Estadio de Nervión

 

 

 

 

Debido a la Exposición Universal celebrada en Sevilla en el año 1929, el Sevilla FC se ve obligado a buscar un nuevo estadio para jugar sus partidos.

En 1928 el presidente del Sevilla D. Juan Domínguez Orborne (Barón de Gracia Real) alquila a D. Pablo Armero (Marqués de Nervión) una parcela de 14.300 m. Para la contrucción del Estadio de Nervión. Para pagar el alquiler del terreno y la construcción del campo, se habían emitido una determinada cantidad de obligaciones al precio de 5 pesetas. Las obligaciones tienen como fecha de expedicción el 15 de julio de 1928. El vencimiento para el sorteo anual de 2.000 bonos el 31 de julio de 1929 y siguientes años hasta completar 10. Durante la temporada los tenedores de estas acciones podían cambiarlas por entradas de preferencia, aunque perdian los intereses que se habían establecidos en un 5% anual.

Dicha parcela está situada en las afueras de la ciudad y paralela al comienzo de la carretera de Alcalá. En esos tiempos aún no existia la posterior Avenida de Eduardo Dato. El alquiler de dicha parcela era realmente costoso y mucho más costoso resultó ser la construcción del propio estadio. En un acta de junta directiva de fecha marzo de 1928, se lee que hay un ofrecimiento por parte del marqués de Nervión de una parcela a unos 600 metros del Puente de San Bernardo, que lo ofrecía en las siguientes condiciones: Alquiler anual de 5.000 pesetas y construción del campo (vallado y gradas) por valor de 100.000 pesetas a pagar en el plazo de 10 años.

Lo cierto es que no se vendieron muchas obligaciones y el presidente tuvo que adelantar una gran cantidad para llevar a cabo la majestuosa obra. Dinero que el presidente reintegraba en cómodos plazos que cobraba tras jugarse los partidos. Unas veces recibía 2.000 pesetas y otras 3.500, y así hasta llegar al total del dinero adelantado. El directivo encargado de la tesorería apartaba los gastos habituales de la programación del partido y el sobrante lo repartía en dos partes, una para pagar a los jugadores y entrenador y otra para ir acortando la deuda contraída con el Barón de Gracia Real.

En ese terreno se construye el estadio de Nervión que se inaugura el día 7 de Octubre de 1928 en un partido contra el Real Betis Balompié.

Su aforo era en un principio de 12.000 localidades. Posteriormente pasó a tener 20.000 localidades y en circunstancias especiales como los partidos de la Copa de Europa, partidos contra Real Madrid, Barcelona, Atlétic de Madrid o Bilbao se llegaban hasta las 25.000 localidades.

Una fecha fundamental de este estadio es la del 29 de Abril de 1938, cuando siendo presidente del Sevilla D. Ramón Sánchez Pizjuan se firman las escrituras de compra de los terrenos que ocupaba el estadio. El Sevilla adquiere no solo el solar donde está ubicado el Estadio de Nervión, si no 42.000 metros más en los aledaños de cara a la construcción de un nuevo campo y la realización de otras instalaciones para la practica de otros deportes. Hay datos de que se propone la construcción de una piscina, varias pistas de tenis y campo para balonmano y baloncesto. Los 14.300 metros que ocupa el Nervión los compra al precio de 7 pesetas metro cuadrado, los 42.000 adyacentes al precio de 9 pesetas metro cuadrado.

El montante de la compra ascendió a la cantidad de 429.000 pesetas. Para afrontar dicha compra se vuelven a emitir nuevas obligaciones al precio de 500 pesetas.

El Nervión siempre será recordado por los grandes éxitos que allí logró el Sevilla Fútbol Club. Un Campeonato de Liga y tres campeonatos de Copa de España, aparte de seis Copas de Andalucía y varios trofeos más, asi como la primera participación del Sevilla en la Copa de Europa.

En el estadio de Nervión se jugó tan sólo un partido de la Selección Española, el día 15 de Marzo de 1942, con el resultado de España 4 - Francia 0.

En dicho encuentró debutó como internacional el jugador sevillista Andrés Mateo.

1ª foto: estadio de Nervión
2ª foto: demolición de Nervión
3ª foto: vista aérea de los dos estadios

VOLVER A TERRENOS DE JUEGO