Presidentes del Sevilla FC 

Presidentes del club a lo largo de la historia
• 14/10/1905 a 25/10/1909 : José Luis Gallegos Arnosa
. 25/10/1909 a 18/12/1912 : Carlos García Martínez
• 18/12/1012 a 27/06/1914 : José María Miró Trepats
• 27/06/1914 a 23/06/1920 : Francisco Javier Alba y Alarcón
. 30/10/1918: José González de la Peña*
- 23/05/1920: Manuel de la Prada*
• 23/06/1920 a 15/06/1921 : Enrique Balbontín de Orta
• 15/06/1921 a 13/05/1922 : Jorge Graells Miró
• 13/05/1922 a 16/05/1923 : Carlos Piñar y Pickman
• 16/05/1923 a 14/06/1925 : Manuel Blasco Garzón
• 14/06/1925 a 16/02/1932 : Juan Domínguez Osborne
• 16/02/1932 a 05/12/1941 : Ramón Sánchez Pizjuán y Muñoz (1ª etapa)
• 05/12/1941 a 07/09/1942 : Antonio Sánchez Ramos
• 07/09/1942 a 05/05/1948 : Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas
• 05/05/1948 a 28/10/1956 : Ramón Sánchez Pizjuán y Muñoz (2ª etapa)
• 28/10/1956 a 19/07/1957 : Francisco Graciani Brazal *
• 19/07/1957 a 19/08/1961 : Ramón de Carranza y Gómez-Pablo
• 19/08/1961 a 23/07/1963 : Guillermo Moreno Ortega
• 23/07/1963 a 04/05/1966 : Juan López Sánchez
• 04/05/1966 a 21/06/1966 : Antonio García Carranza *
• 21/06/1966 a 22/08/1968 : Manuel Zafra Poyato
• 22/08/1968 a 11/12/1972 : José Ramón Cisneros Palacios
• 11/12/1972 a 07/02/1984 : Eugenio Montes Cabeza
• 07/02/1984 a 23/04/1984 : Rafael Carrión Moreno*
• 23/04/1984 a 07/05/1984 : Juan Silverio de la Chica Viso *
• 07/05/1984 a 02/06/1984 : Francisco Ramos Herrero *
• 02/06/1984 a 14/10/1986 : Gabriel Rojas Fernández
• 29/06/1986 a 19/09/1990 : Luis Cuervas Vilches
• 19/09/1990 a 29/10/1990 : José María Cruz Rodríguez *
• 29/10/1990 a 05/08/1995 : Luis Cuervas Vilches
• 05/08/1995 a 10/10/1995 : José María del Nido Benavente*
• 10/10/1995 a 14/02/1996 : Francisco Escobar Gallego
• 14/02/1996 a 15/05/1997 : José María González de Caldas
• 15/05/1997 a 10/02/2000 : Rafael Carrión Moreno
• 10/02/2000 a 27/05/2002 : Roberto Alés García
• 27/05/2002 a ¿? : José María del Nido Benavente
* Presidentes temporales por periodo electoral o por alguna otra circunstancia excepcional

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Records de los presidentes
• Ramón Sánchez Pizjuán y Muñoz es el presidente que más tiempo ha permanecido al frente de la entidad sevillista. (Durante 17 años, en dos etapas).
• Francisco Escobar Gallego ha sido el presidente, que no accediendo al cargo por alguna circunstancia excepcional, que menos tiempo ha permanecido al mando del club ( 4 meses y 4 días).
• Ramón Sánchez Pizjuán y Muñoz es el presidente con el cual el Sevilla FC ha logrado más títulos nacionales. (3 Copas de España)
• Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas es el presidente con el cual se alcanzó el título de Liga.
• José María del Nido Benavente ha sido el primer presidente en la historia en lograr un título europeo.
• José María del Nido Benavente es el presidente que mayor número de títulos ha alcanzado (2 Copas de la UEFA, 1 Supercopa de Europa y 1 Copa del Rey).

 

 

LOS 26 PRESIDENTES DEL SEVILLA FC, UNO A UNO

 

José Luis Gallegos Arnosa
"EL PRESIDENTE FUNDADOR"

Primer Presidente

Del 14 de Octubre de 1905 al 25 de Octubre de 1909 y del 11 de Octubre de 1913 a Enero de 1914, motivado por la marcha de José María Miró Trepat.

José Luis Gallegos Arnosa había nacido en Jerez de la Frontera y por razones laborales paternas- su padre era capataz de bodega- se había trasladado a Sevilla a primero de siglo. Solo permanece en Sevilla menos de un año ya que su adaptación a la capital hispalense es inmediata y a sus padres no le gusta la vida que hace el joven José Luis por lo que deciden enviarle a estudiar a Inglaterra, allí estudia José Luis la carrera de perito mercantil, esa carrera no la ejercería más tarde, sin embargo en su estancia en las Islas Britanicas, José Luis Gallegos se convierte en un perfecto poliglota por la facilidad que tiene para el estudio de los idiomas, tanto es así que logra aprender Inglés, Francés y Alemán durante sus escasos cuatro años de estancia. Ni que decir tiene que lo que si aprende rápidamente aparte de los idiomas es el idioma mundial del fútbol, José Luis practica este deporte en auge en todas las islas. Fueron muchos los partidos de fútbol que el joven José Luis jugó allí, cuando en 1.903 regresa a Sevilla es sin lugar a duda la persona que más sabe de la práctica de este deporte. Su espiritu deportivo le hace organizar numerosos partidos entre chavales, dando clases de teorias y normas para desarrollar ese juego en Sevilla. Al comienzo de 1.905 se reune con varios compañeros que también había practicado el fútbol en Inglaterra y entre todos deciden fundar el Sevilla Fútbol Club. El 14 de Octubre se presentan los estatutos al gobernador civil y estos son aprovamos, de esta forma se oficializa el deporte del fútbol en Sevilla y aunque se juegan muchos partidos, hasta 1.909 no se juegan encuentros contra club de otra región como es el caso del Recreativo de Huelva, único rival que existía en esos momentos, más tarde llegarían los enfrentamientos al Sevilla Balompie segundo club creado en la capital hispalense. De esta forma José Luis Gallegos se convierte en el fundador del Sevilla en su segunda época, ya que hay antecedentes de que en 1.890, ya juega un equipo en Sevilla con la denominación de Sevilla Foot-ball Club y cuyo secretario es Isaias Withe, hijo de emigrantes ingleses pero nacido en el popular barrio de Triana.
José Luis Gallegos se convierte de esta forma en el fundador oficial del Sevilla legalizado y en el primer inspirador de los estatutos de la entidad. Tuvo gran fama el discurso fundacional, que Gallego pronunció en el pasaje de Oriente, a partir del cual se constituyó oficialmente la sede del club en la calle Sierpes. Le acompañaron en su gestión inicial apellidos tan ligados a la primera época del Sevilla como D. Manuel Jiménez de León; D. Juan Mejias; D. Samuel Harmet, D. Manuel Zapata Castañeda y mister Charles Langdon. La secretaria se encontraba en la calle Teodosio, nº 14. En el año 1.907, se producen algunos cambios en los directivos, permaneciendo solo D. Manuel Zapata de los anteriores y sumandose los nuevos D. Tiburcio Alba (padre de Paco Alba); D. Adolfo Bernal; D. Carlos García Martínez, D. Manuel Valdés y D. Enrique Lacave. En 1.909 la secretaría es trasladada a la calle Alhondiga, nº 67 y entra también como nuevo directivo D. José María Miró Trepat. Esto sucede el 31/03/1.909.
Segundo mandato del 11 de Octubre de 1.913 a Enero de 1.914, motivado por la marcha de José María Miró Trepat

Secretarias:1.905: Calle Teodosio, 14. En 1.907: Calle Alfonso XII, 29


Carlos García Martínez
"EL PRESIDENTE JUGADOR"

Segundo Presidente

Del 26 de Octubre de 1909 al 18 de Diciembre de 1912.

Nació en Cucayo (Santander) el 21 de Junio de 1886. Era hijo de una familia de ganaderos y labradores. Sus padres enviaron a Carlos a Sevilla al amparo de su tío Vicente García González. Estudió el bachillerato en los Padres Escolapios. En 1900, una vez terminado el bachiller se matricula en la Universidad de Deusto en Bilbao para hacer la carrera de abogado. En 1904, Carlos García Martínez vuelve a Sevilla con la carrera de derecho terminada.

Sin duda el presidente más joven en la historia del Sevilla ya que accede a la "poltrona" con 23 años. Se inicia en el fútbol a principio de siglo jugando en la ciudad norteña de Deusto, por motivos profesionales se traslada a Sevilla en el mismo año que se funda el Club. Con 19 años se enamora de Sevilla y más concretamente del Sevilla, desde el comienzo es un “imprescindible” tanto vistiendo de corto como en sus labores de ayudar en lo que se pueda. Figura en las alineaciones hasta su retirada en el año 1.915. Una vez deja la presidencia para dar paso a José María Miró Trepats, ejerce de vicepresidente y directivo, permanece ligado al club hasta que se casó en 1919. En su directiva figuran: D. Luis Ruiz de Castañeda; D. Cirilo Smith, D. José Lafita, D. Eugenio Ramos, D. Carlos Leconte y D. Félix Andrades, en el año 1.910 se incorpora a la directiva D. Francisco Montoto y dejan la misma los señores Ramos y Andrades.La secretaría se había trasladado a la calle Mariana de Pineda nº 3. En 1.911 la secretaría vuelve nuevamente a la calle Alhondiga, nº 67. Pertenece a la directiva del Sevilla desde su fundación, nombrandole José Luís Gallegos para el puesto de tesorero, ya que Carlos García Martínez merced a su pequeño patrimonio sufragaba en muchas ocasiones los gastos que se originaban en el Club con motivo de los desplazamientos, principalmente a Gibraltar y Huelva. En 1913, ya siendo presidente José María Miró Trepats, Carlos García Martínez sufragó el coste del vallado del campo del Mercantil. Y popularizó la medida de captación de señoras y señoritas al fútbol, hasta el punto de que de su bolsillo pagaba la compra de flores y bombones en cada partido que veía a señoritas presenciando el mismo. En 1919, contrae matrimonio y deja la practica del fútbol. Fallece en Madrid el 25 de Abril de 1942, a la temprana edad de 56 años.

Su actividad en Sevilla no se limitó al ejercicio del fútbol, ya que perteneció a los clubes Círculo Mercantil y Círculo de Labradores, siendo directivo en ambas instituciones, asi mismo fue Concejal del Ayuntamiento de Sevilla. De fuertes creencias religiosas, ejerció como Congregante Mariano vitalizando el Patronato de la Congregación Mariana de los Luises de Sevilla en la calle Jesús del Gran Poder, de los Padres Jesuitas, impulsando las Escuelas Populares y Patronatos para obreros. Asi mismo fue miembro muy activo de la Hermandad de la Santa Caridad y miembro de la Junta de Gobierno de la Hermandad de Pasión, cuyo paso de la Virgen de la Merced, presidía cada año por Semana Santa. Cuando presentío su muerte encomendó a su cuñado Máximo Hortal que le amortajasen con la túnica de Pasión.

Secretaría en el domicilio de Carlos García Martínez. 1.909: Calle Alhondiga, 67


José María Miró Trepats
"UN PRESIDENTE SINGULAR"

Tercer Presidente

Del 18 de Diciembre de 1912 a Enero de 1914.

Miró Trepats es considerado también como uno de los fundadores del Sevilla ya que desde su llegada a Sevilla procedente de Barcelona se incorporó al grupo de entusiastas propulsores que encabezaba José Luis Gallegos Arnosa, fue directivo con este y más tarde con Carlos García Martínez hasta que este decide que José María Miró era el hombre ideal para ser presidente por sus características de mando y personalidad y dicho y hecho propuesta aceptada y tras haber sido presidente del Español de Barcelona se convierte en el tercer presidente de la historia del Sevilla.
Bajo su mandato se nombra como Presidente Honorario a su Alteza Real . D. Luis Felipe de Orleans y Borbón, heredero de la corona de Francia. Como vicepresidente elige a D. Manuel Zapata Castañeda, a sí como a los secretarios D. Francisco Caballero-Infantes y D. Rafael Rodríguez, como tesorero a D. Carlos García Martínez y el resto de la junta la componen, D. Joaquín Valenzuela, D. Fermín Zapata, D. Luis Ibarra y Osborne, D. Carlos Folache González, D. Fernando Escandón y D. Juan Mackenzie.
Uno de los logros más importantes de José María Miró Trepats al frente del Sevilla es realizar las gestiones para dotar al Club de un campo idóneo para la practica del fútbol. Al final tras muchas visitas a las autoridades logra la cesión de los terrenos en donde se construiría el Mercantil- delante de la antigua estación de San Bernardo- El 1 de Enero de 1.913 se inaugura este primer campo del Sevilla con dimensiones reglamentarias, vallas alrededor del terreno de juego , un pequeño palco y el alquiler de sillas para los aficionados. Aún con estas precariedades de instalaciones en ese momento es el mejor campo dedicado exclusivamente al fútbol de Andalucía.
Miró Trepats había llegado a Sevilla procedente de Barcelona para curarse de una enfermedad pulmonar, en Barcelona regentaba un tostadero de cafés que a su vez tenían una cadena de estos establecimientos por toda España, por ello a su llegada a Sevilla se puso al frente del Café Tupinamba. La secretaría estaba ubicada en la calle Alberto Lista nº 1. Hasta tal punto llegaba el “saber” de Miró Trepats que al poco tiempo de estar dirigiendo al Club captó para su directiva a Paco Alba, el popular jugador sevillista que se preparaba para ser otro de los más importantes presidentes del Club. En el momento de su marcha se celebra una cena homenaje que causó gran expectación tanto por la pomposidad del mismo como por la confraternización de los momentos que allí se vivieron.
Miró Trepats una vez sanado de su enfermedad es trasladado a Madrid y allí sigue su carrera llegando a ser presidente de la Gimnástica de Madrid y del Rácing de Madrid. Condición que marca claramente sus “poderes” organizativos por donde pasaba. Posiblemente José María Miró Trepats ha sido el único español que ha tenido el orgullo de ser presidente de cuatro clubes todos ellos de primera línea.
Al marcharse a Madrid le sustituye en el cargo D. José Luis Gallegos Arnosa de forma provisional y entran a formar parte de la directiva D. José María Miró Trepats como IIº Presidente Honorario y corresponsal en Madrid y los siguientes señores: D. Manuel Domínguez Anillo, D. Francisco Javier Alba y Alarcón, D. Francisco Illana, D. Enrique Lacave, D. Salvador Montes Sierra, D. Carlos Leconte como capitán del primer equipo y mister Thompson como capitan del segundo equipo y D. Nicolás Carretero como vicecapitan de este segundo equipo

Secretarías: 1.911: Calle Alhondiga, 67, 1.913: Calle Lista, 1. 1.914: Calle Sierpes, 69 (Círculo Mercantil e Industria)Tenía la entrada por la calle Monardes, nº 6.


Francisco Javier Alba y Alarcón
"UN PRESIDENTE EJEMPLAR"

Cuarto Presidente

De Enero de 1914 al 23 de Mayo de 1920. El popular Paco Alba había nacido en el pueblo aljarafeño de Benacazón. Fue tras Carlos García Martínez el segundo jugador que llega a la presidencia del club. El Club sevillista vivió durante la presidencia de Francisco Javier Alba y Alarcón una etapa de plena madurez que llevó a la entidad a su definitiva consolidación. Desde el principio se da cuenta de la importancia del fútbol y de lo que este deporte significaría años más tardes. Fue un hombre polifacético y con gran talante organizativo, lo que le condujo a desempeñar el cargo de presidente de la federación sur, y a enviar reseñas a "el liberal". Su gran labor federativa fue decisiva para la creación del Campeonato de Andalucía. En un principio Paco Alba solo incorpora a su directiva como caras nuevas a D. Miguel Mata al cual convierte en capitán del primer equipo, quedandose con la directiva legada por D. José Luis Gallegos. En el año 1.915, realiza cambios en la directiva y la misma queda compuesta por los Presidentes Honorarios D. Luis Felipe de Orleans y Borbon y D. José María Miró Trepats. Vicepresidentes: D. Luis Ibarra y Osborne y D. Jorge Graells Miró, Secretario D. Manuel Bon Ramos. Vicesecretario D. Fidel Echeverría. Tesorero D. Carlos García Martínez y Contador D. Diego Otero Sánchez que ejercia de directivo y jugador con el nombre de "niño Vega" completaban la directiva, D. Nicolás Carretero, D. Carlos Leconte, D. Francisco Díaz, D. Adolfo Jurado, D. Antonio García, D. Máximo Hortal, D. Francisco Hoyasy D. Luis Mauduit. Trasladandose la secretaría a los altos del Real Circulo Mercantil e Industrial en la calle Sierpes, 69 y dejando de peregrinar la sede por los domicilios particulares de los directivos como había sucedido hasta entonces. En esos momentos la identificación entre el Circulo Mercantil y el Sevilla FC era prácticamente total hasta el punto de que la mayoría de los directivos de una sociedad lo eran también de la otra. El 8 de marzo de 1916. El Sevilla arrienda e inaugura una nueva sede social en la calle Rivero, 12, en los altos del Café Madrid. La nueva secretaría era también sede social para los socios y jugadores y se instaló un casino con el fin de colaborar con los gastos del club y además para hacerlo más atractivo para los socios.

En los muchos años que estuvo Paco Alba presidiendo el Club fueron muchos los socios que también fueron directivos, aparte de los enumerados hay que anotar a Manuel de la Prada, Juan Gómez, Manuel Ruiz, José Rull, Rafael Bernal, Fernando Escandón, Manuel Zapata Castañeda, José Noriega, Antonio García, Manuel Mata, Duncan Thomson, Luís Herrera, Manuel Trujillo, Gregorio Navarro, Tiburcio Alba y Alarcón, Francisco Pérez Salado.

Eran tiempos dificiles puesto que ya los gastos eran numerosos y los ingresos escasos, ello conllevó a que Paco Alba y su grupo de directivos estuviesen continuamente buscando recursos para poder salir adelante. Incluso llegó a proponerse la posibilidad de fusionar el Sevilla y el Balompié que se encontraba en parecida situación, al final no hubo acuerdo y cada uno siguió por su camino.

Paco Alba fue el primer presidente de la Federación Sur-más tarde llamada Federación Andaluza de Fútbol- que comprendía a las provincias de Andalucía, Extremadura, Canarias y el Norte de África.

El cariño del popular Paco Alba para con el Sevilla era tan intenso que cuando conoció su incurable enfermedad a la edad de 31 años. No dudó en permanecer al pie del cañón hasta que el Señor se lo llevara al cielo, su esperada muerte la vivió con una dignida fuera de lo común posiblemte dado por la enteresa que su fe y su inusitada creencia en la existencia de otra vida. Era el año 1.922, contaba con solo 32 años y si bién es cierto que ocurrido su óbito el no sería el primer aficionado que fallecia, no es menos cierto que como éste no ha habido muchos sevillistas en cuanto a la entrega sin límites en pos de los colores de la bandera del Sevilla.
Se puede asegurar que durante el mandato de Paco Alba al frente del Sevilla fue la puesta de largo del fútbol sevillano. Eran los momentos en que la afición española se dividia en partidarios de la profesionalización de este deporte y partidarios de que las cosas siguieran como hasta entonces, es decir con un amateurismo oculto, porque si en apariencia el fútbol era un deporte amateur, casi todos los club pagaban ya a sus jugadores por practicar este deporte.

Secretaría: 1.914: Calle Sierpes, 69 (Círculo Mercantil e Industria)Tenía la entrada por la calle Monardes, nº 6. El 8 de marzo de 1916, se traslada a la calle Rivero nº 12, en los altos del Café Madrid que estaba ubicado en la calle Sierpes, esquina a Rivero.


Enrique Balbontín de Orta
"UN PRESIDENTE PROVIDENCIAL"

Quinto presidente

Del 23 de Mayo de 1920 al 15 de Junio de 1921. El quinto presidente del Sevilla llega al sillón presidencial motivado por la enfermedad que afecta a Paco Alba, los médicos recomiendan a éste que deje las preocupaciones de la primera línea de combate y así se hace, Enrique Balbontín que era vicepresidente con Paco Alba pasa a ocupar casi de una forma interina la presidencia del Club, mientras que Paco Alba permuta su puesto por el de vicepresidente aunque el deterioro de su salud le hace estar casi de una forma testimonial en el Sevilla, 11 meses dura esta circunstancia hasta que el gran Paco Alba fallece en Abril de 1.921. El presidente Balbontín apenas cambia algunas cosas en la dirección del Club, aprovecha la magnifica gestión que había realizado su predecesor y una ves se produce el óbito de Alba prepara las elecciones para que se elija a un nuevo presidente. Enrique Balbontín forma una directiva con los siguientes señores: Vicepresidente 1º Paco Alba, Vicepresidente 2º El Marqués de Esquivel, Secretario Rafael Bernal, vicesecretario Eduardo Rodríguez, Tesorero Guillermo Taylor, Contador Carlos Ruiz y los vocales Nicolás Carretero, Carlos Pickman, Rafael Rodriguez, Antonio Roche, Pepe Canales, Manuel de la Prada y Carlos García Martínez. Representante en la Federación Regional Sur: Juan Otero.

En los trece meses que Enrique Balbontín permanece en la presidencia el Sevilla consigue una Copa de Andalucía la final la jugaron el Sevilla y el Betis ganando el Sevilla por 4-0, tras la retirada del Recreativo de Huelva y Nacional de Sevilla el Betis propone que la cosa no se quede en un solo partido tras perder y el Sevilla le da la revancha aceptando jugar un nuevo partido donde vuelve a imponerse el Sevilla esta vez por 1-0. También consigue el Sevilla la clasificación para la final de la Copa de España tras eliminar al Levante, de esta final es “privado” por las malas artes del Athlétic de Bilbao al ganar su clasificación en los despachos de mala manera y por la arbitrariedad de la Federación Española. No en balde el Sevilla tiene un equipo con una enorme calidad donde destaca de gran manera la llamada “línea del miedo” aquella que formaban: Escobar, Spencer, Kinké, León y Brand, cuatro sevillanos y un catalán que hacían goles como churro.

Enrique Balbontín ficha durante su mandato al gallego Herminio que llegaría a formar una línea prácticamente infranqueable con Sedeño, a Cubells de la Gimnástica de Valencia y a Rey y León procedentes del Betis.

Enrique Balbontín de Orta era de profesión arquitecto y ya fuera de la dirección del Club se mantiene identificado con el Sevilla hasta el punto de que colabora en la construcción del Estadio de Nervión, así como sus descendientes colaboraron también en la construcción del Sánchez Pizjuan, estos intervienen en varias remodelaciones realizadas a nuestro estadio.

Secretaría: Desde 1.914: Calle Sierpes, 69 (Círculo Mercantil e Industria)Tenía la entrada por la calle Monardes, nº 6.


Jorge Graells Miró
"UN PRESIDENTE INDUSTRIAL"

Sexto Presidente

Del 15 de Junio de 1921 al 13 de Mayo de 1922. Al igual que el anterior presidente Enrique Balbontín y su sucesor Carlos Piñar y Pickman, Graells Miró presidió la entidad blanca durante un corto periodo de tiempo.
Jorge Graells Mirón nació en Barcelona a finales del siglo XIX emigrando con 18 años recién cumplidos a Sevilla para incorporarse a la empresa catalana radicada en Sevilla, Hilaturas de Fabra y Coast. Desde un principio colaboró en la fundación del Sevilla. En 1.916 colabora junto a Paco Alba en la creación de la Federación Sur de la que es vicepresidente en su fundación, más tarde cuando Paco Alba deja la Federación Sur para pasar a ser presidente del Sevilla, Jorge Graells continua en el vicepresidencia del ente federativo con José de Monte y Sierra de presidente. En el lado personal y laboral Jorge Graells se casa con una sevillana y cambia de empresa dejando la Hilatura para dirigir la Industria Sombrerera Española que tiene su sede en la calle Arroyo y de cuya fábrica se conserva actualmente su fachada principal. Pese a estar poco menos de un año al frente del Sevilla, Jorge Graells siguió ligado a la entidad sevillista durante muchos años. El 1.955 con motivo de las Bodas de Oro del Club, D. Ramón Sánchez Pizjuan le nombra presidente de la Comisión Organizadora de dicha efeméride, la gestión de éste fue tremendamente positiva tanto en lo deportivo como en lo social, las Bodas de Oro del Sevilla sirvieron como ejemplo del bien hacer para varios clubes españoles por su perfecta organización pese a contarse con numerosísimos actos. En esta fecha Jorge Graells era el socio número uno del Sevilla. Durante su mandato el Sevilla ganó la Copa de Andalucía de la temporada 1.921-22, así mismo se realizó por parte del equipo la famosa gira por el norte de Africa. Pocos años después de organizar las Bodas de Oro, Jorge Graells cayó enfermo y sus médicos le prohibieron que acudiera al fútbol, ya que sus dolencias coronarias podrían empeorar, según nos cuenta su hija Carmen que vive su sevillismo de 82 años en nuestra ciudad, su padre sufría muchísimo con su Sevilla FC, casi tanto como ella que vive las 24 horas del devenir del Sevilla actual. Jorge Graells Mirón el segundo originario catalán que presidió la entidad sevillista tras el paso de José María Miró Trepats falleció en Sevilla poco antes de cumplir los 70 años de edad de un infarto de miocardio.

Secretaría: Desde 1.914: Calle Sierpes, 69 (Círculo Mercantil e Industria)Tenía la entrada por la calle Monardes, nº 6.


Carlos Piñar y Pickman
"UN DIRECTIVO CONSTANTE"

Desde el 13 de Mayo de 1922 al 16 de Mayo de 1923

Carlos Piñar y Pickman nació el 8 de Mayo de 1886 en la ciudad de Sevilla, accede a la presidencia del Sevilla con 36 años de edad, su recorrido en el Club como presidente es muy breve, un año justo, sin embargo estuvo ligado al Sevilla FC., antes de acceder a la presidencia en calidad de directivo y así mismo tras su paso por la poltrona volvió a ser directivo durante muchos años teniendo una gran intervención en la compra de los terrenos del viejo Nervión. Carlos Piñar se casó con Doña Regla Miura Hontoria de este matrimonio nacieron 8 hijos todos muy aficionados al fútbol y por supuesto seguidores del Sevilla Fútbol Club, dos de los hijos de Carlos Piñar más tarde ocuparon puestos que les ligaban al fútbol: Joaquín Piñar y Miura, el mayor de sus hijos fue tesorero y secretario del Sevilla, y otro de sus hijos, José María Piñar y Miura fue presidente de la Federación Andaluza de Fútbol desde 1.956 a 1.965.
Fernando Piñar y Parias uno de los numerosos nietos de Carlos Piñar fue directivo del Sevilla en los años 80 con Eugenio Montes Cabeza de presidente.
Los descendientes de Carlos Piñar y Pickman aparte de la afición al fútbol y su seguimiento al Sevilla FC, también fueron y son muy aficionados al mundo de los caballos en todas las modalidades el propio Fernando Piñar ha sido presidente de varias sociedades de seguimiento de carrera de caballos.
Carlos Piñar al estar tan poco tiempo como presidente del Sevilla, tampoco tuvo posibilidades de obtener grandes cosas. Consiguió el equipo bajo su mando una Copa de Andalucía, la sexta dentro de los 8 campeonatos que se habían celebrado. En esta temporada intervinieron aparte del Sevilla FC, el Betis, Español de Cádiz, Recreativo de Huelva y Nacional de Sevilla y el Sevilla arrasó desde el principio al vencer en 7 partidos, empatar en 1 y no perder ninguno, logrando marcar 39 goles y encajar solo 3. Contra el Betis los encuentros terminaron con 1-6 a favor del Sevilla en la primera vuelta en el campo del Patronato, y empate a uno en el campo de la Victoria con el Sevilla proclamado Campeón desde varias jornadas antes.
Durante su mandato se realizaron los fichajes del guardameta Avilés procedente del Betis, y del delantero Gabriel también del Betis, ambos dejaron huella de buenos futbolistas.
También durante su mando se jugaron en el Estadio de la Reina Victoria numerosos partidos amistosos contra los mejores clubes de España, como Real Madrid, Español de Barcelona, FC Barcelona y Atlhétic de Bilbao y enfrentamientos a equipos europeos de primera línea como: FC. Oporto al que el Sevilla vence por 7-2 y 5-2. Vasas de Budapest al que se derrota por 3-2 y 4-0, FC Nuremberg con sendas victorias del equipo alemán por 1-2 y 0-1, Servette de Suiza al que se derrota por 6-2 y 2-1 y se enfrenta al Unión Saint Guilloise club belga dentro del Iº Trofeo Internacional de San Sebastián, jugado en la ciudad guipuzcoana. La intervención del Sevilla en el Campeonato Príncipe de Asturias que se disputa en Valencia depara una victoria del Sevilla por 1-2 contra la Selección de Levante, en cambio el Sevilla es derrotado en el campo de la Victoria por la Selección Gallega venciendo estos por 1-4, eliminándonos de dicho campeonato. Tampoco tuvo fortuna el Sevilla en su participación en la Copa de España esa temporada puesto que fuimos derrotados por 4-0 en Barcelona y 1-2 en Sevilla en el enfrentamiento al club catalán del CD. Europa.
Carlos Piñar y Pickman falleció en Sevilla el 21 de Febrero de 1.972.
Carlos Piñar y Pickman formó una directiva con los siguientes señores: Manuel de la Prada, vicepresidente 1º. Manuel Blasco Garzón, vicepresidente 2º. Carlos Alonso, secretario, Manuel Zapata, Carlños Alonso, vicesecretario. Guillermo Taylor, tesorero, Eduardo Rodríguez, contador. y los vocales: Miguel Zapata, Rafael Rodríguez, Antonio García, E. Fernández Roche, José Romero, José Castilla, Pablo Sabaris, José Canales, Rafael Bernal, Manuel de la Vega, José Lafita, Rafael Trujillo, Nicolás Carretero, Antonio Badillo, Diego Otero y Sebastian Soto. Jefe de material y entrenador Arturo Ostos. Representante en la Federación: Juan Otero.

Secretaría: Sierpes, 89


Manuel Blasco Garzón
INTELECTUAL Y MINISTRO DEL GOBIERNO EN LA REPUBLICA

Del 16 de Mayo de 1923 al 14 de Junio de 1925. Manuel Blasco Garzón nació en Sevilla el 17 de Enero de 1.885, hijo de Agustín Blasco y Asunción Garzón estudia en los Escolapios en la calle Escuelas Pias dentro del cupo de estudiante pobres, más tarde se obtiene la licenciatura en derecho convirtiéndose en un abogado de prestigio al interesarse principalmente por los casos de los más necesitados. Termina su carrera precisamente el mismo año que se funda el Sevilla FC, 1.905.
Se convierte en íntimo amigo de Fray Jerónimo de Córdoba con el que iba a ver los partidos que jugaba el Sevilla en los terrenos de la Trinidad. Acompañaba al famoso fraile el día que éste recibe una pedrada en la cabeza, considerándose por ello a Fray Jerónimo como la primera victima de la violencia en el fútbol patrio.
Blasco Garzón desde muy joven ingresa en la masonería y en el partido republicano radical que comandaba Lerroux, fue nombrado concejal del ayuntamiento de Sevilla ejerciendo de alcalde interinamente en varias ocasiones, más tarde es nombrado diputado en las cortes por el distrito de Estepa, en 1.921 organiza en el Palacio de San Telmo un hospital de sangre para aliviar a los heridos en el desastre de la batalla hispano marroquí que se produce en Annual (Marruecos) . También es nombrado presidente del Ateneo y miembro de la Real Academia de Buenas Letras, organiza en Sevilla las famosas conferencias en las que participan los grandes intelectuales de la generación del 27; Lorca, Alberti, Guillén atienden las llamadas de Blasco Garzón al ser gran amigo de estos.
También llega a ser presidente del Aero Club de Tablada. Cuando es nombrado presidente del Sevilla impulsa al club en todos los ordenes, en el económico al establecer un considerable cuerpo social, en el deportivo fichando a varios jugadores de entidad entre ellos a Caballero, Roldán, Fuentes, Iglesias, Carreño, Monge y principalmente a Guillermo Eizaguirre, este último procedente de la cantera y al ser intimo amigo del padre de Guillermo, D. Eugenio Eizaguirre. De cualquier forma el mejor fichaje que realiza Blasco Garzón para el Sevilla es el del hijo de su intimo amigo D. Eduardo Sánchez Pizjuan, Blasco Garzón hace directivo a D. Ramón Sánchez Pizjuan cuando este cuenta tan solo con 24 años. El su mandato el Sevilla consigue dos Copas de Andalucía y es pionero en dos actividades del propio club, contrata al primer médico que tiene la sociedad D. José Manuel Pueyes de los Santos y organiza las primeras concentraciones que realiza el Sevilla, esto es en una finca propiedad del Barón de Gracia Real (más tarde también presidente) en el sevillano pueblo de Villanueva de Rio y Minas. También consiguió que en el estadio Reina Victoria se jugara la final de la Copa de España entre el Barcelona y el Club Arenas de Guecho. Durante la II Republica Blasco Garzón es nombrado primero ministro de Comunicaciones y Marina Mercante y más tarde como ministro de Justicia. Por mediación del presidente de la Republica D. Diego Martínez Barrio consigue que en octubre de 1.936 sea destinado como cónsul general de España en Buenos Aires, donde se marcha con toda su familia incluida una sobrina que aún vive en Argentina como única descendiente de este buen presidente.
Cuando termina la guerra Manuel Blasco Garzón es nombrado representante del gobierno en el exilio en Argentina.
Blasco Garzón fallece en Argentina el 21 de Noviembre de 1.954, sin poder volver a su tierra.

Secretaría: Sierpes, 89.


Juan Domínguez Osborne
BARON DE GRACIA REAL
"EL COMPRADOR DEL NERVIÓN"

Del 14 de Junio de 1925 al 16 de Febrero de 1932. Juan Domínguez Orborne nació en Sevilla en 1.889 y falleció en 1.942.
El Barón de Gracia Real sin lugar a duda es uno de los mejores presidentes que tuvo el Sevilla en su historia, tuvo desde un principio el acierto de rodearse de personas que le ayudarían tremendamente en su mandato, entre ellos el mismísimo Ramón Sánchez Pizjuan y el eficaz Juan López García, preside el club hispalense en una época en la que tuvo que salvar diversos problemas de importancia. Sin duda, su principal logro lo consiguió dotando al club de unos terrenos que luego serían históricos para la entidad. Debido a una imposición urbanística, el Sevilla se vio obligado a abandonar el Campo de la Victoria, tras lo cual el presidente, en una importante gestión, adquiere un solar de la inmobiliaria Nervión que era propiedad de su también amigo Pablo Armero (Marqués del Nervión). Sabedor Juan Domínguez de que el Club no está en condiciones económicas de asumir dicha adquisición no duda en pagar de se bolsillo el montante del valor de la compra, más tarde iría recuperando el dinero merced a los ingresos que tenía el Club tras la celebración de los partidos, desde el primer momento el Barón impuso la estrategia de indicar a su secretario de junta Ramón Sánchez Pizjuan que una vez concluido los partidos se pagara al personal de campo y a los jugadores, técnico etc. Y del sobrante el se llevaba un tanto por ciento quedando otro tanto para reserva para los imprevistos que pudiesen surgir, de esta forma aminoraba la deuda, pero lentamente, cuando finaliza su mandato en 1.932 para hacerse cargo del Club, Ramón Sánchez Pizjuan el Barón indica que la estrategia de pago no variaría y que la amortización de los pagos de los terrenos y construcción de estadio no variarían ni un ápice, Juan Domínguez se casó con Dña María Manjón y el matrimonio Domínguez Manjón era tan sevillista que en la prematura muerte del barón a la edad de 53 años, esta dio por condonada la deuda que aún le mantenía el Club, con el bello argumento de que así lo había querido su esposo. Otro de los retos marcador por el Barón de Gracia Real era el conseguir que su club militara en 1ª División en esta cuestión la suerte fue esquiva y pese a que cada año se reforzaba el equipo con jugadores importante el ansiado ascenso no llegó hasta una temporada después de dejar la presidencia este importante presidente. En la primera directiva tuvo como acompañantes a Luis Ibarra, Eladio Rodríguez de la Borbolla, M. Amores, Luís Nieves, Juan Reimana, Eduardo Silvestre y Federico Maquedano que ejercía de tesorero. Durante su dilatada estancia como presidente del Sevilla, tuvo numerosos directivos en su staff. Bernardo de los Ríos, Armando Soto e Illana, José Luís Isern Rivera, Nicolás Carretero, Joaquín García de Tejada, Manuel Gayan, José Luís Buiza, Federico Flores, José Manuel Puelles de los Santos, Ramón López Romero y principalmente a Ramón Sánchez Pizjuan, el que faltó solo la temporada 1928-1929, época en la que el otrora gran presidente sevillista, ocupó el cargo de Presidente de la Federación Reional Sur. Eugenio Eizaguirre Pozzi, Francisco Toledo, Álvarez Rementería, Juan López García (Juanito Balompedico) Manuel Ríos Sarmiento, Carlos Piñar y Pickman, Antonio Calderón Hernández, Francisco Cárdenas, Antonio Alonso, Eduardo de la Matta, José Romero y hasta el incombustible Antonio Sánchez Ramos el popular "tío del puro".
Durante su mandato se fichan a jugadores como: Guillermo Campanal, Ventolrá, Padrón, Deva, Abad, Adelantado, Arroyo, el canario Castro, Gual, el onubense Bracero...
El Barón dejó una larga descendencia, casi toda vive en nuestra ciudad y mantienen una lealtad a los colores que defendió su antepasado, años posteriores su hermanastro D. Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas (Marqués de Contadero) también llega a ser presidente del Sevilla F.C.

Secretaría: Sierpes, 89


Ramón Sánchez Pizjuán y Muñoz
EL MEJOR PRESIDENTE DEL SEVILLA

Del 16 de Febrero de 1932 al 5 de Diciembre de 1941 y del 5 de Mayo de 1948 al 28 de Octubre de 1956. Ramón Sánchez Pizjuán y Muñoz, nació en Sevilla el 21 de Diciembre de 1.900 al cumplir los quince años entró a formar parte de los infantiles del Sevilla, jugaba de guardameta y su juego era muy deficiente lo que provocó que durante más de tres años estuviese de suplente, su afición al fútbol era tan grande que no le importaba el estar tres años sin “rascar bola” con lo cual se conformaba con ir de suplente y ayudar en todas las cosas del equipo, en la temporada 17-18 pasa al segundo equipo, aunque seguía sin tener posibilidades de jugar, tan solo se recuerda porque el lo mencionaba a sus íntimos que había jugado un partido contra el Betis el 28 de Febrero de 1.918, partido correspondiente a la Copa de Andalucía de segunda categoría. El 30 de mayo del mismo año el presidente Paco Alba lo incluye en un viaje que el Sevilla primer equipo realiza a Portugal, no llegó a jugar ningún partido ya que el titular era Santizo y Sánchez Pizjuan viajó con la condición de ser ayudante en la expedición.
En los años siguientes continuó ligado al Sevilla, echando una mano en lo que hacía falta, hasta que en 1.923 a la temprana edad de 23 años el presidente Manuel Blasco Garzón lo nombra directivo con el cargo de secretario, siguió en el mismo puesto con D. Juan Domínguez y Pérez de Vargas (Barón de Gracia Real) sustituyendo a éste en la presidencia el 16 de febrero de 1.932, ocupando el cargo de presidente hasta su marcha a la Federación Española de Fútbol con el cargo de vicepresidente el 5 de diciembre de 1.941, desde el principio demostró ser un presidente muy cualificado, recto, y con una personalidad aplastante. D. Ramón Sánchez Pizjuán pertenecía al partido liberal, aunque nunca unió sus opiniones políticas a sus gestión al frente del Sevilla. Ya desde un principio comienza a reforzar el equipo con la idea fija de ascender a la máxima categoría, fichan por el Sevilla, Deva y Fede procedente del Alavés, Segura del Málaga, Silvosa del Ferrol y Torrontegui del Malagueño, sin embargo esa temporada el Sevilla consigue una mala clasificación, en la siguiente, siguen llegando refuerzos, Euskalduna del Alavés, Pepe López del Atlético de Madrid t Tache del Baracaldo entre otros es la temporada 33-34, el Sevilla se proclama campeón de Segunda División y asciende a 1ª.
Ya en la primera división siguen llegando refuerzos, Ayuela del Sestao, Epelde del Zaragoza, Palencia del Betis y Viri del Melilla. El Sevilla queda en el quinto lugar, pero sería en la Copa de España, donde el éxito sería total al proclamarse Campeón de la Copa de 1.935, ganada en la final que se disputa en Madrid frente al Sabadell. Ramón Sánchez Pizjuan hace una gran labor cuando en España estalla la guerra civil, aparte de preservar a toda la plantilla para evitar que vayan al frente, con la ayuda de Antonio Sánchez Ramos y el entrenador Pepe Brand montan una gran plantilla de jugadores captando a los que tras la guerra formarían la delantera más importante de la historia del Sevilla, la delantera “stuka” con López, Pepillo, Campanal, Raimundo y Berrocal. Durante la guerra el Sevilla juega más de 80 partidos por toda la llamada zona nacional, la mayoría de estos partidos eran benéficos, en pros de los soldados, niños huérfano por la guerra, comedores populares, etc. En 1.939 bajo su mandato el Sevilla gana su segundo gran galardón , su 2ª Copa de España, esta vez frente al Rácing de Ferrol en la final jugada en el estadio de Montjuic. En la temporada 39-40 el Sevilla consigue el subcampeonato de liga. La última temporada que Sánchez Pizjuan- en esta primera estancia- permanece en el Sevilla, el equipo que en el puesto quinto de la general, proclamándose máximo goleador de la categoría con setenta goles logrados, merced a resultados tan sorprendentes como las victorias sobre el Barcelona por 11-1; sobre el Valencia por 10-3, sobre el Hércules por 8-3 o sobre el Real Madrid por 5-4.
Cuando el presidente de la Federación Española, Javier Barroso Sánchez-Guerra, le pide a Sánchez Pizjuan que marche a Madrid para ocupar el cargo de vicepresidente del organismo federativo, Ramón Sánchez Pizjuan acepta, porque considera que deja al Sevilla en buenas manos y que desde Madrid podía seguir ayudando al Sevilla, como así sucedió.

Del 5 de Mayo de 1.948 al 28 de Octubre de 1.956 (segundo mandato)
Tras estar ocupando la vicepresidencia de la Federación Española de Fútbol, aunque también mandando en la distancia Sánchez Pizjuan decide dar por terminada su estancia en Madrid y volver a Sevilla. Sin duda la vuelta de Sánchez Pizjuan a Sevilla estuvo motivada por su cansancio como federativo y porque el Marqués de Contadero presidente del Sevilla- un hombre al que le gusta poco el fútbol- también se siente cansado y decide abandonar el cargo de máximo mandatario sevillista.
Lo que no espera Sánchez Pizjuan cuando vuelve a Sevilla es que su brazo derecho Antonio Sánchez Ramos le dispute también la poltrona de la presidencia del Sevilla. Los principales poderes del club, aconsejan a Sánchez Ramos que se retire en su intento de optar a la presidencia y este incluso acepta, pero enterado Sánchez Pizjuan del deseo de Sánchez Ramos se niega a tomar el mando de la nave sevillista si antes no se celebran una elecciones democráticas para que la presidencia del Sevilla la ocupe el que los socios “notables” del Sevilla elijan. Celebradas estas es elegido Sánchez Pizjuan por mayoría casi absoluta.
El cinco de mayo, Ramón Sánchez Pizjuan es elegido presidente y en esas fechas una vez terminado el campeonato de liga, el Sevilla camina firme en la copa con el propósito de proclamarse campeón, cosa que logra felizmente justo dos meses después de haber tomado posesión el nuevo presidente, de esta forma tres de los cuatro logros más importantes conseguidos por el Sevilla- las tres copas de España- son conseguidas con Ramón Sánchez Pizjuan como presidente. El campeonato de liga logrado en la temporada 45-46, lo logra el Sevilla con el Marqués de Contadero en la presidencia y Sánchez Pizjuan en la Federación Española de Fútbol.
Otros éxitos logrados por el Sevilla bajo el mandato de su presidente más emblemático es un subcampeonato de liga en la temporada 50-51, aquel campeonato que se le escapa al Sevilla por el garrafal fallo del colegiado catalán Azón en el último partido de liga en Nervión, dando validez a un espléndido gol marcado por Araujo y que minutos más tarde lo invalida a instancias de su juez de línea Saz. Esa temporada en Nervión cayeron todos los equipos y fueron derrotados por cuatro goles a cero los tres mejores: Real Madrid, Barcelona y Valencia. También anotó el Sevilla un subcampeonato de copa, cayendo en la final ante el Athlétic de Bilbao por 1-0 esto sucedía en la temporada 54-55. Otros éxitos fueron la consecución del trofeo Teresa Herrera de la Coruña y los dos Carranzas consecutivos de los años 1.955 y 1.956. Y sobretodo la celebración de unas brillantísimas Bodas de Oro, con numerosísimos actos, innumerables competiciones deportivas y un final feliz por cuanto el Sevilla se proclamó vencedor del trofeo que se disputó y en donde intervinieron junto al Sevilla, el campeón de Francia; Stade de Reims y el campeón de Suecia; Norrkoping.
Ramón Sánchez Pizjuan fue junto con su vicepresidente el marqués de Soto Hermoso el inspirador para la creación en Cádiz- donde veraneaba- del Trofeo Carranza, merced a que el marqués era hermano del alcalde de Cádiz, D. José León de Carranza, ambos hermanos con los acertados consejos de Sánchez Pizjuan honraron la memoria de su padre al poner tanto al prestigioso trofeo como al estadio gaditano su nombre.
Aunque la idea de la construcción de un nuevo estadio que sustituyera al vetusto campo de Nervión, ya se llevaba madurando desde hacía muchos años, fue en la década de los años cincuenta cuando se potenció la misma y se hicieron los proyectos para la construcción del que en principio se pensaba denominar “Nuevo Gran Estadio de Nervión” y que al fallecer D. Ramón Sánchez Pizjuan, se cambio el nombre por el actual en honor al mejor presidente que ha tenido el Sevilla en toda su historia.
Ramón Sánchez Pizjuan sentó en el banquillo del Sevilla, al que posiblemente ha sido el mejor entrenador del mundo. Helenio Herrera, este tras pasar por los mejores equipos del mundo, poco antes de su muerte en Venecia pronunció la siguiente frese lapidaria.
“De todos los presidentes que heconocido sin duda el mejor ha sido Ramón Sánchez Pizjuan, presidente del Sevilla”
La madrugada del 28 de Octubre de 1.956, sorprendió la muerte a Sánchez Pizjuan, mientras el equipo jugaba su partido correspondiente al campeonato de liga en Las Palmas. El entierro que fue un clamor por lo mucho que le querían, todos los sevillistas, y todos los sevillanos se recordará con el paso de los años al igual que la frase pronunciada por su predecesor en la presidencia del Club- Don Ramón de Carranza – sobre su ataud: “Él quería construir para su Sevilla, un gran estadio. Sobre su cuerpo inerte, prometo que ese estadio se construirá, Ramón, vete tranquilo al Cielo que tus deseos serán cumplidos”

Secretarias: Desde 1922, Sierpes, 89. (Este era el lugar de las reuniones, no ostante el domicilio de la secretaría hasta 1940, era la casa de Ramón Sánchez Pizjuan, calle Álvarez Quintero, 76). 1.940: Calle Sierpes, 62 (Frente al Círculo Mercantil), 1.947:Calle San Miguel, 10


Antonio Sánchez Ramos, presidente en funciones
"UNA VIDA ENTREGADA AL SEVILLA"

Del 5 de Diciembre de 1.941 al 7 de Septiembre de 1.942.Antonio Sánchez Ramos, nació en Sevilla en 1.905 el mismo año que fue fundado el Club, se hace socio en la temporada 1.918-19, cuando contaba trece años de edad, desde el momento que se hace socio entra en el club a colaborar con “chiquillo” para ir a por los cafés para los directivos y empleados. Y cuando se jugaban partidos actuaba como “botones” del equipo, se puede considerar que fue un adelantado a su tiempo, hacía de recoge pelotas, de inflador de balones, de mandadero y de todo lo que hiciese falta. Eran los tiempos de Spencer, Kinké y Brand como figuras del Sevilla. Con 21 años y cumpliendo el servicio militar es llamado por el barón de Gracia Real para formar parte de su directiva a instancias de Sánchez Pizjuan, posiblemente es el directivo más joven no solo del Sevilla, si no incluso del fútbol español. Cuando Ramón Sánchez Pizjuan accede en 1.932 a la presidencia del Sevilla, nombra a este prohombre del fútbol como vicepresidente.
Antonio Sánchez Ramos estudia perito agrónomo y a su vez regenta las tierras que pertenecen a su familia, situadas detrás de la fábrica de Hitasa. Cuando se funda la primera peña sevillista en la calle General Polavieja es elegido presidente de la peña haciendo una labor muy fructífera para el Club. Su cargo en la peña no le evita para que siga siendo directivo del Sevilla hasta 1.948, veinte y dos años continuados como directivo. En algunos momentos es un firme contestatario del propio presidente Sánchez Pizjuan, sin embargo este nunca prescinde de los servicios de Sánchez Ramos.
Al estallar la guerra civil en 1.936, el virtuoso presidente Sánchez Pizjuan reune a Antonio Sánchez y Pepe Brand para formar un trío que mantuviese viva-pese a la guerra- la llama del sevillismo, llama que nunca se apaga, tal como sucede en prácticamente todos los clubes españoles. El Sevilla durante esa época es el único equipo profesional que se mantiene al completo, y pese a que se suspenden todas las competiciones llega a jugar 88 partidos en los tres años de enfrentamiento civil.
Las misiones están perfectamente definidas en el Sevilla, Sánchez Pizjuan dirigía al club y ponía a buen recaudo a todos los jugadores de la plantilla, para que no tuviesen que ir al frente, de tal forma que el único jugador que no continua en el equipo es el inquieto Guillermo Eizaguirre, que es teniente del ejercito y que llegada la guerra cambia el balón y las botas de jugar, por el fusil y las botas de montar. Antonio Sánchez Ramos es encomendado por el presidente de ser el responsable deportivo de la plantilla y el captador de jugadores para el futuro, los grandes conocimientos de este deporte por parte de Sánchez Ramos dan un enorme fruto, ya que prácticamente es el causante de que el sevilla logre reunir durante la guerra a un gran conjunto de jugadores en torno a los que ya estaban en el club, los nuevos valores respondían a los nombres de Pepillo, Raimundo, Cayuso, Félix, Vidal, Salustiano, etc. Durante la guerra se forma la delantera “stuka” con López, Pepillo, Campanal, Raimundo y Berrocal.

Antonio Sánchez Ramos, ejerció en el Sevilla de vocal, tesorero, secretario, vicepresidente, delegado, secretario técnico y a veces hasta de entrenador. En 1.941 cuando Sánchez Pizjuan es llamado a Madrid para ser nombrado vicepresidente de la Federación Española de Fútbol, Antonio Sánchez Ramos que era vicepresidente es nombrado “presidente en funciones” manteniéndose en este puesto diez meses, por cuyo motivo podemos considerar y aquí lo hacemos como presidente efectivo, ya que fue una larga estancia que no debe pasar ignorada en la historia del Sevilla Fútbol Club.
En la temporada 41-42, que es cuando Sánchez Ramos ejerce de presidente el Sevilla ficha a varios jugadores de gran valía: Alconero procedente del Baracaldo, Asencio de la Balona, Eguiluz del Recreativo de Huelva, Mateo del Cádiz, Retamar del Murcia y Soler del Tenerife.
A los diez meses de su presidencia accidental es el propio Sánchez Ramos el que propone al marqués de Contadero la presidencia del Club, el aristócrata acepta el cargo y él pasa a ser vicepresidente, esto da como resultado que se forme un triangulo directivo de difícil alcance y categoría. D. Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas el marqués de Contadero, es el presidente oficial, D. Ramón Sánchez Pizjuan, es el presidente efectivo y D. Antonio Sánchez Ramos es el presidente ejecutivo, con este mágico trío el Sevilla logra los mayores éxitos de su historia, un Campeonato de Liga y un Campeonato de Copa de España.
Antonio Sánchez Ramos, le llamaban popularmente “el tío de puro” por los enormes habanos que fumaba, se casó con Elisa Pérez una de las hermanas de Manolito Pérez masajista del Sevilla hace unos años.
Antonio Sánchez Ramos fue directivo del Sevilla desde 1926 a 1948, y en dos ocasiones más de 1957 a 1959 y de 1962 a 1966. A partir de entonces y hasta su fallecimiento es Presidente por delegación del Sevilla Atlético.

Secretaría: 1.940: Calle Sierpes, 58 (Frente al Círculo Mercantil)


Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas
MARQUÉS DE CONTADERO
UN PRESIDENTE ARISTOCRÁTICO

El marqués de Contadero es nombrado presidente del Sevilla, tras permanecer el club en las sabias manos del presidente interino D. Antonio Sánchez Ramos, vicepresidente del Club cuando el 5 de Diciembre de 1.941, el presidente Sánchez Pizjuan es llamado a Madrid para ocupar el puesto de vicepresidente de la F.E.F., El “tío” del puro como popularmente se le llamaba a este singular directivo permanece como presidente interino por espacio de diez meses. Es el propio Sánchez Ramos el que ha instancias de Sánchez Pizjuan propone al marqués de Contadero la presidencia del Sevilla. Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas el marqués de Contadero acepta dicha presidencia por dos importantes motivos, la petición de parte de su familia muy identificada desde siempre con los colores del Sevilla y otra mucho más importante en memoria de su hermanastro Juan Domínguez Osborne (Barón de Gracia Real) que acababa de fallecer y que había sido desde 1.928 a 1.932, uno de los mejores presidentes del Sevilla FC.


El marqués de Contadero cuando era preguntado de porque había aceptado ser presidente del Sevilla, habiendo sido presidente del Betis en 1.921, decía que él había sido presidente del Betis al pedírselo unos amigos y para evitar la desaparición de dicho club por motivos económicos, pero que no se sentía bético, ya que él era sevillista desde niño al igual que toda su familia y ponia como ejemplo lo ocurrido en 1.930 con su amigo y gran torero Ignacio Sánchez Mejias, que se declaraba sevillista, pero que aceptó ser presidente del Betis para evitar su desaparición por motivos económicos.

El marqués de Contadero, más aficionado a los toros y a los caballos que al fútbol, fue un presidente “testaferro” ya que la dirección del Club se llevaban entre Sánchez Pizjuan desde Madrid y Sánchez Ramos el vicepresidente en Sevilla.

Al marqués de Contadero, le corresponde dirigir al Club en un espacio de tiempo en donde por decreto del gobierno relacionado con los derechos fundamentales de reunión y asociación, todo el fútbol español se vio obligado ha hacer desaparecer las asociaciones como tales y ante la imposibilidad de celebrar asambleas de socios, tienen que convertirse en una especie de gestoras que dirigen los clubs de fútbol. La derogación de esta ley en 1948, provoca que a los clubs vuelvan las tradicionales asambleas y por tanto el Sevilla realiza elecciones para elegir una nueva directiva. En el caso del Sevilla, dos son los candidatos, Ramón Sánchez Pizjuan y Antonio Sánchez Ramos, el ganador fue Sánchez Pizjuan que vuelve al gobierno del Club hasta el día de su fallecimiento, el 28 de octubre de 1956.

El Sevilla consigue su mayor logro, el Campeonato de Liga con el marqués de Contadero como presidente “oficial del Club”. También durante los seis años que permanece en el cargo hasta la vuelta de Sánchez Pizjuan de la F.E.F., el Sevilla consigue la consagración definitiva entre los club grandes de España. En la temporada 42-43, la primera de su mandato el Sevilla consigue un subcampeonato de liga y resultados tan concluyentes como las victorias ante Zaragoza por 6-0, Betis por 5-0 ambas en Nervión, o las logradas a domicilio en Heliopolis ante el Betis por 2-5.

Esta temporada fue una de las mejores del Sevilla en su historia, el equipo blanco era conocido en toda España: Busto, Joaquín, Villalonga, Alconero Félix, Mateo, López, Pepillo, Campanal, Raimundo y Berrocal. Esa misma temporada llega al Sevilla Busto procedente del Baracaldo, la siguiente Arza del Málaga con resultados tan importantes como la victoria ante el Valencia por 8-0, o la lograda en Chamartín donde gana el Sevilla al Real Madrid por 5-3, consiguiéndose un tercer puesto en la liga, después llegarían al Sevilla Araujo y Antúnez la temporada que se consigue la Liga.

Se da la curiosa circunstancia de que en el clamoroso recibimiento que tiene el Sevilla en el salón Colón del Ayuntamiento el alcalde el Duque de Alcalá de los Gazules pronuncia un discurso para felicitar al campeón al que responde con otro discurso el presidente del Sevilla, años más tarde es el propio marqués de Contadero el que accede a reemplazar en la alcaldía a ese alcalde. Sin poner en duda el crecimiento del Sevilla bajo el mandato del marqués de Contadero, nadie duda que fue mejor alcalde que presidente del Sevilla.

En la temporada 46-47, el Sevilla consigue un sexto puesto con la incorporación de Doménech y Guillamón, y se dan resultados tan concluyentes como 5-0 a favor del Sevilla contra el Real Madrid o 5-2 frente al Sporting. La 47-48, se consigue un honroso quinto puesto, con 5-0 ante la Real Sociedad o 5-1 ante el Oviedo, ambos en Nervión, al mes siguiente de volver Sánchez Pizjuan de Madrid y hacerse nuevamente cargo de la presidencia del Sevilla y por tanto dejar la poltrona el marqués de Contadero el Sevilla se proclama ante el Celta por tercera vez campeón de Copa.

Lo que no se puede dudar, es que el marqués de Contadero fue un gran adalid del deporte en Sevilla, pues tras ser presidente de los dos clubes de la ciudad favoreció mucho a todo el deporte sevillano, incluso donando los terrenos que llevan su nombre para el fútbol modesto, es por ello que la Federación Andaluza de Fútbol cuando construyó las instalaciones de Ciudad jardín no dudó en denominar a las mismas con el nombre de Campos de Fútbol Marqués de Contadero.

Secretaría: Secretaría: 1.940: Calle Sierpes, 58 (Frente al Círculo Mercantil) y San Miguel, 10, desde 1947


Ramón de Carranza y Gómez de Pablo
MARQUÉS DE SOTO HERMOSO

EL CONSTRUCTOR DEL ESTADIO SÁNCHEZ PIZJUAN

A Ramón de Carranza y Gómez-Pablo le tocó la ingrata tarea de ser el sucesor de un gran presidente como había sido Ramón Sánchez Pizjuan. El marqués de Soto Hermoso era hijo de Ramón de Carranza y Güel, y hermano de José León de Carranza alcalde Cádiz y creador junto a Ramón Sánchez Pizjuan del Trofeo Ramón de Carranza. Había sido alcalde de Sevilla desde 1.936 al estallar el Movimiento Nacional hasta 1.938, su ejecutoria como alcalde de Sevilla fue tan ejemplar que mereció el honor de que varios importantes escritores le nominaran como el alcalde que más había querido a Sevilla hasta ese momento.
Hasta el momento del fallecimiento de Ramón Sánchez Pizjuan, el marqués de Soto Hermoso había sido vicepresidente del Sevilla FC, tras el óbito se vio en la necesidad de sustituir al mejor presidente de la entidad, tarea nada fácil pero que no rehusó e incluso se comprometió a que la idea de la construcción del nuevo estadio que se germinaba en las mentes de los dirigentes sevillistas desde 1.937, tuviese un feliz final con su ejecución.
Con el cuerpo aún caliente del fallecido Sánchez Pizjuan, Ramón de Carranza públicamente prometió que el gran sueño de este se vería cumplido. El marqués de Soto Hermoso tomó el tema de la construcción del estadio como una cosa personal y allí pronunció cosas tan bellas como: “ Querido Ramón, ahora te vamos a dar tus amigos entre los que me honro cristiana sepultura, y al día siguiente a la entrega de tu cuerpo a la tierra, nos ponemos manos a la obra y tu sueño de que el Sevilla FC tenga un gran estadio, se verá hecho realidad”
El nuevo presidente (del 28 de Octubre de 1956 al 19 de Julio de 1957 fue presidente interino). cumplió al pie de la letra su palabra, ya que en los últimos días de Octubre de 1.956 se producía este gesto y en noviembre del mismo año se firmaban los contratos para que el nuevo estadio se construyera y el día 2 de diciembre se colocaba la “primera piedra” del musuleo nervionense.
El proyecto del arquitecto madrileño Manuel Muñoz Monasterio- que había proyectado también el estadio Santiago Bernabeu- resultó ganador de entre los siete proyectos presentados. Veinte y dos meses y seis días después de colocada la primera piedra, el estadio estaba levantado y listo para ser usado. También se sometió a consulta el nombre que llevaría el nuevo estadio. Entre las propuestas figuraron entre otros nombres como los de: Nuevo Gran Estadio de Nervión, Nuevo Nervión... pero una ocurrencia del escritor y periodista Julio González Cabañas de que se le denominara Estadio Ramón Sánchez Pizjuan caló profundamente entre los aficionados hasta el punto de que se retiraron todos los proyectos de otros nombres y se acordó por completa unanimidad el que el nuevo estadio llevase el nombre del más emblemático presidente del Sevilla Fútbol Club.
Puestas las miras tanto del presidente como el resto de su junta en esta magna obra, quedó en un segundo termino el equipo, no se reforzó debidamente el equipo y este perdió potencial dentro del fútbol español. Los Arza, Busto, Doménech, Herrera, Ramoní, etc. Se batían en retirada debido a la edad y sus sustitutos no tenía la calidad de estos, las más jóvenes estrellas de ese momento Valero, Ruiz Sosa, Pepillo, Campanal... sin la llegada de grandes refuerzos no podían mantener al equipo en la línea de anteriores temporadas. No obstante al comienzo de su mandato si hubo un hecho relevante, el subcampeonato logrado en la liga 56/57, dio al Sevilla el derecho de participar como único representante hasta el momento del Sur de España en la Copa de Europa, al proclamarse el Real Madrid campeón a su vez de la liga española y de la Copa de Europa. De las cinco temporadas que Ramón de Carranza estuvo presidiendo el club, cabe destacar deportivamente, esa participación en la Copa de Europa y la 59-60 en donde el equipo quedó clasificado en el cuarto lugar de la tabla, tras Barcelona, Real Madrid y Athlétic.
D. Ramón de Carranza y Gómez-Pablo tuvo el honor de hacer el saque oficial el día 7 de Septiembre de 1.958 en el partido amistoso Sevilla FC- Real Jaén que servia de inauguración oficial del Estadio Sánchez Pizjuan.
Ramón de Carranza, forma una junta directiva con Diego Benjumea Vázquez, Manuel Zafra Poyato y Francisco García Carranza como vicepresidentes. José del Povil, Diego Benjumea Vázquez, Turmo, Navarro Canela, Mantero, Velasco, Loscertales, Del Río, Conde y Liñan. Siendo presidente del Sevilla Atlético el vicepresidente D. Francisco García Carranza. Con posterioridad, se incorpora a la directiva D. Eduardo Osborne Vázquez a un cargo de vicepresidente. Eduardo Osborne es un hijo Roberto Osborne, fundador de la Cruzcampo

Secretaría: 1947, calle San Miguel, 10


Guillermo Moreno Ortega

UN PRESIDENTE AGNEGADO

Del 19 de Agosto de 1961 al 23 de Julio de 1963. Guillermo Moreno Ortega se caracterizó por poseer una enorme “valentía” al hacerse cargo de la presidencia del club en un momento en donde no se encontraban soluciones a la deteriorada economía que atravesaba el Sevilla.
La época dorada en cuanto al rendimiento deportivo del equipo había pasado y prácticamente desaparecido con el fallecimiento del inolvidable Ramón Sánchez Pizjuan, su predecesor el marqués de Soto Hermoso había cumplido su palabra de construir un gran estadio- posiblemente el mejor- pero en cambio el enorme desembolso que hubo de hacerse para realizar tan magna obra repercutió enormemente en el equipo.
El dinero para renovar a tiempo el equipo faltaba y esto se dejaría notar en los resultados, por otro lado lo poco bueno que salía se vendía con rapidez para hacer caja, esto motivó que el marqués no aguantara el tipo y pusiese tierra de por medio en su mandato entregando el club al vicepresidente Guillermo Moreno Ortega. A los pocos meses el marqués decidió marcharse y Guillermo Moreno Ortega en un gesto que le honraba se hacía cargo del club en unas condiciones realmente calamitosas en cuanto a lo económico.
Guillermo Moreno durante su mandato de casi dos años expuso su hacienda hasta el punto de que muchos aficionados asegurarían que se arruinó en pros de buscar una salida a la delicada situación del club.
Nada más aterrizar Guillermo Moreno en la poltrona sevillista se decide traspasar a Pereda y Szalay al FC Barcelona, sin duda dos de los mejores jugadores del equipo sevillista, la oferta del equipo catalán no era rechazable porque aligeraba la nómina blanca aunque también lo debilitaba deportivamente. Para colmo de males la afición muy acostumbrada a los éxitos comenzó a darle la espalda al equipo con lo cual los nubarrones se instalaban sobre el cielo del estadio nervionense.
El Sevilla inicia la temporada 61-62 con un equipo irregular. Mut, Cobo y Manolín cubrirían la puerta, Juan manuel, Santín, Campanal, Maraver y Valero formarían en la defensa, Felices, Ruiz Sosa, Achucarro, Somarribas serían los medios y Agüero el jovencísimo Oliveros, Rivera, Idígora, Antoniet, Diéguez y Segurola serian los delanteros, en el banquillo repetía el vasco Antonio Barrios. A estos jugadores se unirían a última hora el exmadridista Enrique Mateos y el exathlético José Luis Areta, un poco antes se había incorporado Maguregui. Los tres son buenos jugadores pero cuando llegan al Sevilla cercano a los treinta años de edad han perdido velocidad y su rendimiento no pasa de ser discreto.
Guillermo Moreno accedió a la presidencia del Sevilla sin necesidad de realizar elecciones- no había otro pretendiente que él- por lo cual es elegido por aclamación. Guillermo Moreno forma una directiva en base a los vicepresidentes: Antonio García Carranza y Juan López Sánchez, completando dicha directiva con Leonardo Loscertales, Joaquín Piñar y Miura, Marcos Mantero, Francisco Adorna, José P. Del Pobil, Eugenio Benjumea, Fernando Navarro, Francisco García Carranza, José María Conde, Gonzalo Liñan y José Huesca.

Uno de los éxitos más importante de Guillermo Moreno como presidente del Sevilla fue el reto de asumir el club otras practicas deportivas como eran las universitarias que estaban a punto de desaparecer por el abandono a que le había sometido la universidad. El Sevilla acogió en su seno a todos los deportistas del C.A.D.U (Club Atlético Deportivo Universitario) de esta forma el Sevilla contó con equipos de Balonmano, Atletismo, Baloncesto, Rugby...

Lo más importante del mandato de Guillermo Moreno fue sin duda el llegar a la final de la Copa del Generalísimo, el Sevilla tuvo que conformarse con el sub-campeonato al perder en la final ante el Real Madrid por 2-1, con el fallo de Mateos en el lanzamiento de un penalti que podía haber – de transformarlo- cambiado totalmente el destino de la Copa de España, a este éxito hay que unir otros dos más el ascenso del Sevilla Atlético por primera y única vez en su historia a la división de plata del fútbol español. Diego Villalonga llevó al equipo a la segunda División A, y el tercer éxito fue la consecución de la Copa de Andalucía que esa temporada volvía a ponerse en juego, tras 23 años sin jugarse. Solo se jugó esa temporada. La presidencia de Guillermo Moreno duró una temporada más pero esta resultó decepcionante al clasificarse el Sevilla en el lugar onceavo y perder además el Sevilla Atlético la categoría que tanto trabajo había costado conseguir. Lo único positivo que pudo anotarse en esa temporada fue el trabajo de cantera que resultaba a dar resultado con figuras emergentes como Oliveros, Gallego, Moya, etc.

Secretaría: 1947, calle San Miguel, 10


Juan López Sánchez

UN PRESIDENTE SIN SUERTE

Del 19 de Septiembre de 1963 al 4 de Mayo de 1966. Con toda seguridad Juan López Sánchez vivió en la presidencia del Sevilla los peores momentos que había vivido la sociedad hasta ese momento. Ya en el mandato de Guillermo Moreno su predecesor comenzaron las penurias económicas en la que había entrada el Sevilla, túnel al que no se le encontraba nunca el fin.
La construcción del hermoso estadio Ramón Sánchez Pizjuan condenó a todos los presidentes que vendrían tras su terminación, la losa económica no permitía a ninguno de ellos hacer grandes dispendios puesto que todo el dinero que se recaudaba era para pagar a los jugadores y las deudas contraídas por la magna obra.
Juan López Sánchez en el momento de hacerse cargo de la nave sevillista tiene que luchar contra dos frentes muy definidos, la situación económica que no permitía hacer inversiones en buenos jugadores y el que la afición da la espalda al club en un momento decisivo de su historia, en parte por las “guerras” internas y en parte porque la bajada de calidad en los deportivo no invitaba al seguidísmo. Los socios habían visto en un pasado demasiado reciente a grandes figuras en su club y ahora la falta de estas figuras no la soportaban fácilmente.
Tres años duró el mandato de Juan López Sánchez y fueron tres años de suplicio y penurias, al finalizar la primera temporada, López Sánchez realiza una- en principio- importante operación financiera vendiendo los 22.000 metros cuadrados propiedad del Sevilla que se encontraban detrás de la grada de gol norte, el montante de la operación llega a los sesenta y seis millones largos de pesetas, cantidad importantísima pero que quedó devaluada debido a las grandes deudas que arrastraba el club. Se taponaba uno o varios de los agujeros pero evidentemente no quedaba dinero para reforzar el equipo en pro de mejoras deportivas, más aún se debilita el mismo con los traspasos de Ruiz Sosa y Agüero. Las cosas no salen como se desean y al tener que reforzar el equipo con jugadores que proceden de desechos de otros club o el no encontrar otro camino que buscar en la cantera, da como resultado que el equipo haga unas temporadas mediocres. Gallego en edad juvenil es subido al primer equipo, pero todo el sevillismo sabía que si el de Puerto Real cumplía las expectativas que había creado, pronto sería traspasado, tal como sucedió. Durante el mandato de Juan López Sánchez, tres técnico comenzaron sendas temporadas: Pedro Otto Bumbel que consiguió un mediocre noveno lugar, Fernando Daucik que aún lo clasificó más bajo, concretamente en el lugar décimo y finalmente Ignacio Eizaguirre que no llega a cumplir la temporada completa teniendo que ser sustituido por Juan Arza que al final logra parar el descenso del equipo que irremisiblemente buscaba la segunda división. Solo se ficha al paraguayo Cabral que da un regular rendimiento. Juan López Sánchez se rodea de amplios sectores del sevillismo y nombra como vicepresidentes a Antonio García Carranza y Fernando Robina y como vocales a Pedro Cava, Francisco Alcalá, Fernando López, Manuel Burgos, Carlos Sundehin, Manuel Zafra, Luis Ibarra, José Huesa y al incombustible Antonio Sánchez Ramos.
Uno de los aciertos en lo social que tiene el club es el nombramiento del marqués de Contadero- ex presidente y ex alcalde- como Presidente de Honor del Sevilla FC.
En lo deportivo poca cosa- lo más notable la consecución del Trofeo Costa del Sol en 1.964- y eso sí, un éxito se puede considerar el colocar al frente de la cantera a buenos técnicos para fomentar la salida de grandes promesas, aunque desgraciadamente no las pudiese disfrutar el colectivo social.
A la salida de Ruiz Sosa y Agüero seguirían las de Gallego y Oliveros, toda la España futbolística está pendiente de los jugadores que se van formando en el Sevilla, para llegado el momento comprarlo.
López Sánchez en su segundo año de mandato incorpora caras nuevas a su consejo directivo como es el caso de José María Alcalá, Joaquín Castro y Carlos Carvajal. Las intenciones eran magnificas, pero el dogal que se apretaba cada vez más sobre el “cuello” del debilitado club no permitía reaccionar al equipo en lo deportivo y Juan López Sánchez- al que muchos le llamaban el “droguero”- por ser el propietario del más importante almacén de droguería de Sevilla. Antes de llegar a cumplir el tercer año, tiene que dejar la nave sevillista por recomendación médica.
López Sánchez fue un presidente que sufrió lo indecible por enderezar el rumbo del club, pero estaba claro que la losa de la construcción del Sánchez Pizjuan era demasiada pesada y pasaría factura durante muchos años.

Secretaría: 1947, calle San Miguel, 10


Manuel Zafra Poyato

UN PRESIDENTE SUFRIDOR EN TIEMPOS DIFICILES

Del 21 de Junio de 1966 al 22 de Agosto de 1968. Al presidente Manuel Zafra Poyato nunca se le pudo negar , ni su cariño a los colores del Sevilla FC, ni su entrega abnegada en el intento de mantener al equipo en 1ª División.
Zafra Poyato fue directivo en épocas “pomposas” del Club al lado de su incondicional amigo Ramón Sánchez Pizjuan. Cuando faltó el insigne Sánchez Pizjuan, siguió al lado de Ramón de Carranza, más tarde continuo con Guillermo Moreno y cuando éste se retira se suma a la directiva de Juan López Sánchez. Como ya hemos explicado en las historias de otros presidentes que precedieron a Manuel Zafra, a raíz de la construcción del Estadio el Sevilla cae en una crisis económica que perduró durante largos años. Posiblemente su punto culminante en cuanto al deterioro coincide con la presidencia de Zafra.

Manuel Zafra Poyato un hombre modesto donde los haya, trabajador incansable y nada aficionado a “salir en las fotos” le tocó bailar con la más fea por circunstancias ajenas a su voluntad, ya que siempre había estado en un segundo plano, pero la enfermedad de Juan López Sánchez precipitó su salida a la arena de la poltrona. Al resto de los directivos sevillistas le costó trabajo convencer a Zafra Poyato para que tomase el mando, éste se había acostumbrado a estar siempre en el segundo plano y su modestia no le permitía el aceptar el alto honor de presidir al Sevilla.
Manuel Zafra un modesto industrial con una tienda de confección en la calle Chicarreros, ante el vacío de poder que se producía y el que nadie quería el sillón presidencial, finalmente acepta el reto y toma las riendas del club con muchas deudas, muchas necesidades y una plantilla de jugadores de muy escasa calidad en general.
De cualquier forma Zafra nada más hacerse con las riendas del club, hace un manifiesto en el cual arenga al sevillismo para que se hagan socios, nombrando una comisión que inicia la que en esos momentos se llamó “Operación 20.000”. Culminada ésta Zafra Poyato dijo que las clases más populares habían sido las que habían arrimado el hombro en esa ocasión y que en cambio las clases más pudiente no habían colaborado en la medida que el Club demandaba.
La desgracia deportiva se cebó con este hombre recto, Zafra recibió el legado positivo de la participación del Sevilla por primera vez en La Copa de Ciudades en Ferias (actual Uefa) merced al octavo puesto conseguido en la temporada anterior. Fichó a Sabino Barinaga para el banquillo, y tiró de cantera puesto que no podía tirar de cartera, a las primeras de cambio el Dínamo de Pitesti apeó al Sevilla de la competición continental, En la Liga la cosa fue de desastre, cesado el entrenador, Juan Arza se hace cargo del equipo y al menos salva al equipo del descenso directo jugándose una promoción ante el Sporting de Gijón salvándose la categoría merced a los goles de Lizarralde en el Sánchez Pizjuan y a Emilio Pintado en el viejo Molinón asturiano.
En la siguiente temporada nuevo entrenador esta vez Antonio Barrios es el que ocupa el banquillo y en la jornada décimo octava debido a la desesperante situación es reemplazado por Juan Arza nuevamente, en esta ocasión no hay tanta suerte y tras 31 años ininterrumpido en la máxima categoría el Sevilla desciende a segunda división.
Manuel Zafra Poyato no logra superar la situación y cae enfermo, su familia temiendo por su vida le fuerzan a presentar la dimisión. La rectitud de Manuel Zafra es tan estricta que no logra superar la situación hasta pasado muchos meses del desastre del descenso.
La mala suerte acompañó a este presidente hasta límites insospechados, nada más llegar a la presidencia fallece el Marqués de Contadero benefactor del Sevilla en todo momento, después llega la promoción ante el Sporting y para colmo de males en la segunda temporada de su mandato el descenso.

Secretaría: 1947, calle San Miguel, 10


José Ramón Cisneros Palacios

UN PRESIDENTE ILUSIONANTE

Del 17 de Septiembre de 1968 al 11 de Diciembre de 1972. El descenso de categoría a 2ª división, provocó el abandono de Manuel Zafra Poyato de la presidencia del Sevilla. Éste no pudo superar la situación y menos se veía con fuerzas para recuperar al equipo del pozo donde había caído. Las 31 temporadas continuadas que había permanecido el Sevilla en la máxima división eran una loza de difícil superación.
Desde el mismo momento que Manuel Zafra abandona el barco, aunque interinamente toma el timón Antonio Carranza, ya estaba cantado que el próximo presidente blanco sería José Ramón Cisneros. Aún se recuerda por los antiguos sevillistas las palabras del gran “paladín” de la información deportiva Manuel Alonso Vicedo en las ondas de Radio Vida en torno a que irremisiblemente la presidencia del club decano de la ciudad pasaba por la calle Gravina, 23 donde estaba ubicado el bufete de Cisneros.
El programa de José Ramón Cisneros, era sin duda un programa ilusionante. Cisneros conocía perfectamente la desmoralización que había en el sevillismo culminada con el descenso. Por ello el famoso abogado dejó bien claro que su intención pasaba por parar la “sangría económica” y darle una vuelta al club como si se tratase de un calcetín.
Las dos primeras gestiones que realizó el presidente Cisneros no pudieron ser más fructífera y bien acogida por los sevillistas. Confirmar a Juan Arza en el banquillo y darle un buen bocado a la deuda, al conseguir deshacer en el último momento la venta de los terrenos situados en el gol norte del Sánchez Pizjuan, logrando venderlos al día siguiente a una caja de ahorro por el triple de su valor anterior. Al margen de estos dos logros Cisneros se había marcado en su mandato cuatro logros de los que el último no pudo conseguirlo, estos eran distribuidos uno por año: ascender, consolidar, aspirar y conseguir. Los tres primeros se consiguieron pero el cuarto no fue posible.
La temporada resultó tremendamente buena, aunque los refuerzos fueron escasos, tan solo uno: Berruezo procedente del Málaga, eso si de mucha calidad y el resto de los jugadores subido de los escalafones inferiores, Lebrón, Eloy I, Catalán... La temporada fue triunfal y casi desde el principio el equipo se situó en lugares de ascenso, al final de las 38 jornadas el Sevilla recupera la categoría como líder. José Ramón Cisneros forma una directiva entre tecnócratas y sevillistas de gran raigambre dentro del Club, en su junta figuran: José María Cruz, José María Granado, Francisco Alonso de Caso, José Ignacio Artillo, Carlos Fernández, José Rubio, Antonio Delgado Roig, Francisco de la Vega, Manuel Rodríguez Granados, Manuel Romero, Francisco Ordoñez, Antonio García Gonzalez, Eugenio Díaz Casado,José María Del Nido Borrego, Luis Cuervas, Miguel Rico, José Antonio Moreno Suárez... El primer paso estaba dado, el segundo se iniciaba con el comienzo del segundo año en la poltrona, y la sensación fue sin duda la contratación de Max Merkel para el banquillo, a este acompaña también la contratación del paraguayo Baby Acosta y de su compatriota Toñanez. Esa temporada el Sevilla logra no solo afianzarse en primera división, si no también una merecida tercera plaza que le daba derecho a jugar la Copa de Ciudades en Ferias (actual Uefa) La tercera temporada ya no fue tan buena y los aficionados comenzaron a cuestionar no solo al equipo, si no también al entrenador y al presidente. Las estructuras del club estaban cambiando a pasos agigantados, la deuda se acortaba, pero en lo deportivo el club prácticamente no se reforzó y comenzó a perder gas, hasta terminar en un buen séptimo puesto, bueno si el año anterior no se hubiese logrado la tercera plaza. La marcha de Max Merkel al Atlético de Madrid acaba con la perdida de confianza por parte de los aficionados y aunque Cisneros contrata a un romántico del fútbol como es el caso del griego Dan Giordadis y el equipo se refuerza a conciencia con la llegada de De Diego, Garzón, Juan Antonio y Ramoní II, y hace una primera vuelta de ensueño terminando esta parte en todo lo alto de la tabla, la segunda mitad del campeonato es un puro desastre y al final no puede salvarse la categoría, cuando se cesa al griego al que físicamente se le cae el equipo, ya era demasiado tarde y el nuevo descenso a segunda propicia el que Cisneros sea tremendamente cuestionado. No obstante Cisneros aguanta contra viento y marea y continua haciendo grandes cosas por el Sevilla como fue la adquisición de 150.000 metros cuadrados para construir la Ciudad Deportiva que lleva su nombre, firmando además un derecho de opción para adquirir otros 100.000 metros más a un precio muy asequible, que posteriormente pasarían a poder del Club, ya con Eugenio Montes Cabeza como presidente.
Sin embargo el caminar del Sevilla en la categoría no mejora y las protestas llevan a José Ramón Cisneros a presentar su dimisión en Diciembre de 1.972.
José Ramón Cisneros dejó impronta de buen dirigente, más en el tema de saneamiento del club y en recuperar el buen nombre del Sevilla, que en lo deportivo, que no está en las manos de los dirigentes sino en las botas de los futbolistas.

Secretaría: 1947, calle San Miguel, 10 y 1.972: Calle Harinas, 18 (Inaugurada el 2 de Septiembre de 1971)


Eugenio Montes Cabeza

EL ALÚMNO DE SÁNCHEZ PIZJUAN

Del 26 de Enero de 1973 al 7 de Febrero de 1984. Eugenio Montes Cabeza, nació en Sevilla el 20 de agosto de 1915. Es actualmente el socio nº 1 del Sevilla FC. Tras Sánchez Pizjuán, Montes Cabeza es el presidente que más tiempo ha estado al frente de la entidad hispalense. En sus once años como presidente del Sevilla hubo luces y sombras. Dotó al club de un señorío importante siendo un hombre muy respetado en todas las esferas deportivas y sociales. Tomó el mando tras la dimisión de otro gran presidente como era José Ramón Cisneros Palacios que no pudo reponerse ante el mazazo del descenso a 2ª División y la presión que ejercieron sobre él algunos pesos pesados del sevillismo.
Eugenio Montes accedió a la presidencia tras ser el elegido por parte de las familias más influyentes del sevillismo en esa época entre ellos se encontraba el propio presidente saliente. A finales del mes de diciembre se abre el periodo electoral, los rumores son numerosos en cuanto a candidatos potenciales pero pocos son los que dan el paso al frente, entre ellos José María Del Nido Borrego es animado a presentarse por parte de un nutrido grupo de peñas, pero cuando este se entera de que Eugenio Montes Cabeza está dispuesto a tomar la presidencia del club, retira su candidatura y apoya incondicionalmente a Eugenio Montes, que en la asamblea celebrada en el teatro Cervantes es elegido por aclamación.
Aquella asamblea del “señorío sevillista” como se le denominó en la prensa del momento estuvo marcada por la intención de prácticamente todo el sevillismo en pros de unir fuerzas en torno al nuevo presidente. Las circunstancias no podía ser más adversas el equipo flaqueaba en su juego aún en la segunda división y para colmo el mazazo del fallecimiento repentino de Pedro Berruezo sobre el terreno de Pasarón, fueron jornadas que quedaron marcadas en el devenir de todos y cada uno de los seguidores del Sevilla.
El Sevilla buscaba afanosamente la vuelta a la división de honor y hubo una leve reacción pero esta llega demasiado tarde. El cuarto puesto logrado por los Berruezo, Acosta, Blanco, Lora, Pazos, Hita, Isabela, Lebrón, San José, Toñanez, etc. No fue suficiente para el ascenso.
La primera directiva que compone Eugenio Montes es variopinta hay directivos con mucho peso por sus estados económicos y directivos que no tenían la misma capacidad en estos apartados, pero que si la tenían en la situación de entrega y dedicación al club. Eugenio Montes nombra como vicepresidentes a Gabriel Rojas que sería a la postre su sucesor en la presidencia, a Luís Cuervas que sería a su vez el sucesor de éste y al doctor Felipe Martínez. José Rubio, Modesto Artacho, José Antonio Moreno, Hermenegildo Gutiérrez, Francisco Jiménez Becerril, Carmelo Campos, Rafael Márquez Piñero, González de la Vega, Álvarez Broquetas, Francisco Ramos Herrera, Alfonso de Borbón, Luís Benavides y Enrique Rosendo completan el equipo. Posteriormente entrarían Antonio García Carranza, José F. Ortega Martel, Manuel Rodríguez-Sañudo Gutierrez, Eduardo Ruiz del Portal Bermudo, José Antonio Carranza Cruz, Arturo Fernandez-Palacios Clavo, Rafael Carrión Moreno, Juan Silverio de la Chica, Antonio Gil Zambrano, Pedro Lázaro Amador...
Aún tuvo que permanecer el Sevilla dos años más en segunda hasta obtener en 1.975 el ansiado ascenso. La situación económica no variaba y el Sevilla apenas sin dinero no podía hacer inversiones en futbolistas de cierta entidad, en esos dos años solo llegan con un tanto de solvencia Biri-Biri, Rubio y Espárrago, el resto jugadores de cantera.
Tras el ascenso de 1.975, llegan años de mediocridad clasificatoria y la incorporación de numerosos jugadores llegados de Sudamérica pero que en la mayoría de los casos no logran superar a los de la casa. En los años posteriores todo lo que va saliendo de la cantera se vende como Gallego y Rubio y solo Scotta marca las diferencias, hasta que en 1.978 llega el mundialista Bertoni de la forma más original que hasta ese momento se había comprado un jugador en España, pagando cada socio mil pesetas para costear su adquisición, como no se llegaba a los 60 millones que costaba el argentino el vicepresidente Rojas adelantó el dinero para que se pudiese fichar. En el banquillo se instalan Carriega y Miguel Muñoz, pero el Sevilla mejora algo en su juego, pero poco en las clasificaciones finales. La sustitución de Miguel Muñoz por Manolo Cardo resulta providencial, el coriano toma el equipo y lo lleva dos veces consecutivas a Europa, prácticamente eran los mismos jugadores que utilizaba Muñoz con la sola incorporación del canterano Francisco pero el equipo cambia radicalmente en su juego y principalmente en sus clasificaciones fueron dos años de “vacas gordas” en la última temporada de Eugenio Montes en la presidencia la 83-84, vuelven las “vacas flacas” y la presión de los aficionados disconforme con el caminar del club presionan hasta que el caballero del fútbol llamado Eugenio Montes Cabeza no puede más y arroja la toalla.
Altibajos en los once años que se mantuvo en el sillón presidencial, pero legando para el Sevilla una impronta, un saber estar y una clase exquisita. Eugenio Montes se retira a los “cuarteles de invierno” y se abre un nuevo mandato en el club. En el haber de Eugenio Montes Cabeza hay que anotar el cerramiento definitivo del estadio Sánchez Pizjuan y un cariño infinito al equipo de su vida. Eugenio Montes dedicó once años a la presidencia, pero muchos más ya había estado ligado al club en distintas directivas desde los tiempos del inolvidable Ramón Sánchez Pizjuan.

Secretaría:1.972: Calle Harinas, 20


Gabriel Rojas Fernández

UN PRESIDENTE BREVE

Del 2 de Junio de 1984 al 14 de Octubre de 1986. Gabriel Rojas podía haberse llevado de vicepresidente muchos años tal como sucedió con su estancia en la directiva de Eugenio Montes Cabezas, pero casi todos los aficionados sabíamos que si accedía a la presidencia-cosa que no quería- su periplo en la “silla caliente” se acortaría enormemente y éramos sabedores que cuando le perdiéramos como presidente también le perderíamos como directivo tal como sucedió.

A la afición sevillista- posiblemente la mejor de España- se le puede halagar por todos los lados, pero no se le puede quitar el “San Benito” de ser tremendamente exigente en algunos momentos. Eso puede ser bueno, pero también puede ser malo. Llega Gabriel Rojas para tomar el mando porque Eugenio Montes Cabezas con casi diez años de mandato ya no puede más con la presión.

Gabriel Rojas se negó una y otra vez ha aceptar la presidencia que por otro lado tenía que pasar por unas elecciones democráticas ya que existían más de un aspirante. Eso no le preocupaba en absoluto al ganadero, que si se negaba una y otra vez a tomar el testigo sabedor de las ingratitudes que conlleva el cargo de presidente del un club de fútbol.
Gabriel Rojas fue siempre un hombre comprometido con el Sevilla, pero un hombre en la sombra, su gran afición a los toros desplazaba cualquiera otra afición. Cuando le llamaron por primera vez para ocupar un cargo directivo en el Sevilla su reminiscencia fue abatida por el sevillismo de su esposa que si llevaba la afición en la sangre al haber sido hija y hermana de directivos anteriores del club.

Podemos asegurar que la ayuda y la labor de Gabriel Rojas fue mucho más positiva para el Sevilla desde su cargo de vicepresidente que lo sería desde su cargo de máximo mandatario del sillón presidencial. A este presidente le debemos los sevillistas gran parte del esfuerzo que significó el terminarse de cerrar el estadio Sánchez Pizjuan y el que el apelativo de “las ruinas de Palmira” desaparecieran totalmente del horizonte sevillista. El fue el que completó las obras que se habían convertido en eterna. Incluso se sintió orgulloso de cumplir con su rol de toda la vida, que los méritos se los llevara otro, pero que los resultados estuviesen palpables. Los llamamientos que hicieron distintos presidentes a la afición para culminar las obras del pizjuan no caían ni mucho menos en saco roto, pero la afición sevillista no era capaz por si sola de terminar de cerrar nuestra bombonera, y ahí estuvo Gabriel Rojas para que en el mandato de Eugenio Montes Cabezas se pudiese terminar nuestra magna obra.

Gabriel Rojas accedió a la presidencia del Sevilla a petición de Eugenio Montes Cabeza y la de muchos aficionados sevillistas que veían en el ganadero el arreglo a todos los problemas financieros. Se sometió a unas elecciones con un difícil contrincante como era Rafael Carrión, después en la práctica Carrión no representó obstáculo alguno para Gabriel, ya que este barrió literalmente en las urnas.
En la directiva de Gabriel Rojas tuvieron cabida conocidos sevillista de toda la vida como Manuel Rodríguez Sañudo, Pepín Moreno Suárez, Fernando Piñar y Mihura, Estanislao Asian,
Miguel Ángel Vivas,Antonio Ojeda, Rafael Ochoa, Rafael Vaca, Manuel Gil Coronado, Augusto Lahorem Manuel Leonardo Ventura y Manolo Vizcaíno y singularmente su sobrino carnal el malogrado Alberto Jiménez Becerril, que años más tarde sería asesinado por el terrorismo junto con su esposa.

Los directivos del Sevilla eran consciente de que Gabriel Rojas se mantendría en el cargo hasta que los aficionados le sacaran los pañuelos, ni siquiera hizo falta esto, a las primeras de cambio cuando varios aficionados le encresparon e insultaron por un mal resultado Gabriel tomo el camino de la salida y con la misma humildad que accedió al sillón caliente, se marchó de él, prometiéndose no volver al fútbol activo-una directiva- jamás. De esta forma perdimos a un gran presidente en el que la afición sevillista había depositado mucha confianza vistos los precedentes y la enorme fortuna que poseía el ganadero.

Los coletazos de la presidencia de Gabriel Rojas coincidieron con la salida del club de manolo Cardo que había bajado su listón con respecto a las primeras temporadas. Incluso inició la temporada 85-86 con bastante ilusión y con Joc Wallace en el banquillo, una temporada que se presentía ilusionante con una cantera en pleno ejercicio y con un entrenador el escocés que no le importaba tirar de cantera para cubrir las bajas que se iban produciendo. Pero llegó lo inevitable, un mal resultado, unos insultos y Gabriel Rojas Fernández de marchó del palco y del fútbol. Aunque continua siendo socio y accionista del Sevilla.
Es más como un “ángel de la guarda” está siempre pendiente de los avatares del club tal como lo demostró en la asamblea del 92 cuando la conversión de los clubes en sociedades anónimas, en donde en una intervención suya aseguró que si el sevillismo no compraba las acciones en su totalidad el sobrante lo compraba él y lo ponía a disposición del sevillismo para lo que hiciera falta en pro de que ni una sola acción cayera en manos de personas que no ejercieran como sevillistas.

Secretaría: Octubre de 1.984: Estadio Sánchez Pizjuan


Luis Cuervas Vilches

UN MÉRITO POCO RECONOCIDO

Del 14 de Octubre de 1986 al 5 de Agosto de 1995. Tras la dimisión de Gabriel Rojas se abre en el Sevilla un periodo electoral donde compiten Luís Cuervas Vilches por un lado y Rafael Carrión Moreno por otro. Aún había otra supuesta candidatura la que encabezaba Carlos Díaz Lorente, esta última pronto se quitó de en medio y solo quedaron los dos pesos pesados que representaban Cuervas y Carrión. Las elecciones estaban fijadas si había más de un candidato para los primeros días del mes de noviembre. La retirada de Rafael Carrión propicia que Luís Cuervas sea elegido por aclamación al ser el único candidato.
En la candidatura de Luís Cuervas figuran personas de todos los sectores del sevillismo, incluso se especula mediaticamente que era una candidatura bien avenida por emanar de los sectores más populares de la familia sevillista, en la primera junta de Cuervas figuran: José María Cruz Rodríguez, Ginés López Cirera Villalba y José Gandul como vicepresidentes. José Ramón Cisneros Marcos como secretario, Joaquín Medina y García de la Vega como tesorero y José Rubio Álvarez como contador y los vocales: Miguel Aguilar, Manuel Leonardo, José Castillo, Miguel Núñez, Manuel Suárez, Manuel Vizcaíno, Juan Arza, Francisco Cuervas y Felipe Martínez Alcalá. En la segunda reunión que hace Luís Cuervas de la Junta directiva se le da entrada en la misma a José María del Nido en el cargo de vice-secretario. Y también entra a formar parte de la junta con el cargo de vicepresidente, Francisco Escobar Gallego, que ostenta en esos momentos la presidencia de la Audiencia de Sevilla. Escobar Gallego ocupa el lugar dejado por Ginés López Cirera, que es "obligado" a dejar su cargo por razones políticas.
El 19 de septiembre de 1990, cesa la junta por fin de mandato y se quedan al frente del club de forma interina, José maría Cruz Rodríguez como presidente y José Ramón Cisneros Marcos como secretario (estos según los estatutos no podrían presentarse a la reelección) Hay en principio dos candidaturas que presentan los cabeza de lista, Luís Cuervas por un lado que se vuelve a presentar y otra candidatura encabezada por Rafael Carrión.

Días antes de cumplirse el plazo de presentación, Rafael Carrión, retira su candidatura con lo cual es proclamada la candidatura de Luís Cuervas, el 29 de octubre de 1990, es proclamada la nueva junta directiva. Con respecto a la anterior han causado baja los directivos: José maría Cruz Rodríguez, José Ramón Cisneros Marco, Francisco Millán, Antonio Martínez Ayala, Felipe Martínez Alcalá, Enrique Fontanilla, Manuel Suarez Salas y Francisco Varela.

En la nueva junta se produce el ascenso a vicepresidente de José María Del Nido Benavente y entran los señores: Octavio Mulet, Francisco Olid Castro e Ignacio Romera. La junta queda asi: Presidente Luís Cuervas Vilches, vicepresidente 1º, José maría Del Nido Benavente, Miguel Aguilar Martínez, José Álvarez Navarro y Francisco Escobar, los tres como vicepresidentes. Tesorero, Joaquín Medina García de la Vega, Contador, Vicente Álvarez Navarro, Secretario Francisco Olid Castro, comisión deportiva Juan Arza Iñigo, relaciones externa José Castillo, presidente del Sevilla Atlético Francisco Cuervas, vocal de peñas Manuel Leonardo Ventura, Vocal de instalaciones Ignacio Romera Heras y vocal médico Octavio Mulet.

La trayectoria de Luís Cuervas al frente de la Junta es muy positiva y emprendedora con un objetivo claro aminorar las cargas por las deudas que ya venían arrastrando las directivas anteriores y que en ese momento asciende a 290 millones de pesetas. La gran noticia para el Sevilla estalla en Mayo de 1987, el ayuntamiento recalifica los terrenos aledaños al estadio lo que significaría un ingreso por encima de los mil millones de pesetas, no obstante esta recalificación se lleva por delante al vicepresidente López Cirera que se ve forzado a dimitir por temas políticos.
Con dinero fresquito comienzan a llegar al Sevilla buenos jugadores y se saldan las deudas, los Polster, Suker, Zamorano, Dassaev, Simeone y más tarde Maradona se visten de blanco, un racimo de estrellas que unos son muy rentables para el club y otros pasan con más pena que gloria. También visitan el banquillo blanco los mejores entrenadores de la época: Cantatore, Luís Aragonés, Bilardo, ect.

A Luís Cuervas le correspondió el realizar la conversión del Sevilla en Sociedad Anónima Deportiva, una situación que en algún momento cambiará. El decreto de que los club pasaran a ser propiedad de los accionistas es un cúmulo de imperfecciones que en algún momento se corregirán, más de una vez lo expresó el propio Luís Cuervas antes de fallecer.

Durante el mandato de Luís Cuervas el Sevilla participa en dos ocasiones en la competición de la UEFA, en 1.990 y 1.995. No obstante y pese a que cada año se jugaba con tranquilidad la competición liguera, los aficionados más radicales hacen popular una canción dirigida al presidente Cuervas y a su directiva en torno a que, ese sería otro año igual.

Precisamente la segunda oportunidad europea llega para el Sevilla el mismo año que trae emparejado el descenso administrativo a 2ª B- salvado por el cuerpo social sevillista- y que costó la forzada dimisión de Luís Cuervas como presidente del Club.

El pulso que Cuervas le echó a Jesús Samper secretario general de la Liga de Fútbol Profesional, éste apoyado por Antonio Baró el presidente de la liga y por algunos políticos lo perdió, y esto le costó el cargo.
Las divisiones y los favoritismos en la LFP eran moneda de cambio de cada día y Luís Cuervas desde su cargo de dirigente de la liga y encargado de los dineros, quiso poner las cosas claras en cuanto a estos temas y esas cosas para algunas instituciones es un tema “tabú” con lo cual el propio Samper le puso una trampa al mandatario sevillista para sacárselo de encima. En parte logró su objetivo la conmoción que creó con el descenso administrativo de Sevilla y Celta convulsionó hasta los cimientos del estado y por supuesto los del gobierno. Lo que Samper no había calculado era que no podría con la presión de la masa de seguidores del Sevilla- la de Vigo la había utilizado Samper como comparsa- los más altos dirigentes del país se vieron forzado a intervenir debido a la alarma social que se había creado y presionaron a los estamentos deportivos para que estos dieran marcha atrás.

Esta situación fue sin duda el peor momento que Luís Cuervas atravesó en su vida. Había sido directivo con José Ramón Cisneros y con Eugenio Montes Cabeza. Era un “obrero del fútbol” pero en fútbol las altas instancias no se pueden “mover” y ese pulso le condenó por unos años ha ser casi un proscrito, ahora se va recuperando su nombre y se comprueba como su legislatura que duró más de nueve años fue una buena parte de la historia del Sevilla. Se suele decir que el tiempo deja a cada uno en su sitio y esto se está gestando, al final Luís Cuervas pasará a la historia como un buen dirigente del fútbol español.
Los presidentes que le siguieron en el sillón del Sevilla FC se encargaron de hacer trayectorias mucho más defectuosas que la del propio Cuervas, aparte del “lunar” reseñado logró en su legislatura ilusionar al sevillismo y mantener al equipo siempre en la máxima división del fútbol español.

Cuando Luis Cuervas en 1.995 deja el cargo de presidente forzado por las autoridades el déficit del club no llega a los 700 millones de pesetas, en próximos presidentes escribiremos de hasta donde llega ese déficit posteriormente.

Secretaría: Estadio Sánchez Pizjuan


Francisco Escobar Gallego

EL PRESIDENTE MÁS BREVE

Del 10 de Octubre de 1995 al 14 de Febrero de 1996. Como resultado de la convulsión que sufrió el Sevilla en Agosto de 1.995 con el desagradable episodio del descenso administrativo no podía desembocar en otra cosa más que en situaciones poco acorde con la historia del club en sus noventa años de vida.

Tras la dimisión inducida del Consejo que presidía Luís Cuervas, se produce el acceso de José María Del Nido a la presidencia para evitar un vacío de poder que podría perjudicar mucho al club. El 5 de Agosto cesa el Consejo Directivo y hasta el 10 de Octubre es Del Nido presidente, nombrandose a José Ramón Cisneros Marcos como secretario. A los pocos días Del Nido llama a José María González de Caldas, Francisco Escobar y Eduardo Romero-máximos accionistas del club- para que tomen posesión de puestos de consejeros. Muchos fueron los que pensaron que ejercía de presidente interino, pero esto no era así, era presidente de pleno derecho aunque desde el primer momento Del Nido dejó claro que asumía la presidencia para evitar que otros pudiesen aprovechar la situación que ciertamente era de debilidad institucional.

Francisco Escobar accede a la presidencia- había ejercido con anterioridad cargo directivo con Luís Cuervas- con bastante ilusión y bastantes promesas que después no pudo o no supo cumplir. Su acceso se produce con una alta dosis de oscurantismo, ya que él personalmente no posee el dinero que podría elevarle a la presidencia vía compra de acciones. Lo único que está claro es que el recibe el llamado “paquete maldito” mediante un préstamo que le da Antena-3, haciéndose un "paripé" en forma de contrato de cómo tenía de devolver Francisco Escobar dicho préstamo. Todo el sevillismo se preguntó entonces que ¿Cómo iba a devolver Escobar tal préstamo? Con lo cual todos los sevillistas entendieron que el paquete accionarial de 225 millones de pesetas que había pertenecido a los hermanos Cuervas (Luís y Paco), José Álvarez (su hermano Vicente había vendido su parte con anterioridad a Eduardo Romero) y Miguel Aguilar, lo compraría sin más opción Antena-3 y no Francisco Escobar, aunque este ejercería de testaferro de la cadena televisiva.
La mayoría de los sevillistas pensaron en esos momentos que su club caía irremisiblemente en las manos de Antonio Asensio propietario de Antena 3, y temieron que esa fuese una formula especulativa que se finiquitaría con la venta del estadio Sánchez Pizjuan. Incluso Francisco Escobar escenifica la idea de que esto no sería así y le ofrece la presidencia a Luís Marín Sicilia en esos momentos con bastante predicamento dentro del sevillismo. La idea no llega a cuajar debido a que muchos sevillistas con peso específico en el club no se creen el desinterés que aparenta Antena 3 y abortan la posibilidad de que Marín Sicilia ostente el mayor paquete accionarial del club. Es más Francisco Escobar ofrece al Sevilla en nombre de Antena 3 la cantidad de 500 millones- diciendo que era a fondo perdido- pero comprobándose más tarde que no era así, como muestra vale un solo botón, ese dinero es el que evita en la actualidad que los sevillistas podamos ver la retransmisión de los partido locales de la UEFA por televisión. El contrato que se firma con Antena 3, es en base a la retransmisión de los partidos de la Uefa con un baremo que va desde 57 millones de pesetas, la primera eliminatoria a los 70, si llega a 4º de final. 12,5 millones los partidos amistosos y 25 millones los trofeos si son a doble partido. El tiempo de vigencia del acuerdo se establece en 5 años de participaciones europeas. Una vez agotada la cantidad adelantada, las cantidades quedaban establecidas con el mismo baremo de valores.

El primer consejo de administracción de Francisco Escobar se compuso por los siguientes señores: José María González de Caldas y Roberto Alés García como vicepresidentes y los siguientes consejeros: Américo Govantes, José Gómez Miñan, José Martín Baena, Ramón Ibarra, José María Cruz Rodríguez, Rafael Carrión, Moreno, Manuel Pérez Giraldes, Eduardo Romero y Miguel López Benjumea.

Durante los 127 días que Francisco Escobar es presidente del Sevilla- el mandato más pequeño en la historia del club- la situación económica se deteriora a una velocidad de vértigo y la social más rápida aún, en la liga la situación se vuelve asfixiante solo se salva la participación en la UEFA aunque en el segundo mes de su mandato el Sevilla cae en la competición europea ante el Barcelona.
En la novena jornada el Sevilla pierde en el Sánchez Pizjuan ante el Español por 0-3. Es cesado Toni Oliveira y toma las riendas del equipo el entrenador del filial Juan Carlos Álvarez, al finalizar el encuentro se reúne parte de la directiva con Francisco Escobar, los vicepresidentes Eduardo Romero y Roberto Alés, asi como Américo Govantes y José Martín Baena, estos tras larga reunión deciden esperar la vuelta de Rosendo Cabezas que estaba de viaje, de cualquier forma el cese del entrenador estaba cantado. Tras el partido siguiente derrota en Vigo por 4-0, el Sevilla ocupa la plaza vigésimo primera de los 22 equipos de 1ª división. Francisco Escobar promete refuerzos y los aficionados esperan como “el maná” la llegada de los mismos. Solo llega un refuerzo que responde al nombre del croata Josko Jelicic.
La mejoría del equipo no llega y para colmo la afición sevillista tiene conocimiento de que Suker ha sido vendido al Real Madrid, esto increpa aún más los ánimos hasta el punto de que la situación se hace insostenible y Juan Carlos Álvarez es cesado para que Víctor Espárrago ocupe su puesto. No hay mejora y tras la jornada 26ª y cuando el Sevilla gana en el Calderón al Atlético de Madrid. Francisco Escobar tras firmar un acta notarial en el cual manifestaba que el Sánchez Pizjuan no se vendía se hace eco a su vez de las palabras de Antonio Asensio propietario de Antena 3, que dejaba caer que él era un empresario y que como tal ponía al frente de sus negocios a la persona que creyese conveniente. Estas manifestaciones aclararon muchas cosas al sevillismo que comenzó a desconfiar de Francisco Escobar, hasta el punto que este no pudo resistir la presión y decidió dimitir como presidente pasando el club a manos de José María González de Caldas.

Secretaría: Estadio Sánchez Pizjuan


José Mª González de Caldas

UN DESASTRE COMO PRESIDENTE

Del 14 de Febrero de 1996 al 15 de Mayo de 1997. Si el mandato de Francisco Escobar estuvo salpicado de problemas el de José María González de Caldas no le iría muy a la saga. Desde el comienzo se desconfió- y no sin razón- de este presidente, que en honor a la verdad hay que decir que era sevillista en contra de la opinión de muchos aficionados que argumentaron en muchos momentos que no era seguidor del club. A González de Caldas le viene su sevillismo emanado de su padre un militar de alta graduación que se instaló en Sevilla y que se metió en el mundo de la construcción haciendo una buena fortuna. Los hermanos González de Caldas (José María y Rafael vivieron una niñez llena de facilidades y ello conllevó el que pensaran en otras aficiones ajenas al fútbol, pero a ningún sevillista se le debe privar de su sevillismo aunque esto lo ejerza en mayor o menor medida. La familia De Caldas son todos sevillista aunque militante solo los dos José María, padre e hijo.
El presidente sevillista siempre pensó más en otras cosas que en fútbol, aunque mantenía sus dos asientos en el Sánchez Pizjuan, estos la mayoría de las veces permanecían vacío porque el padre se encontraba mayor y el hijo no tenía ni tiempo, ni afición para ir al fútbol. De Caldas muy seguidor de la “farándula” y principalmente de las “faldas” se comenzó ha interesar un poco más por el fútbol y por el Sevilla cuando el club tuvo que convertirse en Sociedad Anónima Deportiva en 1.992. ¿Cuáles eran las intenciones de De Caldas al aproximarse al Sevilla en esos especiales momentos? Esto no tiene una explicación fácil. Según el propio De Caldas en esos momentos accedía a comprar un buen paquete acciones con la única intención de obtener uno o dos puestos en el Consejo, sus aspiraciones no iban más allá. Que cada sevillista se haga su composición de lugar, de lo que si podemos dar fe es que ni con ser el accionista mayoritario del Sevilla a nivel individual hizo subir su afición por este deporte, el interés de De Caldas era casi testimonial.
Tremendamente tocado por la barita que solo a algunos privilegiados, el azar y el mundo de la construcción le convierte en persona afortunada.

El Sevilla con la conversión se convirtió en un club del deseo de muchos especuladores. Hay que pensar que no era el caso de De Caldas, todo lo contrario que si había ocurrido con los deseos de Antena 3 que contamos en el número anterior. Al club con más patrimonio de España se podía acceder con poco capital, solo 734 millones de pesetas de capital social. Sin embargo los 13.000 accionistas del Sevilla cerraban las puertas a los especuladores, ya que nadie podría ostentar la mayoría sin tener que unir los deseos de parte de la masa social minoritaria.
Es por ello que González de Caldas con casi 150 millones de pesetas en acciones perdió el interés por el club. Al menos hasta que ocurrió lo de Agosto de 1.995. En donde vuelve, pero para utilizar al Sevilla como un juguete. Aunque no accede al club hasta 1.996, ya con Francisco Escobar en la poltrona, González de Caldas maneja al club a su antojo. Cuando decide dar el paso de ocupar él la poltrona se produce la llamada del “maldito parné” como le denominaba Miguel de Molina. Comienzan a revolotear alrededor del club todos los “cuervos” que buscan ansioso los negocios fáciles. González de Caldas no sabe distinguir entre quien viene a llenarse los bolsillos y quienes quieren trabajar por mejorar al club.
El fichaje de Camacho y su equipo para ocupar el banquillo ilusiona en un principio al sevillismo, a los fichajes estrellas como Almeida se les une otros con muy “mal olor” como Colusso. Lo que está meridianamente claro es que González de Caldas es objeto de especuladores no tanto en lo social como en lo deportivo, propiciando un carrusel de desaciertos que llevan al equipo a segunda división.

Otra vez tras 31 años en la máxima categoría el Sevilla con el patrimonio más importante del fútbol español se ve abocado al descenso por la pésima gestión de sus dirigentes.
Estoy seguro de que pese a la forma peculiar de llevar el club, González de Caldas, más en las páginas del corazón de los medios informativos que en las deportivas- si el balón entra en las porterías contraria su gestión hubiese sido meritoria, pero pese a los consejos de sus directivos más próximo, José María se dejó llevar por personas sin escrúpulos que lo arrastraron a una gestión de desastre- posiblemente por desconocimiento de éste de lo que es el mundo del fútbol- con una gran dosis de una tumultuosa vida privada y con demasiados “cuervos” revoloteando alrededor del constructor al olor del dinero fácil, su fracaso estaba cantado.
Sus quince meses de mandato dieron para escribir un libro de despropósitos y anécdotas, la mayoría de pésimo gusto debido a sus excéntrico comportamiento.

José María González de Caldas formó Consejo de Administración con Francisco Escobar Gallego, Roberto Alés García, Eduardo Romero Silva, Américo Govantes, Rafael Carrión Moreno, José Gómez Miñan, José Martín Baena, Gonzalo Escacena, Fernando de Huidobro Rein, Miguel López Benjumea, Manuel Pérez Giraldes, Ramón Ibarra Llosens, María José González Arias, Felipe Rodríguez Melgarejo y Ramón de Santiago entre otros.

Fueron 15 meses en donde predominaban más los “líos” y los despropósitos que lo intereses económicos y deportivos del Sevilla Fútbol Club. Quince meses para olvidar. En una recordada asamblea celebrada el 15 de Mayo de 1.997 en el World Trade Center, el presidente actual del Sevilla en una actuación ejemplar de derecho mercantil fue derrumbando los escasos argumentos que tenía González de Caldas para permanecer al frente del Consejo de Administración y este fue descabalgado de la poltrona sevillista, accediendo a la presidencia Rafael Carrión Moreno.

Secretaría: Estadio Sánchez Pizjuan


Rafael Carrión Moreno

ASCENSO Y DESCENSO EN SU CORTA GESTIÓN

Del 15 de Mayo de 1997 al 10 de Febrero de 2000. Rafael Carrión había soñado desde que era un niño ser algún día presidente del Sevilla. Lo había intentando de todas las formas posibles, pero nadie podía imaginar de la forma que le llegaría finalmente la oportunidad de ser máximo mandatario del club.
Los pésimos mandatos de Francisco Escobar primero y de González de Caldas posteriormente le pusieron en bandeja la posibilidad de llegar a la poltrona.
El actual presidente José María Del Nido Benavente se lo puso en bandeja en la más tumultuosa asamblea que se recuerda jamás en la historia del Sevilla.
El 15 de mayo de 1997, en el World Trade Center se celebró la mencionada asamblea, donde Del Nido fue desmontando uno a uno a todos los consejeros de González de Caldas de sus cargos hasta el punto de que el consejo se quedó en minoría y hubo de constituirse una nueva representación que a su vez propuso a Rafael Carrión como presidente y un nuevo consejo de administración.
En esos momentos el déficit del Sevilla llegaba a rebasar los tres mil millones de pesetas. En lo deportivo otro desastre ya que el equipo había descendido a 2ª división.
Rafael Carrión comienza su mandato llevando en su junta a Juan Silverio de la Chica,
José Castro Carmona, José Martín Baena, Eduardo Romero Silva, Enrique González Merino, Manuel Álvarez Palacios, Juan Romero Lafitte, Luís Marín Sicilia, Eduardo Arenas Bocanegra, Luís Carrión Amate, Manuel Pérez Giradles, Pedro Cárdenas Osuna, Augusto Lahore Camuñas, Francisco López Fernández, Antonio Jiménez Orta, Carmelo Gómez Domínguez y Américo Govantes Burguete.

Durante el mandato de Rafael Carrión se fue descapitalizando deportivamente el Sevilla y se marcharon en la primera temporada Salva y Carlos y en la segunda Velasco, en cambio las incorporaciones que son muy numerosas no dan el resultado apetecido salvo casos aislados, las más funestas de estas las de Ebue un portero que nunca se aclaró sin era futbolista o no, Glucevic por el que se pagó la enorme cantidad de 500 millones y resultó un desacierto enorme su fichaje y a ellos hubo de unirse muchos más que se ficharon por consejo del carrusel de entrenadores que se produjo en esos momentos en el Sevilla, en apenas dos temporadas y cuarto visitaron el banquillo nada más y nada menos cinco entrenadores: Julián Rubio, Juan Carlos Álvarez, Vicente Miera, Fernando Castro Santos y Marcos Alonso de entre los jugadores fichados y que no dieron un mínimo de rendimiento podemos destacar al margen de los mencionados Ebue y Gluscevic, los Rabajda, Bakero, Otero, Patri, Correa, Ratkovic y Rokki.

Esto conlleva que en la primera temporada el Sevilla solo consiga la séptima plaza en la división de plata muy lejos del ascenso, aunque arreglado en parte en la temporada siguiente que se asciende al conseguirse la cuarta plaza al ganársele la promoción al Villarreal.
En el lado económico el Sevilla se hipotecaba cada vez más hasta alcanzar niveles casi imposibles de sobrellevar ya que estos niveles ponen al club en la bancarrota total al llegarse a un déficit de más de siete mil millones de pesetas.
En ese momento el banquillo del Sevilla es ocupado por Marcos Alonso y los refuerzos para afrontar la temporada en la máxima categoría no dan el resultado apetecido. En el ambiente sevillista surge la duda con la hipoteca que se produce con el intermediario uruguayo Sr. Casal que es el poseedor de casi todas las fichas de jugadores de esa nacionalidad que llegan al Sevilla de dos en dos. Los Otero, Rabajda, Zalayeta, Oliveras, Podestá, Tabaré dan una de cal y otra de arena-solo se salva de estos Inti Podestá que se entrega denodadamente en cada partido, pero que tiene la desgracia de sufrir una grave lesión que lo retira de los campos de juego-
La temporada 99-2000, resulta desastrosa para el Sevilla al perder nuevamente la categoría que tanto había costado conseguir, ello lleva a que Rafael Carrión se vea en la necesidad de presentar su dimisión, rompiéndose de esa forma tan desagradable el sueño de un niño que un día sonó ser presidente del Sevilla y que finalmente lo consiguió.
Rafael Carrión antes de acceder a la presidencia del Sevilla había sido directivo en numerosas ocasiones. Incluso en algún momento llegó a ser presidente interino, mientras se preparaba unas elecciones a la presidencia. También compitió con Gabriel Rojas en 1984, aunque en aquella ocasión el sevillismo se decantó por el ganadero.
Rafael Carrión es a titulo individual el segundo máximo accionista del Sevilla, tras José María González de Caldas. Su padre fue directivo del Sevilla durante muchos años y actualmente su hijo Luís Carrión Amate es consejero.

Secretaría: Estadio Sánchez Pizjuan


Roberto Alés García

UN PRESIDENTE QUE TRAJO LA CORDURA

Del 10 de Febrero de 2.000 al 27 de mayo de 2.002. El relevo en el sillón presidencial en mayo del 2.000 era necesario y obligatorio. El equipo abocado al descenso a segunda división nuevamente y siete mil millones en números rojos heredados de gestiones anteriores hacían insostenible la situación. Era necesaria más que nunca la llegada de un hombre que pusiera cordura en el Club, que ponga fin al deterioro económico que le ponía al borde de la desaparición por impagos.
Ese hombre no era otro que Roberto Alés García que venía repitiendo cargo de consejero desde hacía años, pero que no había tenido la oportunidad de demostrar que el arreglo económico-al menos parar la deuda para que no ascendiera-era inevitable para que el club no se viera en la diyuntiva de tener que desaparecer. Roberto Alés desde que llego al sillón presidencial puso cordura y sentido común en el proceder de todas las vías de aguas que se habían abierto en el club.
Roberto para la “bola de nieve” y convierte al club en una empresa seria y cumplidora dentro de sus obligaciones económicas. Tiene el acierto de rodearse de gentes que le van a responder en todos los campos. El principal acierto de Roberto Alés es poner a Monchi al frente de la dirección técnica, con la encomienda de buscar una plantilla modesta económicamente para parar la sangría y a la vez competitiva, cosa que realiza Monchi a la perfección. En el banquillo sienta a Joaquín Caparrós un hombre “casi”de la casa por sus antecedentes familiares y con una enorme virtud, trabajar, trabajar y trabajar.
Pronto comienza a verse que las cosas han cambiado en el Sevilla, que no se gasta alegremente los pocos ingresos que hay y que se trabaja con enorme cordura y con un sentido común muy definido. El club aún en 2ª División va dejando estela de seriedad y de que las cosas han cambiado totalmente.
Roberto Alés anota para la historia del club un nuevo ascenso de categoría con la ayuda del triangulo que forman el propio presidente, Monchi el director técnico y Joaquín Caparrós el entrenador. La afición le agradece a este triunvirato con la asistencia a los partidos y con aportes de confianza en la gestión que realizan los tres mandatarios.
Roberto Alés se rodea de un buen equipo directivo y la afición entiende perfectamente el cambio de rumbo que ha tomado el club y comienza a respirar con aires de tranquilidad porque tras muchas convulsiones por fin llega el club a situaciones de tranquilidad.
Roberto Alés compone un consejo de administración con José Castro Carmona, Augusto Lahore Camuña, y José María Cruz Rodríguez como vicepresidentes. Luís Carrión Amate y Jaime Camacho Ruiz en el área jurídica. Antonio Galadi Raya en el área económica e instituciones. Américo Govantes Burguete es el consejero encargado de las relaciones con las federaciones. Ruiz, Manuel Soto ejerce de secretario, Alfonso Jiménez Roldán responsable de las relaciones con las peñas. Juan Silverio de la Chica en el área de instalaciones. Javier Moya le nombra vicesecretario y José Gandul Alcántara como consejero encargado de los escalafones inferiores.
El consejo presidido por Alés se marcó desde el principio tres objetivos fundamentales, el primero en lo económico era imprescindible parar la deuda en base a una política de austeridad total, cosa que se cumplió al pie de la letra. El segundo ascender el equipo a primera división cosa que logró al final de la temporada 2000/2001. Y el tercero, la consolidación del equipo cosa que se logró al clasificar el equipo en los lugares alto de la tabla clasificatoria, quedando el equipo en las puertas de Europa al finalizar la temporada 2001/2002.

Lo único que se le pudo reprochar a la gestión de Roberto Alés fue su exceso de celo y el no ver el futuro con el suficiente optimismo, lo que le llevó al final de su mandato a ser fiel a sus convicciones y declarar que él no veía otra puerta que la marcha al estadio olímpico y que no sería él el que diese ese tremendo paso que hubiese roto al sevillismo en mil pedazos. Por ello llegado el mes de Mayo de 2002 y viendo que la presión política podía con él, sintiéndose un poco enfermo y viendo que el sevillismo podía saltar por los aires toma la decisión-ejemplar por su parte-de decir hasta aquí he llegado y no me siento con fuerzas para continuar, dejo paso a otro para que el Sevilla no se sienta perjudicado por mi ejecutoria. En un gesto que le honraba prefirió dejar el club y no interferir en el destino de la sociedad, ni ir en contra de corriente en los deseos de la inmensa mayoría de la afición sevillista.
Roberto sigue ligado al Sevilla como componente del grupo mayoritario que no es otro que el grupo accionarial denominado “Sevillistas de Nervión” compuesto por Roberto Alés, José Castro, José María del Nido, José Martín Baena y José Gómez Miñan.

Secretaría: Estadio Sánchez Pizjuan


José María Del Nido Benavente

CARACTER Y VALENTIA COMO PRESIDENTE

José María del Nido Benavente accede a la presidencia del Sevilla FC el 27 de Mayo de 2002 sustituyendo a Roberto Alés al mostrar éste su deseo de abandonar el cargo y no haber ningún aspirante que se postulara para cubrir la baja.

Del Nido nació en Sevilla el 6 de Agosto de 1.957, en el seno de una familia sevillista ya que su padre fue directivo con José Ramón Cisneros Palacios y con Eugenio Montes Cabeza. José María antes de llegar a la presidencia del Sevilla fue vicesecretario con Luís Cuervas y escaló puestos hasta ocupar la vicepresidencia con éste presidente.
Aparte de sus casi nueve años al lado de Cuervas fue principal protagonista en el descenso administrativo del 95.

En agosto del 95 fue puesto en la diana de los dardos y no le importó cargar con toda la culpa cuando claramente él era solo una parte del problema. Si por algo se caracterizó el presidente sevillista fue siempre por mostrarse fuerte en cualquier problema que surgiera. En Agosto del 95 fue el primero en dar la cara y como buen letrado en revertir la situación hasta mostrar la ilegalidad que se cometía con el Sevilla y el Celta y no dudó ni un solo instante en ponerse al frente del club para evitar un vacío de poder que pudiese dañar considerablemente al Sevilla. El 5 de Agosto cuando por presiones políticas es obligada la junta que preside Luís Cuervas a dimitir en pleno, José María toma las riendas del club hasta el 10 de Octubre que accede a la presidencia Francisco Escobar Gallego.

Otro de los momentos brillantes de Del Nido antes de llegar a la presidencia es cuando desmonta el consejo encabezado por José María González de Caldas en la más movida asamblea que se recuerda en la historia del Sevilla. El 5 de Mayo de 1.997, con un dossier de cada miembro de esa nefasta junta va bajando uno a uno a todos los consejeros hasta dejar a la mesa en minoría y forzar al presidente accidental puesto por González de Caldas; Manuel Recio a hacer lo propio con lo cual Del Nido ocupó su puesto y se eligió a una nueva junta encabezada por Rafael Carrión.

Al tomar las riendas del club en el 2002, garantiza la continuidad del equipo de trabajo en el orden deportivo encabezado por Monchi y Caparrós y refuerza al club con profesionales en el resto de los departamentos con lo cual el club ve reforzado su papel en todos sus estamentos. Del Nido se hace acompañar en su primera junta por José Castro Carmona, Miguel Aguilar Martínez, Juan Silverio de la Chica, José María Cruz Rodríguez, José Gandul Alcantara, Américo Govantes Burguete, Estanislao Asián Rodríguez, Enrique Cruz Rodríguez, Manuel Vizcaíno Fernández, José Manuel Gamboa Segura y Luís Carrión Amate, siguiendo como secretario y vicesecretario, Manuel Soto Diaz y Javier Moya García.

En la parcela deportiva se continua fichando con sentido y los traspasos de Reyes, Baptista y la compra de su baja por parte de Sergio Ramos, hacen posible el milagro económico y el pasar de un déficit de más de siete mil millones a un superávit por encima de los cinco mil millones de pesetas. La gestión en cuanto a las bajas es también muy positiva con lo cual el club ha pasado a ser uno de los clubs de fútbol más saneado del panorama futbolístico español.

En el mandato de Del Nido se han invertido los términos hasta el punto de que la afición ya no piensa en que la única salida era el traslado al estadio de la Cartuja y ahora no solo piensa en el extraordinaria marcha del equipo, si no también en el futuro que se abre esplendoroso para el club, con una nueva ciudad deportiva proyectada en Bollullos y en un Sánchez Pizjuan remodelado y modernizado para estar a la altura de los mejores equipos del mundo.

El 12 de noviembre de 2002, causa baja José María Cruz Rodríguez y alta José María Cruz Andrés en calidad de Director General, que sería ratificado y nombrado consejero en la Junta General del 10 de diciembre de 2003. En la misma junta causa alta el consejero, Antonio Lappi Perea.

En la siguiente Junta General celebrada el 9 de diciembre de 2004. Salen del Consejo los señores José Gandul Alcantara, Américo Govantes Burguete, Estanislao Asian Rodríguez, José Manuel Gamboa Segura y Enrique Cruz García, que son sustituido por Manuel Fernando Rodríguez Rodríguez, Miguel Vilaplana Serrano, Pedro Ellauri Sánchez, Luis Cuervas del Real y Ramón Somalo Infante. Pasando José María Del Nido Carrasco a vicesecretario y Manuel Soto Díaz a consejero.

En la siguiente Junta General celebrada el 13 de diciembre de 2006, entran en el consejo María Piedad Parejo-Merino Parejo, Santiago Balbontín Gutierrez.

El 8 de agosto causa baja por fallecimiento el vicepresidente Miguel Aguilar Martínez.

En la Junta General celebrada el 21 de enero de 2008, causan baja en el consejo Juan Silverio de la Chica Viso, Manuel Soto Díaz y Francisco Javier Moya García. Causando alta Óscar Cisneros Marco en calidad de secretario.

El 21 de mayo de 2008. El Consejo de administracción acuerda el pase de José María Cruz de Andrés al cargo de vicepresidente de la entidad.

El 3 de octubre de 2008, pasa a ser consejero el Director Deportivo, Ramón Rodríguez Verdejo.

En el lado estrictamente deportivos las cosas no han podido marchar mejor, tres años seguidos jugando la UEFA, un gran equipo en donde destacan jugadores que ya son figuras como Saviola, Kanouté, Daniel Alves, Palot, Adriano, Renato o Javi Navarro, magníficamente conjuntado con los que vienen empujando como Jesús Navas, Pablo Ruiz, Puerta o David Prieto. El 10 de mayo de 2006, el Sevilla logra el primer título europeo de su historia. En Eindhoven se proclama brillantemente campeón de la COPA DE LA UEFA al vencer en la final por 4-0, al equipo inglés del Middlesbrough. El final de temporada es exitoso al lograrse una nueva clasificación para la Uefa, ocupando el equipo la 5ª posición con los mismos puntos que el 4º (Osasuna) circunstancia que le priva de jugar la Champions. El 25 de Agosto, llega el segundo título europeo al ganarle al FC Barcelona en el estadio Luís II de Mónaco la final de la SUPERCOPA DE EUROPA, el 0-3 fue un resultado que no dejaba lugar a duda. El final del año 2006, fue apoteosico lider indiscutible en la liga de 1ª división y la consecución del galardón de MEJOR EQUIPO DEL MUNDO DE 2006. El 8 de enero de 2007, José María Del Nido, Juande Ramos, Monchi y el capitán Javi Navarro recogían en la casa de Mozart en la ciudad austriaca de Salzburgo el mencionado galardón.

A José María Del Nido Benavente le ha tocado la suerte de presidir el club cuando este cumple sus primeros 100 años de vida. Los actos celebrado por tal efeméride no pueden ser ni mejores, ni más numerosos.

Los estamentos interiores del Sevilla han crecido como la espuma y si en el departamento de marketing han subido las ventas con los productos de las marcas del Sevilla en un tanto por ciento más que satisfactorio, en comunicaciones el club se ha organizado de tal forma que se ha colocado en los primeros lugares del fútbol español, con un departamento de prensa ágil y eficaz, con una emisora de radio que envidian muchas otras con implantación de muchos años y con una futura y proyectada emisora de televisión, aparte de con la publicación del periódico que en estos días ha visto la luz.

Si la temporada 2005-06, fue para enmarcarla, la 2006-07 ha sido sencillamente sensacional, el 16 de mayo el Sevilla volvía a ganar la Uefa, esta vez en final contra el RCD Español celebrada en Glasgow. El final de la liga fue apasionante hasta el punto de que a la última jornada llegaron Real Madrid-campeón- FC Barcelona y Sevilla FC con opciones de ganarla. El Sevilla consiguió la tercera plaza y por tanto el derecho de participar en la champions-antigua Copa de Europa-a la que accedía tras 50 años . Y para finalizar la temporada brillantemente el Sevilla el 16 de Junio de 2007, se proclamaba Campeón de la Copa del Rey, tras vencer por 1-0 al Getafe en el Estadio Santiago Bernabeu (más información en el apartado de Copas de España) la consecución del campeonato de la Copa de la Uefa y la del Rey, dio la posibilidad de jugar las dos supercopas posibles la de Europa en la que es vigente campeón y que la jugará en Mónaco ante el Milán y la de España, que la disputará al Real Madrid en el mes de agosto.
El Sevilla se adjudicó la SuperCopa de España al ganar al Real Madrid en el Sánchez Pizjuan por 1-0, y en el Santiago Bernabeu por 2-5. En la SuperCopa de Europa el Sevilla fue derrotado por el AC Milán por 3-1, influyó en demasía el trágico fallecimiento del jugador Antonio Puerta ocurrido el 28 de agosto de 2007, a las 14,30 horas.

La temporada 2007-2008, se concluyó con el equipo en 5ª posición con los mismos 64 puntos que el 4º, con derecho ha participar en la Uefa.

La temporada 2008-2009, se concluyó con el equipo en la 3ª posición en la Liga y con derecho a participar en la Champions de forma directa.

Pasadas unas fechas, tras la Junta General salen del Consejo, Miguel Vilaplana Serrano, Antonio Lappí Perea y Manuel Fernando Rodríguez.

Secretaría: Estadio Sánchez Pizjuan

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Consejo de Administracción actual.
• Presidente: José María del Nido Benavente.
• Vicepresidente Primero: José Castro Carmona (Responsable de Seguridad, Instalaciones, desplazamiento del equipo y relaciones externas).
• Vicepresidente Segundo: José María Cruz Andrés (Director General)
• Consejeros: Manuel Vizcaíno Fernández (Director de Marketing), Luís Carrión Amate (Área jurídica), Antonio Lappi Perea (Área económica), Pedro Ellauri Sánchez, Miguel Villaplana Serrano, Luís Cuervas del Real, Manuel Fernando Rodríguez, Ramón Somalo Infante (Área de peñas), Piedad Parejo Merino, Santiago Balbontín Gutiérrez.
• Secretario del Consejo: Óscar Cisneros Marco.
• Vicesecretario del Consejo: José María del Nido Carrasco.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


SEDES SOCIALES DEL SEVILLA A LO LARGO DE LA HISTORIA.

1.890: Calle Bailén, 41

1.905: Calle Teodosio, 14

1.907: Calle Alfonso XII, 29

1.909: Calle Alhondiga, 67

1.910: Calle Mariana de Pineda, 3

1.911: Calle Alhondiga, 67

1.913: Calle Lista, 1

1.914: Calle Sierpes, 69 (Círculo Mercantil e Industria)Tenía la entrada por la calle Monardes, nº 6.

1.916: Calle Rivero, 12. En los altos del Café Madrid. Se inaugura el 8 de marzo de 1916.

1.922: Calle Sierpes, 89

1924: Aparecen los domicilio de Álvarez Quintero, 33 (Casa de Ramón Sánchez Pizjuan y en ocasiones, American Bar, situado en la calle Granada, esquina a General Polavieja)

1.930: Calle Monardes, 6 (Círculo Mercantil e Industrial)

1.936: Calle Sierpes, 62 (Frente al Círculo Mercantil)

1.947:Calle San Miguel, 10

1.971: Calle Harinas, 20

1.984: Estadio Sánchez Pizjuan


INICIO