EUROPA LEAGUE (Fase de Grupo)

SEVILLA FC 2 - BORUSSIA DE DURTMUND 2

Sevilla, miercoles, 15 de Diciembre de 2010. 21.05 hora española. Tele 5 + Estadio Sánchez Pizjuan 40.000 espectadores. Noche congelante. 3000 alemanes en las gradas.

ALINEACIONES:

SEVILLA FC: Palop, Dabo, Alexis, Escudé, Dabo, Diego Perotti (Martín Cáceres, m. 60), Zokora, Romaric (Fazio, m. 85), Diego Capel, Kanouté (Renato, m. 42) y Luis Fabiano.
BORUSSIA DE DORTMUND: Weidenfeller, Piszczek, Subotic, Hummels, Schmelzer,
(Le Tallec, m. 88), Bender (Da Silva, m. 77), Sahin, Blaszczykowski (Lewandowski, m. 66), Kagawa, Gotze y Lucas Barrios.

GOLES:
0-1, minuto 3: Kagawa. 1-1, minuto 30: Romaric tras intentarlo Luís Fabiano en el balón que había servido Kanouté. 2-1, minuto 34: Kanouté, jugada de Romaric con pase a Perotti que envia un centro medido a la testa de Kanouté. 2-2, minuto 48: Córner que bota el Borussia y remate facil de Subotic.

ÁRBITRO: Aleksei Nikolaev, ruso. Amarillas para Romaric, Zokora, Subotic, Weidenfeller y Palop.

Titulares de prensa:
MUCHODEPORTE: Un alegrón para enderezar el rumbo.
MARCA: Agonía y premio para el Sevilla.
DIARIO DE SEVILLA: Milagro en Nervión.
ABC:El Sevilla saca de Europa al líder alemán.
ESTADIO DEPORTIVO: Este muerto está muy vivo.
AS: El Sevilla sufre pero se clasifica.
EL DESMARQUE:Kanouté: El hombre que todo lo arregla.
CORREO DE ANDALUCÍA: El Sevilla se mete en dieciseisavos, tras un choque vibrante.

INCIDENCIAS:(Crónica completa de la página Web del Sevilla FC)

Sevilla FC 2-2 Borussia Dortmund
ADELANTE CON ALMA Y TODO CORAZÓN

El Sevilla, con furia, resistió ante el tremendo asedio del Borussia y se sobrepuso a un tempranero gol de Kagawa. Romaric, con partidazo, y Kanouté, goleadores. El aliento del Sánchez Pizjuán, fundamental

Andalucía, con el Sevilla FC

El Sevilla vive, su corazón late, sus pulmones absorben aire... El Sevilla respira. El Sevilla sigue ahí. El Sevilla no se ha ido. El Sevilla esta de pie, pese a la andanada de golpes que ha recibido en las últimas semanas. El Sevilla resiste, al Sevilla no se le tumba tan fácilmente. No lo olvide nadie, el Sevilla todavía tiene chapa de campeón, que luce cuando se rompe la camisa y lo deja todo en el verde. Lo demostró en una de esas noches europeas que se quedan en el estante más selecto de la memoria colectiva de Nervión, aguantando el tirón de un equipo invencible en Alemania, líder indiscutible de la Bundesliga, remontando un 0-1 adverso desde el minuto tres, soportando dos lesiones más, peleando con el coraje de los que ganan más que pierden, fajándose en cada cuero como si fuera el último, sufriendo pero disfrutando, empatando... pero ganando.

El Borussia fue el rival que se esperaba. Un soplo de aire fresco en el concierto futbolístico europeo, un equipo alegre que busca el cuello del rival y muerde sin dudarlo. Por eso se pusieron por delante muy pronto, en el minuto 3 con un disparo de Kagawa que desvió Alexis. La mala fortuna decía de nuevo presente, el viento, y esta noche muy frío, soplaba en contra muy pronto, pero el Sevilla, a diferencia de los últimos partidos de Liga, no se desmoronó. El Borussia era mejor, porque tenía el balón, pero los nervionenses, espoleados por la grada, tenían furia. La furia en el fútbol siempre es fundamental. Y la furia la exhibía, por ejemplo, Dabo, tirando desde su lateral para arriba, retrasando las líneas alemanas... Había que creérselo y bastó una ocasión clarísima de Romaric, tras bajada magnífica de Kanoputé, que desbarató Wedeinfelle con un paradón. El Sánchez PIzjuán se vino arriba. Alexis en la siguiente jugada volvía a probar los reflejos del meta germano. Con esos dos espasmos de coraje el equipo se fue arriba y Kanouté sacó su chistera a la media hora de juego, llevándosela con maña por la diestra y poniéndosela en el área, donde Luis Fabiano no puede rematar, quedando el balón a los pies de Romaric que remata a la red sin piedad.

El empate desató la pasión. El efluvio de fútbol local había comenzado. Romaric tenía el balón y marcaba el ritmo. El Sevilla contraatacaba y ponía al Borussia contra las cuerdas, era el momento de dar un golpe severo para poner en suerte el triunfo... Y en el 34 llegó el segundo latigazo, con una jugada que inicia Romaric y que acaba con servicio de Perotti y golazo de testa de Kanouté. Las gradas se vienen abajo, pero Kanouté se lesiona. Otro contratiempo al bote.

La segunda parte no comenzó de la mejor forma. Subotic ponía el empate pronto. Tocaba sufrir. Y el Sevilla supo hacerlo, con el calor de un estadio que lo llevó en volandas. Romaric y Zokora cubrieron todo lo curbrible, Luis Fabiano se batió como un jabato contra toda la defensa alemana, los extremos dieron la cara atrás, los defensas directamente se la partieron, Perotti se fue lesionado... El choque se convirtió en una montaña rusa de emociones, el Borussia tenía metido al Sevilla en su campo, pero el Sevilla se defendía con el alma. Y cuando se juega desde las entrañas siempre se juega mejor. Con el paso de los minutos las ofensivas germanas tomaron el camino de la desesperación y ahí los sevillistas se sintieron a gusto, jugado con mucha inteligencia e incluso pudiendo marcar Luis Fabiano en el eterno descuento de más de cinco minutos. Hasta ahí había que sufrir... En Europa y ante el equipo de moda del continente, con permiso del Barça, no se regala nada. Pero el Sevilla, con emoción, con garra, con el agua hasta el cuello por los tropezones acumulados en las últimas fechas, se ganó el botín con creces, enseñando cuál es el verdadero camino para buscar los triunfos. Se puede jugar mejor o peor, pero siempre hay que jugar con el corazón, como bien reclamó Manzano en la previa. Con el corazón se gana mucho más que se pierde.

 







 






 

       
       
       
       
       
       
       
       
       
       

VOLVER A COMPETICIONES CONTINENTALES