SEVILLA FC 2 - DINAMO DE PITESTI 2

Sevilla 05-10-66. Estadio Sánchez Pizjuan. Casi lleno. Noche de mucho frío.

SEVILLA.- Mut, Eloy, Costas, Rebellon, Toni, Achucarro, Oliveros, Pipi, Lizarralde, Cabral y Dieguez.

DÍNAMO DE PITESTI.- Coman, Popescu, Barbu, Stelian, Badea, Dobrin, Tircovnicu, Radu, Naghi, Turcan y Prepurcel.

Árbitro: Sr. Da Silva de Portugal. De jueces de línea actuaron los sevillanos Medina Díaz y Pérez Quinta (Son las normas de esta copa, que los linier sean de la misma nacionalidad del club organizador)

GOLES.-

1-0 Minuto 15.Dieguez al lanzar un fuerte disparo entre una maraña de piernas, la jugada la habían iniciado varias paredes entre Pipi y Lizarralde que fue el que le puso el balón franco al hispano-argentino)

1-1 Minuto 65. Prepurcel al ejecutar magnificamente una falta desde el borde del área, aunque este contó con la colaboración del meta Mut, que en un intento de controlar el balón se quedó con el molde.

1-2 Minuto 70. Haghi en nuevo fallo de Mut en un contragolpe muy bien llevado por el medio Dobrin.

2-2 Minuto 76. Cabral al aprovechar una jugada confusa en el área rumana e impulsar el balón con presición y fuerza.

 

José Antonio Blazquez escribió en la crónica de ABC sobre este partido que la eliminación del Sevilla había sido totalmente justa, comenzó marcando el Sevilla y todos los aficionados pensaron que la eliminatoria podría ser encarrilada, pero no sucedió así porque las lesiones simultaneas de Oliveros en el minuto cuatro y de Achucarro en el 23, mermaron fatalmente al Sevilla, y mediada la segunda parte Predurgal desde larga distancia batia en el bote de una falta a un Mut fallón y casi sentenciaba la eliminatoria a favor de los rumanos. Tambien en el segundo gol del Dínamo marcado por Haghi tuvo algo que ver nuestro portero Mut y entonces ya estaba todo perdido, a poco del final Cabral consiguió nuevamente el empate en el partido pero ya era imposible cambiar el signo de la eliminatoria. Los aficionados que se mostraron muy animoso durante todo el encuentro mostraron su disgusto al finalizar el mismo. Fue la primera bronca de la temporada para Sabino Barinaga y sus muchacos.