capítulo 17
capítulo 18
capítulo 19
capítulo 20
capítulo 21
capítulo 22
capítulo 23
capítulo 24
capítulo 25
capítulo 26
capítulo 27
capítulo 28
capítulo 29
capítulo 30
capítulo 31
capítulo 32
capítulo 33
capítulo 34
capítulo 35
capítulo 36
capítulo 37

 CAPÍTULO 6. La segunda Copa (1939)

Aun estaba fresca la sangre perdida absurdamente por los españoles en la recién terminada guerra civil. El 1º de Abril de 1.939 por fin termina la guerra, y a renglón seguido comienza la única competición oficial, al estar demasiado avanzado el año no pudo iniciarse la Liga, pero si se organizó la Copa que se denominaría desde entonces y por espacio de 37 años Copa de S.E. El Generalísimo, otra absurda medida porque la denominación correcta debió ser siempre la de Copa de España. Durante los tres años que estuvieron suspendidas las competiciones oficiales, el Sevilla, merced a la rapidez de la conquista de Sevilla por las tropas de Franco, comenzó a jugar numerosos partidos de carácter amistoso, con lo cual no perdió mucho el ritmo de las competiciones. Desde octubre de 1.936 a Julio de 1.937 el Sevilla jugó 34 partidos todos amistosos, de ellos ganó 28, empató 2 y solo perdió 4. En esta etapa surgen nuevos jugadores como Raimundo que llegaría a marcar 34 goles, Pepillo, Cayuso o Vidal que luego jugarían numerosos partidos en competiciones oficiales, principalmente los tres primeros. Desde agosto de 1.937 a diciembre de 1.938, juega el Sevilla otros 32 encuentros, ganando de ellos 17, empatando 8 y perdiendo 7. Pulsa aquí para ver las referencias al Sevilla Fútbol Club en años de Guerra.

El 29 de Abril de 1.938, sucede en el Sevilla otro acontecimiento digno de mencionar en esta historia, Don Ramón Sánchez Pizjuan firma las escrituras de compra de los terrenos de Nervión que hasta entonces tenía el Club en alquiler, las escrituras se firmen ante el ilustre notario D. José Balbuena Montoro, al acuerdo de compra-venta se había llegado con su anterior propietario D. Pablo Armero y Castrillo, acuerdo concertado en Noviembre de 1937.

Estando aún calientes los rescoldos de la guerra, se organiza la primera Copa del Generalísimo. Para acceder a dicho torneo, el Sevilla tuvo que jugar previamente una competición regional, junto al Cádiz, Jerez, Ceuta y Betis, donde se clasificaban los dos primeros. En esta fase regional, el Sevilla se impuso al Betis por 2 a 0 en el partido de ida, y en la vuelta gano el Betis 1 a 0. La derrota del Betis por 3 a 0 ante el Ceuta propició que Sevilla y Betis quedasen empatados en la cabeza de la tabla, quedando Campeón en Sevilla por mejor gol average. El Betis no se conformo con aplicar esta norma, pese a que así estaba establecida, ambos estaban clasificados para jugar la Copa, pero "el Prurito" de quien era el campeón también valía, y el Sevilla no tuvo inconveniente en jugar un nuevo partido contra el Betis para dejar claro el tema. Este partido lo gana nuevamente el Sevilla por 2 a 0, y los béticos tuvieron que asumir su condición de subcampeones.

En los cuartos de final, el Sevilla se enfrenta al Atco. Aviación Nacional (nombre que tomó el Atlétic de Madrid). En el partido jugado en Madrid, ganan los colchoneros por dos tantos a cero. En la vuelta comienzan marcando los madrileños por mediación de Vázquez, pero cuando parecía irremisible la eliminación del Sevilla, Raimundo (con dos goles) y Berrocal (con otros dos) eliminan a los capitalinos, y los jugadores del Sevilla son sacados a hombros por los aficionados del estadio de Nervión.

En semifinales, el Sevilla se enfrenta al Deportivo Alavés, donde jugaba el exsevillista Fede. El primer partido se juega en Nervión, el 11 de Junio de 1939. Gana el Sevilla por 6 a 5, marcando Pepillo tres goles, Campanal dos y Berrocal uno. En la vuelta, jugada en Vitoria, se produce un empate a uno, siendo Berrocal el autor del gol sevillista.

Y llega la gran final. El trabajo realizado por el Sevilla, durante la guerra civil, buscando nuevos valores comenzaba a dar sus frutos. En la final, el Sevilla se enfrenta al Rácing de Ferrol, que había eliminado a la selección de Asturias y a la Real Sociedad, quienes habían sido vencidos por 3 a 1 y 0 a 0 respectivamente. La final se juega en el estadio de Montjuic el 25 de junio del 1939. El campo barcelonés registra una gran entrada. En el palco de honor se encontraba el General Moscardó, en el que había delegado Franco por su doble condición de ser brazo derecho del jefe del estado y delegado nacional de deportes.

La expectación estaba servida. Pepe Brand era el entrenador del Sevilla en esos momentos. En un principio se pensó por parte de todos los aficionados que el partido final iba a estar mas igualado debido en parte a la buena trayectoria del equipo gallego en las eliminatorias anteriores y a que en esos momentos la plantilla ferrolana contaba con muy buenos jugadores, pero no hubo color. Al comienzo de la guerra el Sevilla militaba en primera división, mientras que el Ferrol lo hacía junto con el Deportivo de la Coruña en segunda, pero tras tres años de inactividad todo podría ocurrir.

Al Sevilla se le puso muy pronto el partido de cara puesto que a los 5 minutos de comenzar Raimundo recibe un certero pase de Campanal y establece el 1-0, un cuarto de hora después y con el Sevilla volcado sobre la portería ferrolana llega el 2-0 obra de Campanal, un minuto después la eliminatoria pudo quedar sentenciada al marcar nuevamente Campanal el tercero, pero increíblemente el colegiado Sr. Arribas lo anula. Por la cabeza de mas de un aficionado pasó en esos momentos los pensamientos en cuanto a que podría haber cierta preferencia arbitral debido a las connotaciones políticas que podría conllevar en esos momentos enfrentarte al equipo titular del lugar de nacimiento del General Franco. Las dudas se despejaron en el minuto 27 al marcar de nuevo Campanal el 3-0 en un chup desde mas de 30 metros de distancia, ahora si permitiendose que subiese al marcador y la eliminatoria estaba prácticamente solventada. El público se lo estaba pasando de escándalo por el gran juego que desarrollaba el Sevilla y la buena dosis de goles que estaban viendo. La casi totalidad de los asistentes eran catalanes, debido a que recién terminada la guerra los desplazamientos eran bastante complicados, tanto para los sevillistas como para los ferrolanos. Se cuenta en la historia de este partido que fue el primer encuentro de fútbol que se radiaba en España, según las noticias que se tienen fue Radio Barcelona la emisora que lo retransmitió aunque no se sabe a ciencias cierta si dicha retransmisión pudo escucharse en Sevilla.
Aun en la primera parte Raimundo en el minuto 37 y Torrontegui en el 41, dejarían el marcador en un claro 5-0, sin paliativos.
En la segunda mitad el Sevilla sale un tanto relajado, por la claridad del marcador, el Ferrol toma un poco de oxigeno y merced a dos goles de Silvosa (uno de penalti inexistente) acorta distancias, el Sevilla recompone la situación y en el minuto 62, Campanal resuelve una melé ante el meta ferrolano Alberty y marca el sexto sentenciando el partido, ya con el 6-2, el Sevilla solo tiene que retener el balón y esperar el final del mismo.

El Sevilla presentó en este encuentro la siguiente alineación: Bueno, Cayuso, Villalonga, Torrontegui, Felix, Leoncito, López, Pepillo, Campanal, Raimundo y Berrocal. En esta Copa se inició el caminar victorioso de posiblemente la mejor delantera que ha tenido el Sevilla en toda su historia y fue bautizada con el popular nombre de la delantera de los Stukas en semejanza a los mortíferos aviones alemanes que años después devastarían ciudades completas en la Segunda Guerra Mundial.

De esta Copa ganada brillantemente por el Sevilla, se cuentan innumerables anécdotas, algunos ejemplos son el que antes del comienzo del choque los jugadores de uno y otro equipo tuvieron que saludar con el brazo en alto al estilo fascista a los sones de la composición musical emanada de la guerra; el Oriamendi así como el himno nacional, también hubo una ofrenda floral por los soldados muertos en la contienda.
El capitán del Sevilla Guillermo Campanal recibió ante los aplausos de los aficionados la 1ª Copa del Generalísimo (segunda de España tras la lograda por el Sevilla en 1.935) de las manos del General Moscardó.

En el mismo vestuario el presidente del Sevilla D. Ramón Sánchez Pizjuan comunicó a los jugadores que recibirían al comienzo de la siguiente temporada una suculenta prima consistente en 500 pesetas por barba, los jugadores deseosos de festejar la consecución de tal galardón pidieron a D. Ramón Sánchez Pizjuan un pequeño adelanto para celebrar una suculenta cena en el Hotel Ritz de la capital catalana que era donde se hospedaban, el presidente accedió al ágape y fue también invitado el propio General Moscardó.

La llegada a Sevilla fue apoteósica, el clamor popular se desataba por todos los lugares que pasaba el autocar que trasladaba a los jugadores hasta nuestra capital, dicho autocar de fabricación belga y de la marca Minerva había sido adquirido por el Sevilla al comienzo de la década de los años 30 y ya tenía en su haber dos Copas de España.
En Sevilla fueron recibidos por el alcalde de la ciudad D. Torcuato Luca de Tena y el capitán sevillista hizo entrega a la primera autoridad del trofeo obtenido, se cuenta en la historia que también aquí en la ciudad se produjo otra anécdota, se había habilitado a prisas y corriendo una tarima para que allí se situaran los jugadores para recibir los aplausos de los sevillanos, los carpinteros trabajaron a destajo para ultimar dicha tarima y después no fue usada puesto que los jugadores llegaron todos montados en el techo del autobús, recorriendo el camino desde la Puerta de Jerez hasta el Ayuntamiento en ese lugar, desde allí recibieron los vítores y aplausos de los sevillanos, así como los acordes musicales que interpretaban los miembros de la Banda Municipal.

Sevilla se había convertido en pocos días el centro de atención del fútbol nacional, primero con la celebración de un partido internacional entre las selecciones de Lisboa y Sevilla que se jugó el día 7 de Mayo de 1.939 con motivo de la celebración del fin de la guerra de España, dicho encuentro lo ganaron los sevillanos por 5-1, con dos goles de Campanal, otros dos de Torrentegui y el quinto de Raimundo. Se dio la circunstancia que de los 11 jugadores de la Selección Sevillana, 9 eran jugadores del Sevilla y 2 del Betis.

HECHOS DESTACABLES EN LA CIUDAD DE SEVILLA

- El 1º de Abril de 1.939, por fin termina la Guerra Civil

- Visita Sevilla el ministro de asuntos exteriores del fascio italiano, Galeazzo Ciano el cual es recibido en olor de multitud, el conde Ciano estaba casado con Edda la hija de Musolini.

- Se celebra en Sevilla lo que sería mas tarde y durante muchos años conocidos como el desfile de la Victoria. Se desfila en el Paseo de la Palmera y asiste Franco al mismo.

- Se funda la cofradía de la Paz en la Iglesia de san Sebastián

- El 18 de Julio, se homenajea en el Salón Colon del ayuntamiento hispalense al General Queipo de Llano

- Se reanuda de nuevo la Romería del Rocío, tras dos años de suspensión por la contienda civil

- Es la 2ª vez que hace el camino la hermandad del Rocío de Triana que se había fundado en 1.936, año que hizo su primera salida

- El 7 de Mayo, sale por las calles de Sevilla en Acción de Gracia, Ntro. Padre Jesús del Gran Poder con motivo del fin de la Guerra

- Visita Sevilla el ministro de interior D. Ramón Serrano Suñer haciendo una visita a la Esperanza de la Macarena en la iglesia de la Anunciación.

- En la Plaza de España el día 7 de Abril, se imponen medallas de méritos de guerra a varios oficiales y soldados del ejercito


- En la finca de Pino Montano se celebra una corrida de toros donde intervienen: los hermanos Bienvenida y José Ignacio Sánchez Mejias

- El día 16 de Abril, sale también en Acción de Gracia por el fin de la guerra la Virgen de los Reyes, curiosamente sin palio.

- Franco asiste a una corrida de toros en la Real Maestranza donde torean, Chicuelo, Pascual Márquez y Juan Belmonte.