COPA DE LA UEFA. (1ª Eliminatoria. Partido de Vuelta)


RED BULL SALZBURGO 0- SEVILLA FC 2
Salzburgo, 2 de Octubre de 2008. 20.45.- horas. La Sexta. Estadio Wals-Siezenheim de Salzburgo, que registró lleno, unos 30.500 espectadores.

ALINEACIONES:

 SALZBURGO: Ochs, Bodnar, Opdam, Sekagya, Gercagliu; Tchoyi, Kovac, Jezek, Nelisse (Janocko, min.73); Zickler (Ngwat Mahop, m.65) y Janko.
SEVILLA FC: Palop;Crespo, Escudé, Squillaci, Fernando Navarro; Duscher, Romaric, Navas (Acosta, min.61), Adriano (De Mul, min.80) , Renato; Kanouté (Chevanton, min.71).

ÁRBITRO:
Nikolai Ivanov (Rusia). Mostró tarjeta amarilla a los sevillistas Escudé (34') y Crespo (54'), y a Sekagya (57') y Janko (73'), del Salzburgo.

GOLES:

0-1: min.38. Adriano hace una espectacular internada por la izquierda y su centro medido lo controla perfectamente Kanouté que por bajo y esquinado marca un gran gol.
0-2: min. 58. Kanouté es objeto de claro penalti, que lanza el propio Kanouté a la izquierda del portero.

INCIDENCIAS:(Crónica completa de la página Web del Sevilla FC)
SOBERBIA PARTITURA EN LA CIUDAD DE MOZART

La solidez defensiva de los nervionenses es incontestable. La táctica de asegurar atrás y sentenciar con la pegada volvió a funcionar. Kanouté, que hizo doblete, encarriló la eliminatoria con una maravilla de gol

La moqueta no invitaba al optimismo, o al menos al triunfo fácil. Una superficie tan anómala tenía pinta de pasar factura. El Salzburgo salió pegando bocados espoleados por su gente ante unos nervionenses algo desconcertados con el piso en el que les tocaba desenvolverse. Pero la solidez de este equipo está forjada para superar las peores pruebas y la defensa, una vez más, volvió a mostrase intratable. Los locales achucharon hasta el ecuador del primer acto, cierto, pero ni siquiera llegaron a disponer de una ocasión franca de gol. La muralla resistía los ataques y cuando los de Jiménez dieron un tímido paso adelante se acabó la historia. Avisó Navas, que estaba haciendo un gran partido, en una contra bien montada por Romaric y Renato y sentenció Kanouté con una obra maestra sólo a la altura de los selectos miembros del club de los más grandes, del que él es socio de pleno derecho.

Adriano se fue como una moto por la siniestra, dejó sentado a su par con un recorte hacia adentro y la puso en la frontal con un pase demasiado fuerte, aunque nada que Kanouté no pudiera solucionar. El espigado delantero amortiguó el cuero con una maravillosa maniobra y se la cruzó a Ochs sin que este se diera cuenta de la centelleante acción, no por veloz privada de suma elegancia. Ahí terminó el choque de todas, todas, porque si el Salzburgo había sido incapaz de poner cerco con contundencia al arco de Palop con la moral de la remontada dándole alas, sabiendo que tenía que hacer cuatro para pasar a la siguiente ronda inconscientemente dejó de creer en el milagro.

En la segunda parte, con espacios, el Sevilla comenzó a disfrutar de ocasiones desde el comienzo, con un Navas muy activo y un Renato tremendamente clarividente en la mediapunta. Navas y Adriano tuvieron el tanto en sus botas pero fue de nuevo Kanouté quien amplió el marcador, esta vez desde los once metros, después de ser él mismo objeto de un claro penalti, cuando recepcionaba un virtuoso taconazo de Navas que le había dejado solo.

Después del segundo el resultado no se movió, a pesar de que pudo haber acabado el encuentro en goleada. La exhibición del Sevilla fue absoluta y sobre todo hizo buena la fórmula de Jiménez. Solidez suprema atrás y esperar a que definan arriba los cracks con los que cuenta el equipo. El partido de los nervionenses fue de libro, un repaso sin paliativos que da razón a un técnico que se reafirma con buenos resultados y sobre todo que ha conseguido dar al Sevilla robustez y tenacidad en la retaguardia, ese aire, en definitiva, de plena seguridad que se había perdido la pasada campaña. Para terminar esta crónica, un dato acompañado de una pregunta: con el de esta noche el Sevilla encadena cinco partidos sin encajar un gol. ¿Desde cuándo no ocurría esto?

 

 

 


 

       
       
       
       
       
       
       
       
       
       

VOLVER A COMPETICIONES CONTINENTALES