CHAMPIONS LEAGUE. (1º Partido de Liguilla)

SEVILLA FC 2 - UNIREA URZINECI 0
Sevilla, miercoles, 16 de Septiembre de 2009. 20.45 hora Estadio Sánchez Pizjuan. 35.000 espectadores

ALINEACIONES:

SEVILLA FC: Palop; Sergio Sánchez, Squillaci, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Zokora (Lolo, 76), Renato, Diego Capel (Perotti, 54); Luis Fabiano y Kanouté (Negredo, 62).
UNIREA URZICENI: Arlauskis; Maftei, Mehmedovic, Galamaz, Brandán; Frundza, Ricardo Vilana (Onofras, 80), Balan (Paraschiv, 64), Varga (Semedo, 72); Apostol y Bilasco.
ÁRBITRO: Matteo Trefoloni, italiano. Amonestó al local Zokora y a los visitantes Mehmedovic, Frunza, Maftei y Galamaz.


GOLES:

1-0: min.46. Zurdazo tremendo de Luís Fabiano al borde del área que hace imposible la estirada del meta rumano.
2-0: min.70. Luís Fabiano de cabeza envía a Renato que prolonga hasta dentro de la portería rumana

 

Titulares de prensa:
MUCHODEPORTE: Efectividad que no brillantez.
MARCA: La conexión brasileña derriba el muro.
DIARIO DE SEVILLA: Goles, puntos y millones.
ABC:Más ((fabuloso)) que nunca.
ESTADIO DEPORTIVO: Luís Fabiano y Renato colocan al Sevilla líder.
AS: Luisfa sigue de fiesta.
EL DESMARQUE: Lo que diga Luís Fabiano.
CORREO DE ANDALUCÍA: Con este Luís Fabiano, cualquier cosa es posible.

INCIDENCIAS:(Crónica completa de la página Web del Sevilla FC)

CON PACIENCIA Y LA CALIDAD DE LUIS FABIANO CAYÓ LA MURALLA

El Sevilla supo leer el partido que le planteó el Unirea, muy defensivo. No perdió los nervios y aprovechó su oportunidad para golpear. Luis Fabiano, sublime, abrió la lata con un golazo. Renato hizo el segundo

El Sevilla ha comenzado la Liga de Campeones con buen pie, imponiéndose con autoridad al modesto Unirea Uriziceni, que sin embargo vendió bien cara su piel. Como bien dijo su técnico Dam Petrescu en la previa, los rumanos no vinieron a Nervión para intercambiar camisetas y en la primera parte plantearon un complejo sistema defensivo, que forzó a los hispalenses a sacar lo mejor de sí. Lo más positivo fue que el equipo ni la grada desesperaron, con un Renato clarividente como siempre y los puntas bajando mucho a recibir, se le dio movilidad al cuero hasta que al filo del descuento se produjo el fallo visitante. Un pase atrás de Renato desde la línea de fondo, lo cazó en la frontal Luis Fabiano y lo puso dentro con un zurdazo selecto e inapelable. Ahí acabaron las esperanzas del Unirea, porque en la segunda parte, obligado por el marcador, tuvo que salir de su campo y con espacios el Sevilla jugó a placer. Renato hizo el segundo, pero pudieron ser muchos más.

El gol de Luis Fabiano fue soberbio y verdaderamente necesario, porque el Unirea hizo un trabajo defensivo excepcional. Con una línea de cuatro atrás, Ricardo Vilana de libre y otra línea de cuatro poco más adelante, los rumanos no dejaban espacios e impedían las situaciones de uno contra uno. Petrescu había trabajado muy bien el encuentro y la tremenda motivación del rival se notaba en cada lance. Pero el Sevilla, lejos dedesesperarse, supo tener paciencia, apoyado por un público que tampoco se puso nervioso. El poderío de Zokora daba seguridad para evitar contras, mientras que Renato de un lado para otro buscaba dar movimiento a la bola. Ése era el objetivo, cansar al contrario hasta que cometieran un error. Poco a poco los nervionenses fueron entrando al área, aunque los pocos disparos que se efectuaban se perdían en el mar de piernas de los visitantes. Cuando parecía que llegaba el descanso apareció la magia de Luis Fabiano. Renato desde la línea de fondo, escorado a la izquierda, la puso atrás y Luis Fabiano tal como le venía le pegó de zurda, ajustando el cuero al palo siniestrlo de Arlauskis.

El maravilloso tanto de Luis Fabiano desconcertó a los rumanos, por su gran valor psicológico. En el segundo periodo se cumplió el guión esperado. El Unirea dio un paso para adelante. Mantuvo su línea férrea de cuatro atrás con Vilana más adelanto, pero deshizo la otra línea de cuatro. Los espacios hicieron sentirse al Sevilla más cómodo. Zokora se mostró colosal cortando todo, Renato era el que tenía la llave y el empuje nervionense por los extremos, tanto por parte de Capel como Navas se tradujeron en más ocasiones. El cambio de Perotti por Capel dio más control aún en el centro al Sevilla, que se gustaba y acariciaba el segundo. El argentino comenzó a sacar córners precisos colmados de veneno, hasta que a 20 del final, en uno de sus saques de esquina, Renato mandó adentro un testarazo corto de Luis Fabiano.

El tercero pudo caer varias veces. Luis Fabiano, sacando todo su repertorio de regates, se dedicó a asociarse con Negredo, que había sustituido a Kanouté. El madrileño lo intentó en varias ocasiones no tuvo suerte, Renato mandó un cuero al póster tras intentarlo varias veces desde fuera... Al final el marcador no se movió, el choque no acabó en goleada porque el Unirea, en cierto modo, trabajó al 120% para evitarlo y el Sevilla no quiso forzar la máquina en el último cuarto de hora.

Las sensaciones esta noche reafirmaron lo que se vio el sábado ante el Zaragoza. No fue fácil el envite, el Unirea vino con las cosas muy claras, con un repliegue claro e intenso, pero el Sevilla se manejó con experiencia y supo esperar su momento. Las sensaciones positivas llegan poco a poco y varios nombres propios tienen parte de culpa. En la defensa parece que hay cuatro laterales muy aptos, porque Sergio Sánchez y Fernando Navarro dijeron presenta alto y claro. La pareja de mediocentros Renato y Zokora está cada vez más consolida. Renato es el arquitecto, se mueve a sus anchas y diseña el traje, mientras Zokora con un despliegue colosal le guarda las espaldas. Y arriba está Luis Fabiano, hoy por hoy el nueve en mayúsculas. Su momento es sublime y el Sevilla parece haberse subido al carro de sus goles. El trayecto se torna ilusionante, también en Champions.






 

       
       
       
       
       
       
       
       
       
       

VOLVER A COMPETICIONES CONTINENTALES