capítulo 17
capítulo 18
capítulo 19
capítulo 20
capítulo 21
capítulo 22
capítulo 23
capítulo 24
capítulo 25
capítulo 26
capítulo 27
capítulo 28
capítulo 29
capítulo 30
capítulo 31
capítulo 32
capítulo 33
capítulo 34
capítulo 35
capítulo 36
capítulo 37

 CAPÍTULO 7. Los Stuka a escena (1939 - 1945)

La consecución por parte del Sevilla F.C. de la primera Copa de S.E. el Generalísimo fue sin duda un punto de inflexión para el devenir de la historia de este club, sin que por ello quite ni un ápice de importancia a la consecución de la Copa de 1.935. Tras tres largos años de contienda civil había que hacer muchos equilibrios para volver a escena y además con la fuerza arrolladora que lo haría el Sevilla Fútbol Club.

Sin duda los que pensaron que para el club blanco comenzaba una época de "vacas gordas" no se equivocaron, no en balde tras esa ingrata guerra llegarían los mejores triunfos del Sevilla. Aun hoy día ya traspasado el pórtico de entrada del siglo XXI, se encuentra uno con algunos aficionados que añoran aquellos años que vivieron de un Sevilla floreciente y en la cresta del fútbol nacional. Por ley de vida cada vez son menos estos aficionados, pero los que vivieron esos años se les llena la boca contando las maravillas deportivas de los Alconero, Félix, Mateo o de la delantera stuka, sin olvidarse por supuesto de las cualidades de los Busto, Joaquín y Villalonga (llamado también Diego Valor, por su forma de interpretar el fútbol).

En esa época que va desde la consecución de la segunda Copa de España (denominaba por mor del regímen dominante, Copa de S.E.el Generalísimo) y la llegada del primer y único Campeonato de Liga para el Sevilla pasaron tan solo seis temporadas. Seis temporadas en donde el Sevilla se codeo con los mejores equipos de España y posiblemente de Europa, aunque esto nunca lleguemos a saberlo, por la escasez de enfrentamientos internacionales, en parte debido a que la historia había deparado la continuidad del armisticio en otros frentes, primero europeos y más tarde con todo el mundo implicado en la contienda. La historia (muy caprichosa a veces) hace coincidir el principio de la guerra civil con el logro de la primera Copa de España para el Sevilla, y el final de nuestra guerra y el principio de la segunda mundial con la consecución de nuestra segunda Copa, pero ahí no quedaría esa caprichosa coincidencia, porque el final de la contienda continental también coincide con la consecución de primer y hasta el momento único Campeonato de Liga en la temporada 45-46.

Tal como dice él titulo de este capitulo, irrumpen en escena para deleite del Sevilla y los sevillistas un sexteto de autentico lujo, no podemos olvidar que los Stuka, no eran cinco, sino seis, unas veces eran López, Pepillo, Campanal, Raimundo y Berrocal y otras el polivalente Torrontegui ocupaba el puesto de Pepillo, para formar el quinteto López, Torrontegui, Campanal, Raimundo y Berrocal, se podrá discutir que los verdaderos "stuka" eran los primeros, pero hay quien mantiene que más bien eran los segundos, de cualquier forma, al ser todos grandes jugadores, no debemos entrar en esa discusiones menores que no nos llevarían a ningún lado.

¿De donde viene el nombre de stuka?, Esta pregunta no se le puede hacer a nadie que se precie de ser sevillista y no obtenga una rápida respuesta: el nombre stuka es tomado del nombre de los aviones alemanes que marcaban en esos años la supremacía y el dominio del espacio aéreo europeo y que devoraban desde el aire, unas veces a otros aviones y las más arrasaban a ciudades completas con sus mortíferos bombardeos. Resulta un tanto anacrónico que, a la sin duda mejor delantera del Sevilla de todos los tiempos le pusieran un nombre tan bélico, pero es que el ambiente de guerra que se vivía, unido a las manías de la identificación del fútbol con artilugios de guerra, siempre a existido, piensen por ejemplo en las palabras "artilleros" "delantero pancer" "cañoncito Scotta" "el delantero fusiló al portero" etc. siempre han sido expresiones comunes.

Todos los entrenadores del mundo dicen (no sé si también lo piensan) que un equipo no lo componen, ni la delantera, ni la media, ni la defensa, ni el portero; es sin duda un conjunto de puestos y hombres, escribo esto porque si hay que reconocer como así lo hacemos que la delantera "stuka" fue la mejor delantera del Sevilla en toda su larga historia, no debemos olvidar ni al portero, ni a una defensa de ensueño con Joaquín (el de Alcalá de Guadaira) y Diego Villalonga (el de Utrera) o una media como la que formaban Alconero, Félix y Mateo. Fueron años de autentico lujazo, se mirase el equipo por donde se mirase.

Son seis temporadas donde se consiguen una Copa, una Liga, dos subcampeonatos de Liga y un honroso tercer puesto, ahí es nada.

Aparte de la Copa conseguida en el 39, la Liga conseguida en la 45-46, en la temporada 39-40 el Sevilla consigue el subcampeonato a un solo punto del protegido del régimen, el Atlético Aviación y para más inri consiguiendo 17 goles más que este; y en la 42-43 a tres puntos del campeón, que lo fue el Athletic de Bilbao. En la 40-41 se dieron los resultados que quedarían grabados en las mentes de los aficionados sevillistas. No era para menos si tenemos en cuenta que el Sevilla le gana al Barcelona por el memorable resultado de 11-1, que motivó improvisar un nuevo número en el marcador, en la misma temporada el Sevilla le gana al Valencia por 10-3 (record de goles marcados en un solo partido) si exceptuamos el famoso 22-0 del año 18 frente al Betis.

Prácticamente en esas seis temporadas solo contaban los éxitos del Sevilla como representante andaluz en la máxima categoría ya que la aparición esporádica del Betis en la temporadas 39-40 y 42-43, fue realmente efímera y aunque había otro andaluz que si acompañaba al Sevilla en primera, el Granada casi siempre caminaba por los lugares bajos de la tabla clasificatoria.

En la temporada 42-43, aparte de la consecución del subcampeonato ya comentado los sevillistas recibieron muchos alegrones por el buen fútbol que practicaba el equipo y por las amplias victorias sobre el "eterno rival" que se saldaron con un rotundo 2-5 en Heliópolis y un aún más rotundo 5-0 en Nervión.

La historia comenta que el Sevilla había partido con ventaja tras la guerra, ya que muchos equipos no pudieron reorganizarse tras la contienda como el caso del Real Oviedo, porque su estadio fue totalmente destruido por los bombardeos (su sitio fue ocupado por el Osasuna), mientras que el paso de la guerra fue tan rápido en Sevilla capital que el equipo sevillista, aparte de perder pocos elementos en la contienda, dos hombres de la casa el exjugador Brand y el directivo Antonio Sánchez Ramos, se dedicaron a buscar nuevos valores para cuando se reanudaran las competiciones estar debidamente preparados, tal como así ocurrió. Ya en la temporada 39-40, el Sevilla cuenta con un gran portero tal es el caso de José Guillamón (hermano mayor de Fernando) que después sería figura en el Sevilla, una defensa contundente con Joaquín por la derecha y Villalonga por la izquierda, se dice de ellos que formaban un muro impenetrable. Una medular con Torrontegui, Félix y Alcázar y delante los Stuka con López, Pepillo, Campanal, Raimundo y Berrocal. Esa primera temporada tras la reanudación, el Sevilla pierde el campeonato en el último partido, tenía que ganar al Hércules en Alicante y solo empató, mientras que el Atlético Aviación ganaba su partido en Madrid frente al Valencia. En la Copa de España el Sevilla apea al Betis al ganar por 0-3, en Heliópolis y se relajó en demasía en la vuelta en Nervión lo que propició que el Betis ganara por 2-3, de cualquier forma insuficiente para apearnos del torneo del k.o.


La temporada siguiente la 40-41 es la ya comentada con las sonadas goleadas a Barcelona y Valencia, los delanteros del Sevilla hacían goles como churros y la prueba estuvo en que aparte de esos abultados resultados el Sevilla goleó también al Hércules (8-3), Oviedo (0-4) en Asturias y Zaragoza (0-3) en Aragón, incluso al poderosísimo Real Madrid se le ganó en Nervión por 5-4. Esa temporada los aficionados acudían al fútbol, no haciendo las cuentas sobre si se iba a ganar o no, las cuentas eran únicamente cuantos goles se le iban a marcar al rival de turno.

También en la temporada siguiente la 41-42 hubo goleadas; 10-0 al Real Oviedo, 7-2 al Hércules, aunque al final se fue bajando el listón y los Alconero, Mateo, Eguiluz y los Stuka no pasaron de un modesto sexto puesto.
La temporada 42-43 quedaría marcada en la historia del Club por la marcha de Ramón Sánchez Pizjuan (sin duda el mejor presidente de la historia) a la Federación Española de Fútbol para ocupar un alto cargo en la Nacional. Sánchez Pizjuan dejó el club no obstante en buenas manos; en las de Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas, el Marqués de Contadero, Don Ramón pensó que desde Madrid podría seguir prestando buenos servicios al fútbol sevillano y al fútbol andaluz como así sucedió. También en el banquillo se producen cambios y este es ocupado por el irlandés Patricio O, Connell que ocho años antes había hecho campeón de Liga al Betis. Se consigue en esta temporada el subcampeonato y se había incorporado al equipo el gran guardameta vasco José María Busto.
La 43-44, está marcada por la llegada al Sevilla del que luego se denominaría "el niño de oro" el gran Juanito Arza que daría muchísimas tardes de lustro y gloria al equipo sevillista. Por el contrario cuelga las botas el legendario Torrontegui, quizás lo peor de la temporada fue "el mal ojo clínico-deportivo" del entrenador irlandés que envía cedido al gran Araujo al Jerez Deportivo con una frase que se hizo famosa, por su error gramatical y deportivo: " Orujo no bueno".

Pese a la obtención del subcampeonato O,Connell no continuó en el Sevilla, su puesto fue ocupado por Ramón Encinas. Este entrenador se ocupó durante esta temporada a transformar el equipo ya que se estaba agotando al tener entre sus filas a buenos jugadores pero ya de vuelta para la práctica del fútbol. Por aquellos tiempos comienza a requerirse más preparación y sangre joven, fue sin duda una temporada de transición, quedando el Sevilla en el lugar décimo de la tabla, pero preparado para dar el salto final al campeonato a la temporada siguiente. En la Copa del Generalísimo el Valencia nos apeó de la competición.

HECHOS DESTACABLES EN LA CIUDAD DE SEVILLA

- 1.939.- Multitudinaria manifestación de protesta en Sevilla, por la no admisión de España como miembro de la ONU.

- 1.939.- Las colas para retirar las cartillas de racionamientos eran diarias y numerosas, comenzaban los años de la hambruna

- 1.939.- Se da el primer pregón de la Semana Santa, tras la guerra. El autor Federico García Sanchiz transforma el pregón religioso en una arenga política lo que produce numerosas protestas por parte de los "capillitas"

- 1.939.- Manuel Rodríguez "Manolete" toma la alternativa en la Real Maestranza de Caballería

- 1.939.- Franco promete en Sevilla la construcción de un canal denominado Sevilla-Bonanza de 160 kilómetros de largo que iría desde Peñaflor a Trebujena y que regaría 75.000 hectáreas de cultivos

- 1.940.- El Cardenal Segura era paseado muy a menudo en andas por las calles de Sevilla, era una estampa insolita

- 1.940.- Se produce una gran riada que sufre casi toda Sevilla, Triana al completo es anegada así como parte del centro y muchos alrededores.

- 1.941.- Explota el polvorín en el Cerro del Aguila, numerosas casas se vieron afectadas y cuatro de ellas totalmente destruidas.

- 1.941.- Toca el Gordo de Navidad en Sevilla, el premio 500.000 pesetas y casi todo cae en la fábrica de tabacos.

- 1.942.- Los productos alimenticios comienzan a subir y a tomar unos precios casi insalvables para los débiles bolsillos. 5,85 el kilo de boquerones, 4,85 el de brecas, 4 Ptas. el de calamares, 6,80 el de pez espada y 4,85 el de cazón.

- 1.943.- También suben los taxis la bajada de bandera cuesta 0,60 y 0,20 por cada 333 metros recorridos, con una carrera mínima de 5 pesetas.