CHAMPIONS LEAGUE. (6º Partido de Liguilla)

SEVILLA FC 1 - GLASGOW RANGERS 0
Sevilla, miercoles, 9 de Diciembre de 2009. 20.45 hora. Sánchez Pizjuan. 40.000 espectadores, de ellos 3.000 escoceses.

ALINEACIONES:

SEVILLA FC: Palop; Konko, Cala, Dragutinovic, Fernando Navarro; Jesús Navas (Koné, m.81), Zokora, Romaric (Duscher, m.74), Diego Capel; Renato y Kanouté (Negredo, m.60).
GLASGOW RANGERS: McGregor; Whittaker, Weir, Bougherra, Papac; Thomson, McCulloch; Beasley (Lafferty, m.46), Davis, Smith (Fleck, m.85); y Miller (Nacho Novo, m.46).

ÁRBITRO: Bertrand Layec (Francia). Amonestó a los visitantes Papac (m.34), Lafferty (m.74) y Boughherra (m.84).

GOLES:

1-0, M.08: Kanouté, de penalti que un defensa le hace a Fernando Navarro en una incursión de éste en el área.

INCIDENCIAS: Partido de la sexta y última jornada en el Grupo G de la Liga de Campeones. Con este resultado el Sevilla se proclama Campeón del grupo y jugará los octavos de final de la champions donde están clasificados:
Sevilla FC, Real Madrid, FC Barcelona, Chelsea, Girondins, Manchester, Arsenal y Fiorentina como Campeones y Milan, Oporto, Inter, Stuttgart, Bayern, CSK de Moscú, Olympique de Lyon y Olympiacos como Subcampeones.
Debutó el jugador Cala procedente del Sevilla Atlético.

Titulares de prensa:
MUCHODEPORTE:
MARCA:
DIARIO DE SEVILLA:
ABC:
ESTADIO DEPORTIVO:
AS:
EL DESMARQUE:
CORREO DE ANDALUCÍA:

INCIDENCIAS:(Crónica completa de la página Web del Sevilla FC)

OBJETIVO CUMPLIDO ANTE UN RANGERS QUE VINO A EVITAR LA GOLEADA

El Sevilla ya está en octavos de la Champions. Se deshizo de su contrario con superioridad, aunque por la mínima de penalti transformado por Kanouté. Los de Glasgow se dedicaron a no encajar goles y sin espacio fue difícil aumentar la cuenta

Había que ganar y el Sevilla cumplió el trámite, sin excesos pero sin sobresaltos para entrar en octavos de final por la puerta grande. Lo cierto es que las palabras de Walter Smith en la previa del choque, en las que aseguraba que el Rangers buscaría el triunfo por orgullo propio cayeron en saco roto. Los escoceses se plantaron atrás con una férrea muralla y los hispalenses supieron abrir las compuertas con varias ocasiones, aunque se llevaron el partido por la mínima, desde los once metros, maestría de Kanouté mediante, gracias al coraje de Fernando Navarro, que forzó la pena máxima tras recuperar el balón.

El propio Sevilla fue de más a menos. Se notan los partidos en las piernas de algunos futbolistas, eso es obvio, más cuando se saca un once de circunstancias que, con todo, estuvo más que a la altura. Cala debutó con un partido impecable en el centro de la zaga, Renato jugó con Kanouté en punta, Capel en la izquierda por Perotti y Romaric tomó con decisión el mando del equipo. El marfileño acabó desfondado pero dio un primer tiempo muy fino. Se ofreció siempre y con precisos envíos largos dio agilidad a los ataques. Precisamente uno de esos envíos al poco de comenzar dejó a Kanouté solo y el malí vio cómo un defensa le sacaba bajo palos el primero.

El dominio aplastante del Sevilla se cristalizó con el primer tanto y ahí el equipo bajó algo las revoluciones, buscando más el tanto desde lejos. Ya en la segunda parte el Rangers no cambió el guión, continuó encerrado como si le valiera perder por la mínima. Y así es muy difícil, obviamente. Jiménez movió el banquillo con Negredo y Duscher, con el fin de dar nuevo aire al equipo. El madrileño tuvo un par de buenas oportunidades, pero fue Navas, desde todos lados, el que se mostró más incisivo, convirtiéndose en el auténtico azote de los locales.

A diez del final Didier Zokora puso el corazón del respetable en un pecho cuando conectó un derechazo tras una contra, que se fue al palo. Impresionante, realmente inconmensurable, lo del mediocentro marfileño. Es más que un pulmón, es el auténtico motor de los hispalenses. Verle correr en el minuto 80 de una forma tan salvaje reporta placer a la vista.

El marcador no se acabó moviendo, de hecho el Rangers se acabó estirando en busca de la igualda. No era, sin embargo, la noche de los escoceses, porque atrás la defensa no dio opciones, con un Drago magistral y un Fernando Navarro que está llamando cada día con más fuerzas a la puertas de la selección. El choque deja buenas sensaciones en muchos futbolistas, aunque es obvio que la dificultad con el gol persiste en los de Jiménez, pese a que en esta ocasión no hay que olvidar que el Rangers se encerró con todo durante los 90 minutos. Lo importante era ganar, por finiquitar el liderato del grupo y por ganar confianza. Y afortunadamente se ha logrado, que es lo que importa.








 

       
       
       
       
       
       
       
       
       
       

VOLVER A COMPETICIONES CONTINENTALES