6 º TÍTULO QUE CONSIGUE EL SEVILLA FC. 2º EUROPEO. SUPERCOPA DE EUROPA 2005 - 2006

 

La justificación:

El Sevilla al proclamarse Campeón de la Copa de la Uefa gana el derecho de jugar la Supercopa de Europa con el campeón de la champions poniendose en juego el título de Campeón de Europa. El rival del Sevilla era el FC Barcelona que había logrado ganar la Champions. Este trofeo fija su celebración en Mónaco cada mes de agosto, antes del comienzo de cada temporada.

La gran final y la celebración:

FINAL DE LA SUPERCOPA

EL SEVILLA FC, SE PROCLAMA BRILLANTEMENTE CAMPEÓN DE EUROPA.

- FC BARCELONA 0 - SEVILLA FC 3
Mónaco, 25 de Agosto de 2006. Estadio Luis II de Mónaco.

ALINEACIONES:

-FC BARCELONA: Valdes, Belletti, Márquez, Puyol, Sylvinho (Giuly, 71); Motta (Gudjonhsen, 56), Xavi (Iniesta, 56), Deco; Messi, Eto'o y Ronaldinho.
-SEVILLA FC: Palop, Daniel Alves, Javi Navarro, Escudé, David; Jesús Navas (Maresca, 75), Renato, Poulsen, Adriano (Puerta, 80); Kanouté y Luis Fabiano (Martí, 45)

ÁRBITRO: Farina (Italia). Amonestó a Sylvinho, Kanouté, Alves, Javi Navarro, Escudé y Maresca.

GOLES:

0-1, m. 7: Renato, al aprovechar un rechace de Valdés que había despejado un tiro previo de Luís Fabiano tras una apertura de Renato.
0-2, m. 45: Kanouté;
0-3, m. 90: Maresca, de penalti.Jugadón de Puerta por la banda izquierda entrano hasta la cocina, cuando se disponía a disparar es derribado de un agarrón por parte de Puyol. Los jugadores del Barcelona, ni discutieron el penalti por lo claro que fue y porque a esas alturas ya estaban totalmente muertos.

INCIDENCIAS: Presenció el partido el Principe Alberto, los presidentes de las comunidades de Cataluña y Andalucía, así como los alcaldes de ambas ciudades. Partido dominado de punta a rabo por parte del Sevilla con un planteamiento táctico por parte de Juande Ramos que no dejó moverse a ningún jugador del Barcelona. El resultado se antojó al final corto pues en la última jugada Puertas tuvo en sus botas el cuarto gol.

"Y DAVID, MACHACÓ A GOLIAT. Samuel 1-58.

Crónica oficial de éste importantísimo encuentro copiado literalmente de la página web del Sevilla FC.

Ése es el final de una bonita historia. La alineación titular se intuía. A poco que estuviera bien Poulsen , menudo acierto, iba a ser de la partida. Era la primera de las incognitas. La segunda estaba arriba, en quién acompañaría a Kanouté. Juande finalmente apostó por la continuidad y ponía en el once a Luis Fabiano. Palop, en la puerta, David y Daniel en los laterales, con Escudé y Javi Navarro en el centro de la zaga, Renato, Jesús Navas y Kanouté complentaban el once.

Desde el principio se vio al Sevilla mucho más enchufado al encuentro. El Barcelona tenía la bola, pero los hispalenses esperaban pacientemente su oportunidad para salir a la contra. Aviso de cabeza Luis Fabiano, pero una excelente intervención de Víctor Valdés salvó los muebles blaugranas. En la segunda oportunidad los andaluces dejaron las balas de fogueo a un lado. Munición y de la dura. Contra rápida de los nervionenses, Renato habilita con un pase interior a Luis Fabiano, el brasileño remata con Valdés prácticamente a un metro, rechaza el portero catalán y Renato que venía desde atrás mata el esférico en la red. 1-0.
Al Barça no le gustaba la película que se estaba emitiendo en el Luis II. Parecía tocado. Todo lo contrario el Sevilla, que defendía con uñas y dientes y atacaba a deguello. En otra contra Navas la metía en el corazón del área y allí Luis Fabiano enseñaba peligrosamente su testa. El cuero se fue fuera por poco.
Los catalanes no inquietaron al Sevilla hasta pasada la primera media hora de juego. Una genialidad de Ronaldinho dejó a Eto solo, pero finalmente un zaguero nervionense taponó su remate que llegó manso a las manos de Palop. El Barça pisaba más fuerte el acelerador, aunque los de Juande continuaban aguantando el tirón sin sobresaltos, con oficio, destacando la buena labor de los centrales, siempre en su sitio, tomando el pulso al encuentro en todo momento. Palop también cumplía cuando Eto probaba suerte desde fuera del área. Los de Juande asumían su papel de defender a las mil maravillas.

Eran los peores momentos para los andaluces. Pero, cosas del fútbol, al final del primer periodo el Sevilla dio otro pasito hacia el título. Saque de esquina que rechaza Valdés, Navas cabecéa desde fuera del área y Kanouté peina, enviando la bola a la red. Delirio en la grada. 2-0. La Supercopa empieza a verse, a tocarse, a sentirse. Da igual que en frente esté el supuesto mejor equipo del mundo, da igual que en él jueguen Ronaldinho y compañía… Este es el Sevilla… Y esa es su ley. <br><br>
En el descanso Juande movió el banco. Sacó a Luis Fabiano por Martí. El objetivo era ganar peso en el centro del campo. Los andaluces salían bien. Poulsen tenía el tercero en sus botas, pero demasiado escorado a la izquierda, tardó mucho en disparar. Gudjhonsen respondía a falta de media hora con un disparo descafeinado dentro del área… Otra vez Palop.
Seguía el Sevilla seguro, controlando el choque. Era su partido y se veía cada segundo, cada toque de balón, cada instante. En el minuto 65 el Sevilla pudo poner la puntilla. Renato cazaba un cabezazo de Kanouté y con Valdés superado el brasileño mandaba con la testa el balón fuera, rozando el palo derecho, metiéndole Puyol la pierna en la boca.
Más que con el corazón que con la cabeza, los azulgranas atacaban y buscaban acortar distancias con empeño. Sin embargo, una y otra vez se topaban con el muro nerivonense, liderado por un incansable Poulsen, que no paraba de incordiar a sus contrarios. Para colmo respondía con Navas en una contra, pero su remate era demasiado inocente y lo atajaba el cancerbero catalán. Acto seguido Adriano se sacaba una jugada de ensueño de la manga y otra vez más rozaba el tercero para los hispalenses. Aún así pasaba el tiempo y los hombres de Juande seguían dando la cara, haciendo su partido. Paso a paso, minuto a minuto a minuto, la victoria ya se veía sin catalejo. Se confirmó en los instantes finales, con una jugada de Puerta que acabó en penalti. Maresca lo envió a la red como suele hacer. Con clase, sin dudas. 3-0. Luego Puerta se inventó la jugada de la noche, pero eso era ya demasiado.

Y el reloj seguía corriendo. Y seguía. Y llegó el noventa. Y el Sevilla se proclamó campeón. Falso, supercampeón. La grada botaba. Desbordada estaba toda la afición. El tío, ese tío que decía que Nervión era lo mejor, finalmente, como ya ocurrió en Eindhoven, llevaba razón, como también reza la canción. Cuanta razón. David se la dio. Era Goliat. Medía mucho más. Llevaba mucho más oro en el bolsillo. Pero muchas veces las ondas pueden más que los dólares. Y pudieron. Andalucía, Sevilla, las ondas de Nervión, el Sevilla FC… Supercampeones.

El presidente de la UEFA (en su último año de mandato) el sueco Lennart Johannson, entregó al capitán del Sevilla Javi Navarro, la Supercopa de Europa.

La celebración:

En escasos meses, los jugadores y consejeros del Sevilla, volvieron a subir al autocar descapotable y a las calles de Sevilla para enseñar al pueblo sevillano el trofeo conseguido, el cortejo salió de estadio al Ayuntamiento con el obligado paso por la capilla Real de la Santa Iglesia Catedral para hacer una ofrenda a la Virgen de los Reyes. En las ventanas de la Plaza de San Francisco fueron los jugadores ofreciendo unas palabras a la multitud. La obra que estaba haciendo objeto el ayuntamiento por su parte delantera (Plaza Nueva) obligó a que este acto se hiciese en la parte trasera de la casa grande. El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, volvía a tener en sus manos un titulo ganado por el Sevilla.

 

VOLVER A COMPETICIONES CONTINENTALES