en el Patronato. Al Rácing de Córdoba le ganó por 3-0 en Nervión y empató a tres goles en el Stadium de Córdoba y contra el malacitano victoria del Sevilla en Nervión por 4-0 y también victoria en el campo malagueño de El Carmen por 1-2.
El Sevilla se proclamó campeón sin perder un solo partido.
En la Copa de España tan solo se pudo pasar una eliminatoria al vencer al Real Oviedo por 4-1 en Sevilla y 3-3 en el campo de Buenavista ovetense. En la siguiente eliminatoria el Athlétic de Bilbao gana en Nervión por 2-1 y en San Mamé por 5-1.
La única alegría que deparó la temporada para los aficionados sevillistas fue el que el equipo amateur jugase la final del Campeonato de España, tras eliminar al Eldense y el Ovetense se plantó en la final disputada en Barcelona, donde el Sevilla perdió por 1-0 frente al Erandio. El Sevilla amateur alineó en esa final a: Pepe Guillamón, Carreras, Ocañita, Alcázar, Martín, Fernández, Bastos, Tejada, Alfaro, Cortón y Ufano.




 

 

 

HECHOS DESTACABLES EN LA CIUDAD DE SEVILLA

1.928.- El comentario generalizado en la ciudad es el aspecto que presenta Sevilla, es algo así como una gigantesca obra, los preparativos de la ciudad de cara al gran evento de la Exposición Universal de 1.929 hace que los sevillanos tengan que sufrir multitud de calles levantadas y obras por doquier. En Semana Santa llovió tanto el Jueves Santo que la Esperanza de Triana no pudo hacer su estación de penitencia, el "problema" se solucionó con la salida de esta hermandad el Viernes Santo.

1.929.- El día 9 de mayo se inaugura solemnemente la Exposición Iberoamericana de Sevilla (llamada mas tarde Exposición Universal al dar cabida en ella a naciones de los 5 continentes). La inauguración oficial se realiza con enorme parafernalia y el encargado de tal inauguración es el Rey de España D. Alfonso XIII. En el aeródromo de Tablada ocurre un grave accidente al precipitarse al suelo un avión militar falleciendo los dos capitanes que conducían la nave. El día 1 de Junio muere Aníbal González que en su calidad de arquitecto había proyectado espléndidos edificios para Sevilla. Un anuncio llamaba la atención del momento: se podía adquirir un magnifico aspirador eléctrico pagando a dita por una peseta diaria.

1930.- El 20 de Mayo todos los sevillanos dirigian sus miradas al cielo de Sevilla, la ciudad estaba siendo sobrevolada por el dirigible germano Graff Zeppelin, se pretendía montar una línea que uniera con esos dirigibles Sevilla y Buenos Aires, al final el proyecto no llegó a realizarse. El Ayuntamiento emprende numerosas obras para ensanchar varias calles siendo La Campana, Santo Tomás, la Puerta de Jerez y Mateos Gago las primeras en comenzar las obras. Se produce un atraco a mano armada en la Venta de la Salud.

1.931.- Estalla en España la República y el 14 de Abril es sustituida en la Diputación la bandera de España por la bandera por la republicana. De la cárcel del Populo son liberados todos los presos, se producen alaracas y manifestaciones por doquier y el monumento a la Inmaculada, el Palacio Arzobispal y la Giralda son apedreados por los revoltosos. El día 2 de Marzo muere Sor Angela de la Cruz.

1.932.- Los conflictos socio-políticos van en aumento, los alborotadores queman varias iglesias, una de las mas afectadas la de San Julian donde resulta totalmente quemada la imagen de la Virgen de la Hiniesta. Se suspenden las procesiones de Semana Santa, la única hermandad que no acepta la suspensión y sale para hacer la estación de penitencia es la cofradía de la Estrella la cual sufre diversos atentados durante su recorrido. La hambruna hacía estragos en Sevilla, mas de 3.500 personas acudian diariamente a la Asociación Sevillana de Caridad para obtener alimentos. En el edificio de la Diputación es izada la bandera de Andalucía.

1.933.- Los hermanos Alvarez Quinteros llegan a Sevilla para participar en la Cabalgata de Reyes Magos. Continuan las huelgas casi a diario por las calles de la ciudad. Se podia contar con los dedos de una mano los días que no había huelgas en las calles, todos los oficios y casi todas las empresas sufrieron las consecuencias de los paros. Se inaugura el puente que une a Sevilla con San Juan de Aznalfarache.