FASE PREVIA DE LA CHAMPIONS LEAGUE.

SEVILLA FC 3 - SPORTING DE BRAGA 4-

Sevilla, martes 24 de Agosto de 2010. 20.45 hora española. TVE. Estadio Sánchez Pizjuan.

ALINEACIONES:

SEVILLA FC: Palop, Konko (José Carlos, m. 60), Fazio, Escudé, Dabo (Negredo, m. 76), Jesús Navas, Zokora, Cigarini (Renato, m. 60), Perotti, Luis Fabiano y Kanouté.
SPORTING DE BRAGA: Felipe, Silvio, Moisés, A. Rodríguez, Elderson, Salino, Vandinho, Aguiar (Lima, m. 54), Alan, Paulo, César (Paulao, m. 67) y Matheus (Elton, m. 78).

Goles :
0-1, m. 31: Matheus al aprovechar un defectuoso despeje de Palop. 0-2, m. 58: Lima aprovechando la lentitud de los centrales. 1-2, m. 60: Luis Fabiano. 2-2, m. 83: Jesús Navas en una magnifica penetración . 2-3, m. 85: Lima. 2-4, m. 90: Lima. 3-4, m. 91: Kanouté de cabeza.

ÁRBITRO: Nicola Rizzoli (ITA) Nicola Rizzoli, italiano. Amarillas para Elderson, Salino, Zokora, Luis Aguiar y Perotti.

Titulares de prensa:
MUCHODEPORTE:
MARCA:
DIARIO DE SEVILLA:
ABC:
ESTADIO DEPORTIVO:
AS:
EL DESMARQUE:
CORREO DE ANDALUCÍA:

INCIDENCIAS:(Crónica completa de la página Web del Sevilla FC)

EL SEVILLA SE ATROPELLA SOLO
El equipo nervionense se atoró demasiado pronto ante la gran disciplina portuguesa. El Sporting de Braga no tuvo piedad con los claros de la retaguardia local. Las imprecisiones condenaron a los de Álvarez
No hay peros ni excusas. No existe nada de eso en una de las noches más negras que jamás vivió el Ramón Sánchez Pizjuán. El Sevilla este martes se estampó repleto de ilusión con la disciplina y eficacia del Sporting de Braga. Con sus ganas se atropellaron los andaluces solos, porque con un arranque impetuoso se fueron desinflando, aceleraron demasiado sus embestidas y descuidaron la retaguardia, para verse golpeado severamente por unos lusos que mandaron adentro las que tuvieron.
Hay poco más que decir. El inicio de los nervionenses fue tal y como se esperaba, con mucha sangre, con una gran actitud, pero de nuevo con falta de profundidad ante un Braga muy bien ordenado. El Sevilla iniciaba en exceso su juego con balones colgados y tenía que ser Perotti casi siempre el que pusiera la calma, bajando a la divisoria para iniciar jugada. Cuando el balón llegaba a Cigarini había peligro, pero sus envíos no acertaban a ser controlados por los delanteros... En general todo el equipo estaba impreciso y buena prueba de ello es que por momentos Dabo era el mayor baluarte ofensivo, enviando centros desde la izquierda. Centros buenos, cierto es, pero los portugueses estaban inmensos. Debía de haber algo más.
Aún así el guión se desarrollaba conforme lo esperado, parecía que el Sevilla lo tenía todo bajo control, pero en el minuto 30 la noche se puso opaca, cuando se le regaló un gol a Matheus, que ponía mucha tierra de por medio. A la postre demasiada. Con el 0-1 el Sevilla buscó el descanso para volver a empezar, porque los ataques eran sufridos, sin claridad, cada vez más atorados, buscando el avance por donde nunca era posible.
En la reanudación el equipo dio sensación de poder hacer la hazaña en los primeros compases, pero con el paso de los minutos y la ausencia del gol los nervios volvieron a hacerse presa del fútbol andaluz. El 0-2 de Lima en el 59, de nuevo en otra jugada desafortunada de la zaga, ponía el listón casi imposible. Pero de inmediato marcó Luis Fabiano y el equipo pareció reactivarse, con buenas oportunidades de José Carlos -al larguero-, Navas o Kanouté. La pelotita no ayudaba, aunque a ocho del final Navas cazaba un cuero muerto por sorpresa y hacía el segundo. Faltaban sólo dos goles y muchos pensaron que se podía lograr la machada. Las ilusiones duraron segundos, porque inmediatamente después, en otra desaplicación atrás, Lima hizo el tercero. El resto ya no importa: marcó otra vez Lima y acortó distancias Kanouté. El del malí fue el desencantado epílogo de un choque que ha atravesado el corazón de Nervión, que ahora sangra desconsolado, viendo como su equipo nunca pudo ante un rival teóricamente inferior. Hay que suturar, cuanto antes.


 






 

       
       
       
       
       
       
       
       
       
       

VOLVER A COMPETICIONES CONTINENTALES